CRÓNICA POLÍTICA II: Morenos a la greña por los cargos en Oaxaca



  • Bancada y coordinaciones regionales
  • ¿Y Salomón es el malo de la película?

Rosy RAMALES

El liderazgo de la fracción parlamentaria de Morena en la próxima Legislatura del Congreso del Estado de Oaxaca, ha generado división entre los diputados electos del este partido; división que está afectando a sus pares del PES y del PT.

Según cuentan en corrillos morenistas, hay tres grupos respaldando respectivamente a tres diputados electos para liderar la próxima bancada: Uno apoya a Othón Cuevas Córdova, otro a Ericel Gómez Nucamendi y otro a Pavel Meléndez Cruz.

El más fuerte es Ericel; es el perfilado, digamos, no solamente por su experiencia legislativa, sino por su buena relación con los liderazgos nacionales de Morena.

Por su parte, Othón, diputado electo del Distrito de Santa Lucía del Camino, encontraría su fuerza en Salomón Jara Cruz, actual senador electo. Y Pavel, de Tehuantepec, estaría respaldado por legisladores locales.

La división pone en riesgo la acción legislativa de Morena en una sola ruta: La de Andrés Manuel López Obrador y la del partido en sí mismo, sobre todo porque el priismo viene operando para alentar la división morenista, según las fuentes.

La hipótesis no es descabellada, pues ante una mini-bancada, el PRI (o los grupos del PRI –el del jefe político local y el de los propios diputados electos locales–) buscaría como tener fuerza, si no para aprobar reformas (porque no les alcanza su disminuido número), sí para frenarlas generado división en la fracción parlamentaria de Morena.

SALOMÓN, ¿EL MALO DE LA PELÍCULA?

Y según fuentes morenistas, Salomón Jara Cruz sería el malo de la película en el lío por el liderazgo de la próxima bancada, porque pretendería controlar el Congreso del Estado a través de un coordinador afín a él y los diputados que él impulsó como candidatos, más quienes se le sumen.

También sería el maloso porque anda queriendo impulsar afines como coordinadores regionales en el estado de Oaxaca del Gobierno Federal a encabezar por Andrés Manuel López Obrador a partir del primero de diciembre próximo.

Eso coordinadores regionales operarán los programas sociales y dependerán de Nancy Ortiz, actual presidenta local de Morena y quien será la coordinadora estatal del Gobierno Federal. Por esa razón, ella y Salomón andan distanciados; según morenistas, él como que le quiere hacer la vida de cuadritos.

Ups. Es lo malo. Los perredistas ya trasladaron su grupismo, rebatinga y canibalismo a Morena, con toda y la advertencia de la dirigencia nacional del partido de no crear tribus internas como ocurre en el PRD, y que es un factor de la debacle del Sol Azteca.

Vaya, hasta el actual diputado local Jesús Romero López estaría atizando la división en los diputados electos de Morena. ¿Será?

LA AFECTACIÓN EN LOS ALIADOS

El lío de la división morenista está alcanzando a lo que serán las bancadas de los partidos Encuentro Social y del Trabajo (PT) en la próxima Legislatura Local. ¿Por qué?

 

Porque los grupos internos de Morena intentan jalar diputados electos pesistas y petistas para contar con más legisladores y conseguir una bancada morenista hegemónica.

Y en ese intento, dicen, el regateo está en pleno apogeo. Vaya, hay venta nocturna adelantada de votos legislativos. ¿Será?

¿ALGUIEN PODRÁ PONER ORDEN?

El escenario que pintan al interior de Morena es para una urgente atención por parte de la dirigencia nacional de Morena para poner orden en sus correligionarios en el estado de Oaxaca; caso contrario, abortarán el proyecto de AMLO en la entidad.

El proyecto de López Obrador va más allá de la administración pública federal.

En fin, ni siquiera han asumido el poder y ya están en pleno combate campal.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com 

Print Friendly, PDF & Email

Leave A Reply