CRÓNICA POLÍTICA: Margarita, ¿instrumento de Felipe, del PRI o del poder por el poder?



Rosy RAMALES

Cuentan que Margarita Zavala con todo y sus más de 30 años de panismo de cepa, ya traía su ruta para renunciar al PAN a fin de estar en condiciones de manifestar en tiempo ante el Instituto Nacional Electoral (INE) su intención de ser candidata independiente a la Presidencia de la República para las elecciones del 2018.

Una ruta basada principalmente en dos razones:

Una: Que el Partido de la Revolución Democrática (PRD) la rechazaría como abanderada de cualquier coalición electoral con el PAN y demás partidos políticos, dado el antecedente del 2006 cuando la elección presidencial la ganó precisamente su esposo, Felipe Calderón Hinojosa, frente a Andrés Manuel López, entonces candidato perredista por la coalición “Por el bien de todos”, en la cual también participó el PT y el entonces Convergencia.

Fue la elección que Felipe Calderón robó a AMLO, según han dicho hasta la saciedad tanto priistas como perredistas. Pero en todo caso, el robo lo hizo el PAN ¿no?, pues es el partido es el que tiene la representación ante los órganos electorales y las llaves legales, entonces la dignidad del PRD debe oponerse al ex Presidente de México y a Acción Nacional.

No obstante, la dignidad no fue tema en el debate para la conformación del Frente Ciudadano por México, mediante el cual los perredistas, panistas y naranjas (del MC) se han dado vuelo haciendo proselitismo sin importarles las prohibiciones legales respecto de los fines de esta figura jurídicas.

El PRD dijo algo así como “quiero con el PAN” y nunca nadie escuchó ningún quejido de dolor por el robo electoral del 2006.

Dos: Que Ricardo Anaya Cortés como presidente nacional del PAN puso a Margarita Zavala todo tipo de barreras internas para impedirle obtener la candidatura a la Presidencia de México, de la cual él se apropió poco a poco. Y es un decir, porque los procesos internos de los partidos aún no empiezan, entonces todavía está en veremos.

Claro, Margarita ya no podrá participar en el proceso panista, a menos que los órganos competentes nacionales del partido no acepten su renuncia y la hagan candidata. ¿Se puede? ¿O la renuncia es con carácter irrevocable y tal cuan deben aceptarla?

La salida de la ex Primera Dama de las filas panistas internamente beneficia a Rafael Moreno Valle, quien ahora le hará la competencia de manera más directa y contundente a Ricardo Anaya, que no quedó nada bien con la renuncia de la señora de Calderón Hinojosa.

¿VALE LA PENA UNA CANDIDATURA?

Solo quienes viven los momentos y las coyunturas políticas saben a ciencia cierta qué los mueve a tomar determinadas decisiones. Como en el caso de Margarita Zavala, cuya renuncia a más de 30 años de militancia en el PAN puede verse de entrada como una decisión motivada por los obstáculos internos para llegar a obtener la candidatura a la Presidencia de la República.

Entonces, Ricardo Anaya es el culpable tanto de su dimisión como de la fractura en el PAN.

Sin embargo, cabe preguntar: ¿Vale tanto la pena una candidatura como para patear al partido que le ha dado todo; incluso, es estatus de ex Primera Dama? Margarita ha gozado del privilegio de ostentar diversos cargos de elección popular vía Acción Nacional. Y su esposo, Felipe Calderón, llegó a la Presidencia de México, por el PAN.

Por lo tanto, cabe más el agradecimiento…¿O no?

Claro, Margarita Zavala tiene sus propios derechos político electorales y en ejercicio de éstos, la legítima aspiración de ser candidata presidencial. Pero cuando mediáticamente, y sobre todo en redes sociales, se ve a Felipe Calderón fijando posturas entorno a la dimisión partidaria de ella, y peleándose con Ricardo Anaya, cualquiera se pregunta: ¿Es Margarita o es Felipe? ¿Quién de los dos quiere realmente llegar a Los Pinos? ¿Los dos?

Y una cosa lleva a la otra: El poder por el poder. Solo así puede entenderse una dimisión de tantos años al partido que se los ha dado todo, salvo exista la intervención del PRI en la ruptura panista.

Claro, ninguna razón disculpa la también desmedida ambición de Ricardo Anaya, quien a toda costa ha intentado quedarse con la candidatura presidencial del PAN.

Qué mal, a los ojos de la ciudadanía se desdibuja Acción Nacional.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com  

Print Friendly, PDF & Email

Leave A Reply