CRÓNICA POLÍTICA: EL PRD se desmorona en Oaxaca



  • El Frente, que no quiere a los ciudadanos y ni siquiera es coalición

Rosy RAMALES

Cabe preguntar si fueron en exceso sinceros o si no estaban en sus cabales, aquellos perredistas que minimizaron la participación ciudadana en las candidaturas del Frente, que ni siquiera es coalición aún. Harto se ha explicado, pero tanto en el PRD como en el PAN insisten en darle fines electorales al llamado Frente Ciudadano por México, cuando la ley lo prohíbe.

¿Y el Instituto Nacional Electoral (INE)? Bien, gracias. Ningún consejero electoral ha hecho el menor intento de por lo menos hacer un atento llamado a los frentistas para evitar contravenir la ley electoral al andar haciéndose propaganda con la supuesta postulación de candidatos, cuando como Frente no pueden; en todo caso tendrían que constituir y registrar una coalición con un nombre distinto; caso contrario estarían incurriendo en un fraude a la ley.

Llegado el caso, ya se verá si las consejeras y los consejeros electorales del INE se hacen los desentendidos, o si asumen su papel de árbitro.

En fin, retomando el tema de la participación ciudadana en candidaturas. Tal parece que los perredistas, entre ellos Octavio Martínez y Alejandro Sánchez Camacho, secretarios de Asuntos Electorales y de Acción Política Estratégica del CEN del PRD, respectivamente, ignoran cuáles son los fines de los partidos políticos por mandato de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en cuyo artículo 41 establece:

“Los partidos políticos tienen como fin promover la participación del pueblo en la vida democrática, contribuir a la integración de los órganos de representación política y como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de éstos al ejercicio del poder público, de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan y mediante el sufragio universal, libre, secreto y directo, así como las reglas para garantizar la paridad entre los géneros, en candidaturas a legisladores federales y locales…”

Y por analogía, también en candidaturas a concejales a los ayuntamientos; incluso, a gobernador y a la Presidencia de la República.

Evidentemente, debe entenderse que los partidos políticos como organizaciones de ciudadanos incluye a militantes y simpatizantes; es decir, afiliados y no afiliados. Y en ambos casos, el fin es hacer posible el acceso de éstos al poder público vía candidaturas a los distintos cargos de elección popular; incluso, en los cargos administrativos.

Impulsar a ciudadanos en las candidaturas es promover la participación del pueblo en la vida democrática. Pero parece que los partidos políticos entienden que este fin deben colmarlo con usar a los ciudadanos en su acarreros de votantes el día de las elecciones y en llenar mitines; todo a cambio de dádivas y mediante coacción.

Además, en el mismo artículo 41 de la Constitución General se establece que “los partidos políticos son entidades de interés público”; o sea, no son propiedad de grupos o mafias, sino deben ser entes públicos, pues el pueblo los financía y por lo tanto al pueblo se deben.

Entonces, ¿cómo está eso de que los aliados del Frente (PRD, PAN y Convergencia) no tenían o no tienen previsto determinado porcentaje de candidaturas destinadas a ciudadanos sin militancia? Imagínense, según los perredistas, solo preveían la participación ciudadana en el diseño del programa de gobierno y plataforma electoral. ¡Qué chistosos!

Y por supuesto, hay perredistas inconformes con otorgar el 50% de las candidaturas correspondientes al PRD, a ciudadanos sin filiación política.

¿Qué hacer? Como dijeron los chicos en el foro “Jóvenes Opinan y Deciden”, organizado por el Frente: No habrá voto, si no hay candidaturas para ellos como jóvenes y como miembros de la sociedad civil. Porque ya están hartos de ser usados electoralmente.

A todo lo anterior, ¿de dónde sacó el Frente el nombre de Ciudadano? Está integrado solo por partidos políticos, pues nada más éstos pueden constituir frentes como asociación con fines políticos.

EL PRD SE DESMORONA EN OAXACA

Pobre PRD, anda queriendo componer el país y en incapaz de ordenarse internamente. Ha subsistido entre rebatingas tribales. Perredistas lo atribuyen a la naturaleza democrática del partido. Sin embargo, la falta de reconocimiento a sus órganos internos legalmente establecidos, el incumplimiento a sus normas, saltar de cargo en cargo, y asumirse militantes y respaldar a otros partidos, no son practicas democráticas; son vicios.

Y esos vicios, entre tantos otros, han llevado al PRD a caminar como los cangrejos: Para atrás. Tanto a nivel nacional como en las entidades federativas ha caído de la preferencia electoral con pequeñas recuperaciones como ocurrió en los recientes comicios de gobernador del Estado de México, en que compitió solo.

Pero en entidades como Oaxaca, por ejemplo, que había sido su bastión, el PRD de plano se ha ido a la debacle después de ser la segunda fuerza electoral; haber sido gobierno junto con Gabino Cué Monteagudo lo desgastó a grado máximo, y la presencia de Morena abonó para la caída del partido del Sol Azteca al tercer sitio, con la contribución también de la escisión del senador Benjamín Robles Montoya, quien emigró al PT acompañado de perredistas, aunque buena parte de éstos finalmente engrosaron las filas morenistas y otros regresaron a su partido de origen.

Y no hay para cuándo el PRD se recupere en Oaxaca, donde existen dos Consejos Estatales; uno legal y otro de facto. El problema es que ambos bandos aseguran enmarcarse en la legalidad y constituir el máximo órgano de decisión del perredismo local. Así, profundamente divididos, llegan los perredistas oaxaqueños al proceso electoral concurrente para las elecciones del 2018.

Un PRD bifurcado, va a la segura derrota, por lo menos en la entidad oaxaqueña, donde López Obrador ha ganado la presencia para Morena y donde el PAN se cayó hasta el cuarto sitio.

En fin, en Oaxaca el PRD está en grave problema. Porque el Consejo es el órgano de máxima decisión y define, por ejemplo, política de alianzas, plataforma electoral y candidaturas, para los comicios locales. Y ya el pasado fin de semana, ambos Consejos sesionaron para aprobar convocatorias, autorizar ir coalición y demás.

¿A qué Consejo le harán caso los perredistas? ¿Qué Consejo tiene las definiciones legales? ¿Las candidaturas de qué Consejo serán válidas?

Perredistas dicen que el Consejo que tiene la legalidad es el del bloque de Amador Jara, pues en la sesión del pasado fin de semana estuvieron presentes los 5 integrantes de la Mesa Directiva del Consejo: Rubén Gordillo Barragán (presidente), Dan Guerrero (vicepresidente) y Elim Antonio, Teresita Villalobos y Liliana Sánchez como vocales.

Ese Consejo fue respaldado por más de 130 consejeros y los coordinadores parlamentarios del PRD en el Congreso del Estado y Federal, Carol Antonio Altamirano y Francisco Martínez Neri, además de los diputados federales José Antonio Estefan, Sergio López, Eva Cruz Molina, Felipe Reyes, y los diputados locales Silvia Flores, Eva Diego, Tomás Basaldú, y Toribio López. Así como por presidentes municipales emanados de las filas perredistas.

El otro Consejo Estatal, dicen, no tuvo el respaldo de ningún integrante de la Mesa Directiva de dicho órgano, pues Pavel López Gómez, a quien presumen como presidente de la Mesa, renunció al PRD hace cuatro meses. Y no contó con la presencia de ningún cuadro importante del perredismo, ni diputado federal y ni presidente municipal.

El segundo Consejo es promovido por Raymundo Carmona Laredo, quien hasta este momento tiene el reconocimiento legal, pero como presidente del Comité Estatal del PRD, nada más. Incluso, su tiempo en la dirigencia ya se terminó y deberá haber renovación junto con la elección del Comité Nacional.

Raymundo Carmona Laredo, dicen los mismos perredistas, es alentado como siempre por priistas encumbrados en el poder local y nacional. Por lo mismo sospechan de haber cierta pretensión de controlar al PRD y de maniatarlo para las elecciones concurrentes del 2018 en el estado de Oaxaca. ¿Será?

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Print Friendly, PDF & Email

Leave A Reply