CRÓNICA POLÍTICA: “Juntos Haremos Historia” naufragaría en el Congreso de Oaxaca

Rosy RAMALES

Los partidos Movimiento Regeneración Nacional (Morena), del Trabajo (PT) y Encuentro Social (PES) también hicieron historia en Oaxaca como coalición electoral al ganar como tal 24 de 25 diputaciones locales por el principio de mayoría relativa. Y de las 17 curules de representación proporcional los morenistas obtuvieron 8.

En conjunto los aliados se quedaron con 32 de las 42 diputaciones para integrar la LXIV Legislatura del Congreso del Estado: Morena 20 (12 de mayoría y 8 de representación proporcional); PT 6 y PES 6, en ambos casos de mayoría.

Las diez diputaciones restantes quedaron de la siguiente manera: PRI 6 (1 de mayoría y 5 de representación proporcional; y por éste último principio el PVEM, el Panal, el PAN y el PRD obtuvieron una curul cada uno.

Los números son importantes para establecer con suma facilidad que si las y los diputados de Morena, del PT y del PES actúan como coalición legislativa de facto en la próxima Legislatura local a instalarse el 13 de noviembre, podrán hacer reformas legales y constitucionales sin ningún problema en cuanto a la votación requerida.

Pero si la coalición legislativa (de facto) se rompe, la misma naufragará y en consecuencia se correría el riesgo de la parálisis legislativa; incluso disputándose la mayoría absoluta entre los morenistas y algunos diputados aliados con la bancada del PRI que intentará jalarse a los legisladores sin partido, a petistas, a pesistas y a morenistas.

Todo riesgo es latente. Porque existe una evidente división entre las y los diputados electos de Morena: Hay dos grupos, uno obedece al senador Salomón Jara Cruz y el otro, a la presidenta estatal de este partido, Nancy Ortiz.

Tanto que a días de instalarse la próxima Legislatura las y los legisladores electos no se han puesto de acuerdo en quién coordinará la fracción parlamentaria. Es más, internamente acusan haber una “autonombrada coordinadora”: Laura Estrada Mauro, aunque en el convenio de coalición fue postulada por el PT y quedaría en la bancada de este partido.

Ese es otro problema: Hay diputados y diputadas electas por la coalición “Juntos Haremos Historia” que pretenden no respetar lo estipulado en el convenio de coalición y antes de asumir el mandato ya se andan cambiando de bancada. Otro caso es, por ejemplo, el de Noé Doroteo Castillejos, quien fue postulado por Morena y, según corrillos internos, se ha “autonombrado” como coordinador de la próxima bancada del PT.

Es el costo del chilaquil hecho en la postulación de candidaturas por los partidos políticos que integraron la coalición electoral “Juntos Haremos Historia”: Se repartieron los distritos electorales, pero aceptaron prestarse distritos para acomodar a sus cuadros.

Y en todo ese enredo y pleitos internos que traen los “coalicionistas”, la mini-bancada del PRI se los puede llevar al baile, de entrada en la integración y reparto de los órganos de gobierno y administrativos del Congreso del Estado.

Por ejemplo si la próxima fracción parlamentaria priista, conformada apenas con 6 diputados, consigue sumar las curules del PRD, del PAN y algunas petistas, pesistas y morenistas, además de la del PVEM y Panal, formando una sola bancada se convertirá en la segunda fuerza y le disputará a Morena la presidencia de la Mesa Directiva y por lo menos la mitad de los órganos administrativos.

Pero si el PT y el PES mantienen su número de diputaciones, y alguno de los dos partidos consigue además incrementarlo con legisladores sin bancada (PAN, PRD, Panal, PVEM), pasaría a ser la segunda fuerza en el Congreso y, por lo tanto, podría pelear el derecho de tener la presidencia de la Mesa Directiva y buena parte de las áreas administrativas.

Sin embargo, la división que traen los coalicionistas dificulta una operación favorable a ellos, máxime cuando carecen de operadores político-legislativos. En cambio la mini-bancada del PRI cuenta con cuadros avezados, entre ellos el virtual coordinador de la próxima fracción parlamentaria Alejandro Avilés Álvarez.

Avilés ya ha sido diputado local y coordinador de la respectiva bancada, lo que en su momento ya le dio experiencia como líder de la Junta de Coordinación Política; además sabe cómo tratar a los de “izquierda” por más lopezobradoristas que sean.

Incluso, en las bancadas de Morena, del PT y del PES hay diputados electos que en la anterior Legislatura Local fueron compañeros de Avilés Álvarez, algunos hasta de partido como es el caso de Arsenio Mejía, de quien se dice podría ser el coordinador de la fracción parlamentaria pesista.

Es más, Avilés ya se ha reunido con diputados y diputadas “coalicionistas” que se asumen como coordinadores de bancada sin haber sido designados, seleccionados o electos. Claro, el priista está haciendo su trabajo; allá si los otros se dejan “persuadir”.

En fin, a ver que resulta. Por el momento ya empezó la acreditación de las y los diputados electos para instalar la LXIV Legislatura Local en próximo 13 de noviembre, la cual abre el día 15 y recibe el Segundo Informe de Gobierno de Alejandro Murat Hinojosa, gobernador priista en una entidad donde el Congreso no está a su favor.

Salvo que la mini-bancada priista y sus operadores políticos (incluso extra Congreso) persuadan a los “coalicionistas”, lo cual se ve venir ante tanta división y pleito de éstos.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com 

Print Friendly, PDF & Email

Categories: Columnas,CRÓNICA POLÍTICA

Deja una respuesta