CRÓNICA POLÍTICA II: Samuel Gurrión, ¿sí terminará siendo regidor?

Rosy RAMALES

Hace algunos días, Samuel Gurrión Matías envió un comunicado en el cual resalta el siguiente texto:

“En próximas fechas el legislador participará en una plenaria de más de 3 mil liderazgos, para establecer la agenda de trabajo mediante la cual continuará su trabajo de gestión y atención de las demandas de la población de Oaxaca de Juárez como zonas conurbadas”.

Mmm. Ese párrafo huele a gato encerrado. En otras palabras, revela probables pretensiones del aún diputado local plurinominal.

Plurinominal significa que obtuvo una diputación asignada al partido conforme al número de votos de éste. O sea, Samuel no la ganó directamente en las urnas electorales. Y se lo asignaron al PRI como resultado de las elecciones del 2016, pues fue el partido que lo postuló.

Pero como el Revolucionario Institucional no lo hizo candidato a senador, ni a diputado federal, renunció a las filas priistas para terminar como candidato del PAN a la presidencia municipal de Oaxaca de Juárez vía la coalición con el PRD y Movimiento Ciudadano denominada “Por Oaxaca al Frente”.

Y perdió frente al morenista Oswaldo García Jarquín, quien sacó el doble de votación: 75 mil 288 votos contra 35 mil 263 obtenidos por Samuel. Claro, al ganador lo ayudó mucho ser candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia” (Morena-PT-PES) por el efecto Andrés Manuel López Obrador.

Pero también lo ayudó el hecho de ser nativo del municipio de Oaxaca de Juárez, donde la ciudadanía aún se resiste a votar por alguien nacido en otro lugar, salvo que ya lo ubique como ciudadano de la capital oaxaqueña por su evidente residencia, prestigio o constancia en el trabajo comunitario.

Y Samuel entró de última hora y tan atropelladamente a la contienda municipal que ya no le dio tiempo de cambiar su credencial de elector de Juchitán. Por eso ni siquiera pudo votar por él, y con toda la pena acudió a una casilla extraordinaria.

En fin, retomando el tema inicial: La próxima “plenaria de más de 3 mil liderazgos, para establecer la agenda mediante la cual continuará su trabajo de gestión y atención de las demandas de la población de Oaxaca de Juárez como zonas conurbadas”.

¿Y cómo continuará dicho trabajo? ¿A título de qué? Pues el 13 de noviembre termina su periodo como diputado local plurinominal. Claro, para hacer gestión no se necesita ser diputado, puede realizarla cualquier persona; incluso, hay gestores particulares y hasta los llamados “gestores sociales” que viven del “diezmo” que le cobran a los pueblos.

Mmm…¿o Samuel continuará con su “trabajo de gestión y atención de las demandas de la población” como regidor del ayuntamiento de la capital oaxaqueña? Por derecho le corresponde al haber obtenido el segundo lugar (aún con tan abismal diferencia).

Sin embargo, causa sorpresa dada su característica petulancia y aires de grandeza. Entonces, después de aspirar a gobernador y luego a Senador de la República, ¿terminar como regidor?

Por supuesto, ser regidor es un honor y motivo de orgullo. Pero quien sabe si para Samuel. Igual y sí. Incluso, su carrera política debió empezarla siendo presidente de algún barrio o colonia de Juchitán, no que gracias a su habilidad para envolver a la gente, de la nada el PRI lo hizo candidato a diputado federal y luego a diputado local.

Y de ahí quiso dar el salto a la gubernatura de Oaxaca, por encima de su padrinazgo político primario. En la Cámara Baja se sintió cobijado por Manlio Fabio Beltrones y rompió con todo lo demás; hasta su personalidad cambió cual si fuese político de grandes ligas.

Retomando el tema: La plenaria de “más de 3 mil liderazgos” en la cual participará, ¿en serio es para establecer una agenda de trabajo? Es probable.

Aunque en corrillos políticos dicen que en esa plenaria Samuel someterá a consideración si acepta o no asumir la regiduría, para legitimar ejercer un cargo distinto a su estatura. Para justificar haber aceptado porque se así se lo pidieron miles de liderazgos. ¿Será?

Eso se dice. Habrá que esperar la realización de la plenaria.

Lo que sí, es que Samuel no tiene otra opción: O asume la regiduría o se queda en la banca, porque quien sabe si los panistas le permitan participar a la presidencia estatal del PAN, o por lo menos integrarse como miembro del Comité Estatal.

Internamente, la lucha es cruenta entre panistas cien por ciento orgánicos. Pero igual y le dan la oportunidad, así como se la dieron como candidato a la presidencia municipal de la capital oaxaqueña.

A ver qué pasa. Por lo pronto, panistas sospechan que Samuel quizá pretenda la regiduría de Agencias y Colonias o la Obras Públicas, cualquiera de las cuales le quedaría como anillo al dedo para hacer presencia, porque no quita el dedo del renglón por la presidencia municipal de Oaxaca de Juárez.

¿O querrá ser candidato a diputado local o federal para la próxima elección intermedia por alguno de los distritos del centro? La duda cabe porque en el citado comunicado se hace referencia a la atención de demandas de la población de la capital oaxaqueña y de “zonas conurbadas”.

En fin.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Print Friendly, PDF & Email

Categories: Columnas,CRÓNICA POLÍTICA

Deja una respuesta