Mujeres son mitad de la población, entonces debe de haber 50% de mujeres en el Congreso



El reto del Proceso Electoral 2017-2018 no sólo es lograr una mayor presencia de mujeres en las candidaturas y los espacios políticos, sino una legislación de género más sólida, evitar la violencia política en su contra y fortalecer los instrumentos que permitan a las mujeres ejercer plenamente sus derechos político-electorales.

Así concluyó la novena sesión ordinaria del Observatorio de Participación Política de las Mujeres en México (OPPMM), un espacio para dar seguimiento puntual a la participación política femenina en diferentes ámbitos del Proceso Electoral Federal 2017-2018, la cual fue organizada por el Instituto Nacional Electoral (INE), el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Durante la reunión y a dos semanas de que inicien las precampañas, el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, llamó a los partidos políticos y a los aspirantes a una precandidatura, a que se comprometan a incluir la perspectiva de género no sólo en las precampañas, sino también en las plataformas electorales y a sumarse en la construcción de una nación incluyente y paritaria.

“En la medida de que las organizaciones de la sociedad civil generen contextos de exigencia a las autoridades electorales y a los partidos políticos  para que cumplan con las reglas de paridad; en esa medida la lucha por el poder político en el país contribuirá a que la toma de decisiones sea un proceso compartido entre mujeres y hombres”, enfatizó.

Ante la magistrada presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Janine Otálora; la representante del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) Paula Soto; las consejeras electorales Adriana Favela, Dania Ravel y Claudia Zavala, así como académicas y representantes de la sociedad civil y de partidos políticos, dijo que si bien hay avances y la sociedad camina hacia ese horizonte 50/50 aunque de manera heterogénea y desigual, sobre todo a nivel subregional, “es claro que las reglas para la competencia por los cargos de elección popular en condiciones de paridad están funcionando”.

Por su parte, la magistrada presidenta del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), Janine Otálora Malassis, planteó diversas reflexiones orientadas a comprender mejor qué rutas se deben definir después del proceso electoral de 2018.

Estableció que la paridad ha permitido una mayor participación política para que las mujeres ocupen puestos de elección popular, ya sea en la administración pública, el poder judicial y los órganos autónomos, o como legisladoras, consejeras, ministras, magistrados, presidentas de la República, y a su vez que sean postuladas como candidatas independientes.

Sobre la violencia política contra las mujeres, Otálora Malassis partió de la hipótesis de que la violencia responde al aumento de mujeres en el ámbito político, lo que “no nos ayuda a encontrar soluciones estructurales para combatirla. Creo que debemos plantearnos una metodología interdisciplinaria que estudie las causas y consecuencias de este tipo de violencia”.

En su oportunidad, a nombre del Inmujeres, Paula Soto mencionó que con la creación de los 25 Observatorio de Participación Política a nivel estatal que se han creado con el objetivo de generar una coordinación interinstitucional entre todas las partes que pueden y deben fortalecer el avance político de las mujeres, se ha puesto énfasis en la importancia de actuar de manera conjunta para alcanzar la meta común como es la igualdad sustantiva y tener un país más justo e igualitario.

Durante la sesión, la consejera electoral Adriana Favela, expuso información relativa a la preparación de la elección del próximo año, donde “en total se elegirán 19 mil 134 cargos y a nivel local son 18 mil 505, incluyendo nueve gubernaturas, la jefatura de Gobierno del Distrito Federal, las diputaciones locales; presidencias municipales, alcaldías, juntas municipales, sindicaturas y regidurías, donde el reto será prevenir la violencia política contra las mujeres”.

Subrayó que históricamente la participación de la mujer en las elecciones ha sido mayor, actualmente, el Padrón Electoral lo conforman 45 millones 289 mil 761 mujeres, es decir, el 52 por ciento y además es el sector de la población que más participa con su voto.

La consejera Favela añadió que de 48 aspirantes a candidatas y candidatos independientes a la Presidencia de la República, solo seis, son mujeres. En tanto, de 54 aspirantes a una senaduría, sólo ocho son mujeres y en el caso de las diputaciones federales, de 180 aspirantes sólo 36 son mujeres.

En relación con el apoyo ciudadano obtenido, agregó que 30 personas ya cuentan con el número de las firmas necesarias para ser candidatas y candidatos independientes, de éstas, seis son mujeres.

En seguida, la consejera electoral Dania Ravel, detalló que el Instituto Nacional Electoral aprobó los Lineamientos para la paridad de género en las candidaturas, lo que obliga a partidos políticos, coaliciones y candidaturas independientes a postular a un 50 por ciento de candidatas mujeres y 50 por ciento de candidatos hombres.

“El reto que advertimos en el Instituto es que exista una verdadera representatividad en el Congreso. Si las mujeres somos la mitad de la población, lo lógico es que por lo menos haya la mitad de mujeres en la Cámara de Diputados y en la Cámara de Senadores”, agregó.

Las legislaciones locales varían en la determinación de las obligaciones de paridad en las entidades federativas, dijo la consejera electoral Claudia Zavala, quien mencionó que ello influye en los criterios de paridad, la normatividad e incluso con las facultades y competencias que se dan a los Organismos Públicos Locales Electorales (OPLE) -14 de los cuales ya han emitido lineamientos de paridad para el registro de candidaturas-.

En la sesión, el director Ejecutivo de Prerrogativas y Partidos Político del INE, Patricio Ballados Villagómez, presentó los avances en la verificación de los métodos de selección de candidaturas de los partidos políticos en el marco del Proceso Electoral 2018 y tras la revisión, se determinó que todos los métodos propuestos cumplen con lo establecido en sus documentos básicos, pero recordó que “la paridad se tiene que cumplir tanto en coaliciones como en partidos políticos”.Ahí también se presentó el estudio Efectos de la Paridad de Género en la Legislatura Mexicana: Avances y Retos para la Igualdad, que mandó a elaborar el INE y los resultados de los indicadores cuantitativos dan cuenta de que la aplicación del principio de paridad en esta Legislatura 2015-2018, ha tenido como efecto avances importantes en la composición de la Cámara de Diputados y en algunos de los distintos órganos y espacios que la conforman.

Sin embargo, también se observan aspectos en los que no se han mostrado cambios significativos pese a la histórica mayor presencia numérica de mujeres, lo cual “revela los retos que existen para generar de manera efectiva un cambio sustancial en la cultura parlamentaria, que ha sido histórica y tradicionalmente androcéntrica”.

La persistente subrepresentación de las mujeres en espacios estratégicos de la Cámara de Diputados, agrega el estudio, es una señal del sostenimiento de una tradición parlamentaria liderada por hombres y constituye una muestra clara de que la aplicación del principio de paridad en la nominación de candidaturas para la integración de la Cámara de Diputados es necesaria pero no suficiente para garantizar un reparto equilibrado del poder entre las mujeres y los hombres en este órgano.

En la sesión representantes de los partidos políticos expusieron los mecanismos que han implementado para asegurar las reglas de paridad en las candidaturas para las elecciones del 2018.

Print Friendly, PDF & Email

Categories: Electoral

Leave A Reply