CRÓNICA POLÍTICA: Protagonismo electoral de funcionarios muratistas en tiempos de tragedia



Rosy RAMALES

Faltan casi dos meses y medio para el inicio del proceso electoral, que en Oaxaca será concurrente para la elección de Presidente de México y diputados y senadores al Congreso de la Unión, así como para diputados locales y concejales a los ayuntamientos.

Y tal proximidad electiva ha generado la duda sobre el uso de la ayuda (en especie, con dinero, obras y acciones diversas) a las comunidades afectadas por las dos tormentas que han azotado en las últimas semanas, no solamente la franja costera, sino también las sierras y hasta los valles centrales del estado de Oaxaca.

Después de una agobiante sequía, ahora las presas y ríos rápidamente se aproximan a sus niveles máximos y, en algunos casos, han empezado a desbordarse; quedaron comunidades incomunicadas, deslaves y cortes profundos en carreteras, puentes colapsados, inundaciones (incluso de la Refinería Antonio Dovalí en Salina Cruz), vamos hasta los cocodrilos se ha salido de su habitad y uno que otro ha sido visto en playas.

Los cocodrilos se salieron de su habitad y los servidores públicos de sus oficinas. Hasta quien nada tiene que ver con desastres naturales, aguas, emergencias y protección civil anda detrás del gobernador Alejandro Murat Hinojosa, quien, eso sí, desde el primer momento emprendió personalmente acciones de auxilio a la población afectada por la densidad pluvial; en el estado de Oaxaca ha llovido a cántaros de día y de noche.

Como se dice en el argot común, le andan oliendo los punes al mandatario, un tanto por querer quedar bien con él y otro poco para hacer presencia electoral. Eso es totalmente evidente; claro, con sus excepciones. Me atrevería a apostar que si el gobernador Alejandro Murat no hubiese caminado las comunidades inundadas con el agua hasta la cintura, ninguno de sus colaboradores se hubiera atrevido siquiera a meter el dedo gordo del pie ni en un charco.

Ah, pero ahí andan de protagónicos, y en varios casos haciendo proselitismo a costa del dolor, el hambre, el frío y la necesidad de la gente. Hay servidores públicos cuya función justifica su presencia en las zonas afectadas: Protección Civil, Caminos y Aeropistas de Oaxaca, Secretaría de las Infraestructuras, Secretaría de Desarrollo Agropecuario, Secretaría de Desarrollo Social y Forestal y el Comité para el Desarrollo del Estado, entre las más importantes, pero hay otras dependencias cuyos titulares deberían estar atendiendo sus temas.

Por ejemplo, ¿qué hace la Secretaria de la Mujer, Miriam Liborio, con sus botas hasta la rodilla subiendo y bajando por caminos averiados por los deslaves? ¿No debería estar encabezando el diseño de las políticas públicas con perspectiva de género? No le ha caído el veinte (parece) de que formar parte del gabinete de un gobernador, es distinto a la tarea partidaria.

La Secretaria de la Mujer realizó acciones de auxilio en comunidades de la Costa oaxaqueña, su región. ¿Casualidad? ¿Circunstancia? ¿O estrategia electoral con miras a una candidatura?

En la cuenta de Twitter, incluso, da cuenta de su presencia en la Costa (https://twitter.com/SMO_GobOax/status/870735359679676416) supervisando los daños materiales por la tormenta. En otro tuit informa sobre su reunión de trabajo con autoridades municipales de la región atendiendo también la emergencia. ¿Y a qué hora realiza el trabajo relativo estrictamente a su área?

Otro ejemplo: ¿Qué hacía el Secretario de Vialidad y Transporte, Francisco García López, detrás del mandatario recorriendo las calles inundadas de poblaciones como Juchitán cuando azotó la Tormenta “Beatriz”? ¿No debería concentrarse en antender la papa caliente de las concesiones y demás funciones inherentes a su cargo?

¿Será porque Juchitán es tierra natal de García López? ¿Su presencia en la contingencia tiene tintes electorales? ¿Con miras a ser diputado federal o local? ¿O presidente municipal?

Y así los servidores públicos del gabinete cuya función es ajena a los desastres naturales andan en faenas distintas a su responsabilidad. Caray, como si el personal de Protección Civil y de Seguridad fuera incapaz e insuficiente para atender una contingencia que hasta echan mano de funcionarios neófitos en cortes carreteros, deslaves, casas destruidas, inundaciones, presas colapsadas, etc.

Hasta el Ejército Mexicano resulta insuficiente ante las aspiraciones electorales de buena parte del gabinete muratista.

Francamente, los servidores públicos muratistas quizá gastan más de lo que llevan a las comunidades: Van con todo un séquito, con vehículos y viáticos.

Y los representantes populares no se quedan atrás. Con sus honrosas excepciones, diputadas y diputados sin ningún pudor incrementaron sus recorridos por comunidades de sus respectivos distritos electorales según para brindar auxilio a la población afectada por las lluvias.

Claro, con recursos del Poder Legislativo, porque la ayuda no fluye del bolsillo personal de los representantes populares, aún cuando desde sus jefaturas de presa proliferan los comunicados informando del gesto generoso del diputado o de la diputada.

Y entre ellos y ellas se ponen celosos de tanta actividad proselitista. Claro, en 2018 viene la reelección y el proceso electoral ya está a la vuelta de la esquina.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Print Friendly, PDF & Email

Leave A Reply