CRÓNICA POLÍTICA: El lunes, la definición de los magistrados electorales

Rosy RAMALES

Como es sabido la Comisión de Justicia del Senado de la República solicitó una prorroga para emitir el dictamen con un listado de candidaturas que reúnan las condiciones de elegibilidad para ocupar el cargo de magistrado electoral en 12 entidades federativas.

¿Cuáles? Baja California, Coahuila, Durango, Guerrero, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

Pues la prórroga vence el próximo lunes 05 de noviembre. Para ese día, dicha Comisión, que preside el senador Julio Ramón Menchaca Salazar, de Morena, deberá tener las listas con las candidaturas idóneas para entregarlas a la Junta de Coordinación Política.

Y la Jucopo a su vez haga las propuestas al pleno para elegir a los magistrados y magistradas electorales que ocuparán las vacantes en los Tribunales Electorales de las referidas entidades, a partir de los primeros días de diciembre próximo.

Las senadoras y los senadores integrantes de la Comisión de Justicia ya entrevistaron a los aspirantes de una lista previamente depurada, donde solo figuran quienes cumplen los requisitos legales. Por cierto, no estuvieron presentes todos los integrantes; si acaso solamente la mitad. Entonces ¿cómo tomarán la decisión?

Tómenlo con seriedad. La designación de las y los magistrados electorales locales no es cosa menor, pues en ellos descansa la encomienda de resolver las controversias en materia electoral, las cuales están estrechamente relacionadas con los derechos político electorales de los ciudadanos de nuestro país

Y según parece el espíritu de la reforma del 2014 no está rindiendo frutos en cuanto a los órganos jurisdiccionales locales en materia electoral.

¿Y cuál fue ese espíritu? Conseguir tribunales independientes, autónomos e imparciales. Antes de la reforma, los magistrados electorales eran electos por los Congresos Locales previa línea de los gobernadores en turno, entonces obedecían a éste.

Con la reforma las cosas empeoraron, porque los tribunales electorales se partidizaron, y los magistrados siguieron coptados por los mandatarios. Claro, con sus honrosas excepciones.

Pero no solo eso, en algunas entidades federativas han desarrollado la vendimia de las sentencias al mejor postor; incluso, a sabiendas de la posibilidad de la impugnación ante la correspondiente Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) y hasta agotar la última instancia.

Con sus salvedades, la actividad jurisdiccional local en materia electoral se ha prostituido y los magistrados se sienten intocables por los huecos en la ley para poder ser sancionados. Se dan casos donde a los magistrados solamente interesa hacer negocio, no resolver las controversias conforme a la Constitución y a la ley de medios de impugnación.

Quien sabe si quienes integran la Comisión de Justicia del Senado de la República ya analizaron el perfil de cada aspirante a magistrado o magistrada electoral local, su trayectoria profesional y sobre todo su reputación.

Porque si bien el modo honesto de vivir se puede probar con una acta de no antecedentes penales o con una carta firmada bajo protesta de decir verdad, no es garantía de un comportamiento honesto. Haría falta su declaración 3 de 3, aunque por el momento la ley no lo exige como requisito de elegibilidad.

Lo que sí pueden hacer en el Senado de la República es cerciorarse de la fama pública de que gozan las y los aspirantes a convertirse en magistrados electorales locales.

Porque ¿en manos de quién se deja la justicia electoral? Una justicia mediante la cual debe hacerse valer la voluntad popular.

En fin, si no ocurre otra cosa, el próximo lunes la Comisión de Justicia de la Cámara Alta debe emitir la lista de candidaturas idóneas para que de entre de ellas la Jucopo haga la propuesta al pleno legislativo.

CASO OAXACA

En Oaxaca sigue la puja para la determinación de la vacante que en diciembre próximo dejará el magistrado electoral Víctor Manuel Jiménez Viloria, quien fue electo en el 2015 por el Senado de la República para un periodo de tres años como integrante del Tribunal Electoral del Estado.

Y quien está compitiendo nuevamente intentando conseguir la reelección. En los corrillos locales, por cierto, cuentan que Jiménez Viloria tiene el respaldo del senador morenista Salomón Jara Cruz, aun cuando hace tres años llegó al Tribunal impulsado por el PAN.

A cambio del respaldo del legislador morenista, dicen, el magistrado electoral habría intentado anular la elección municipal de Santa Cruz Xoxocotlán mediante un proyecto de resolución ex profeso, el cual no fue aprobado porque los otros dos magistrados electorales votaron en contra.

Nada comprobado, por supuesto. Incluso resulta extraño porque el mismo magistrado fue el ponente en la revocación de 7 de 8 diputaciones plurinominales locales a Morena; sentencia a la cual le dio revés la Sala Xalapa del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), y que confirmó la Sala Superior.

Bueno, a veces las cosas extrañas no lo son tanto cuando los morenistas oaxaqueños andan divididos y peleados.

En los corrillos locales también se dice que la senadora morenista Susana Harp Helú pretende que la vacante en el Tribunal Electoral del Estado la ocupe una mujer. No se habla de alguien en específico. Lo que sí es un run-run es que algunas aspirantes se han puesto a las atentas órdenes de la legisladora, a quien le late el corazoncito para la sucesión gubernamental.

Ha trascendido también que legisladores del Partido Encuentro Social (PES) impulsan a Heliodoro Caballero.

Sin embargo, también están en el rejuego como perfiles profesionales Gerardo García Marroquín, Fermín Rodrigo Ayora, Gaovany Vázquez Sagrero, Laura Elena Marcial Chávez.

A ver qué pasa. Senadores no se equivoquen como sus antecesores.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com  

Print Friendly, PDF & Email

Categories: Columnas,CRÓNICA POLÍTICA

Deja una respuesta