ANDARES POLÍTICOS: De renuncias y turbulencias en el gobierno

ANDARES POLÍTICOS: De renuncias y turbulencias en el gobierno

28 mayo, 2019 0

Benjamín TORRES UBALLE

México atraviesa una suerte de turbulencia muy peligrosa que ya empezó a derribar el bienestar, tranquilidad, y certeza de miles de ciudadanos. Las decisiones populistas del nuevo gobierno morenista han dado al traste con varias “cosas positivas” que generaron administraciones anteriores.

Gobiernos priistas y panistas –en especial los primeros- dejaron al país en condiciones de pobreza, atraso, dependencia, desigualdad y atrapados en una profunda corrupción gubernamental y devastadora violencia a causa de la inseguridad, sin embargo, afirmar que todo está mal, es una perversa distorsión de la realidad. Hay aspectos rescatables.

Los odios a regímenes pasados ciegan a quien, con un incuestionable apoyo popular- basado en el deseo de un comprensible cambio-, detenta el poder presidencial. Pero en los seis meses que lleva el autodenominado “gobierno del cambio”, la situación de esta nación en nada ha cambiado, por el contrario, ciertas áreas fundamentales para el funcionamiento de la República y de los 130 millones de habitantes, han empeorado a causa de graves y obcecadas decisiones. La seguridad y el sistema de salud son muestra fehaciente

Hay convicción, dentro y fuera de México, de que la cancelación del Nuevo Aeropuerto en Texcoco, fue el inicio de una cadena de equivocaciones que impactan económica, social y laboralmente a diversos sectores de la sociedad. La lista es amplia e incontrovertible. 

El recorte y cambio del método para aportar los subsidios a las estancias infantiles son yerros injustificables. Aferrarse a construir una refinería en tiempos que las energías limpias se vislumbran como nuevas fuentes de abastecimiento, representa una decadencia de miras. Tirar dinero de los contribuyentes para rescatar a Pemex, una empresa anquilosada en debacle total, es absurdo.

Y el absurdo raya en lo inmoral cuando se pretende construir un Tren Maya, cuyo proyecto, además de inviable desde el punto de vista económico, es un peligro mayúsculo para la ecología y pueblos originarios, la imposición no es diferente a la practicada por los criticados gobiernos del PRI y PAN.

Decir que el pueblo avala proyectos reprobados por la mayoría de la sociedad, es un embuste descarado; tratar de justificar y engañar mediante vergonzosas “encuestas piratas”, es propio de sistemas demagogos y autoritarios. Las falacias, aunque se enarbolen en banderas de aparente democracia, no dejan de serlo. Decir que vamos “requetebién” cuando el “pueblo bueno” padece lo contrario, muestra, entre otros peligros, a dirigentes insensibles y nada democráticos.

Por eso la “revuelta” de la semana pasada, a cargo del personal de importantes hospitales públicos de la Ciudad de México y del interior de la República, protestando por el recorte de personal, retención de fondos por la Secretaría de Hacienda y escasez de medicamentos. Hecho que en principio fue negado a priori por el presidente López Obrador. Sin embargo, las evidencias abrumadoras lo obligaron a reconocer en su conferencia “mañanera” del jueves último “hay problema de desabasto de medicamentos, pero les diría que estaba peor antes”.

“Aclaro que está muy mal el sistema de salud”, aceptó forzadamente ante reporteros el mandatario, pero negó que haya despidos en el sector salud, lo cual también queda en entredicho, pues a través de las redes sociales no son pocas las denuncias de afectados por dichos ceses.

Un hecho que impactó como un misil en la veracidad del discurso oficial, fue la renuncia de Germán Martínez a la dirección del IMSS. En su carta de renuncia, el expresidente del PAN, no se anduvo con rodeos y acusó a la Secretaría de Hacienda –léase Carlos Urzúa- de incidir en la crisis del Seguro Social.

“Quiero decirlo lo más claro que puedo y debo: algunos funcionarios de la Secretaría Hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social”.

Sí, Germán Martínez arrojó la toalla, se hartó de las grillas, zancadillas, tumbos e incongruencias al interior del gobierno obradorista. Otra prueba más del desorden que priva en los objetivos y estrategias de la actual administración. Y hay varios funcionarios de la nomenclatura que tampoco están de acuerdo con las decisiones del tabasqueño pero que han adoptado una postura sumisa hacia el Ejecutivo con tal de conservar sus privilegios y sobre todo, no caer de su gracia.

Hay muchos partidarios de López Obrador, aún fascinados por sus promesas y oratoria. Esto le da un margen amplio de maniobra y le permite decisiones que no son benéficas para todos los mexicanos. ¿Cuánto durará el beneficio de la duda? El tiempo lo dirá.

STATU QUO

“Hampa” periodística

Luego de que AMLO asegurara, sin pruebas, como es costumbre, que existe un “hampa” del periodismo y se filtrara perversamente una lista de comunicadores y medios, supuestamente beneficiados con millonarios contratos de publicidad en el sexenio peñista, algunos de los mencionados escribieron columnas para defenderse; otros, lo hicieron en las redes sociales.

Sin la intención de salir en defensa de los señalados en la mencionada lista, porque más de uno es indefendible y tienen una bien ganada fama de “chayoteros”, el golpeteo desde Palacio Nacional hacia la prensa en general es inadmisible y diabólicamente autoritaria.

Las renuncias en el equipo de AMLO

A Josefa González Blanco, titular de la Semarnat, la renunciaron este fin de semana luego de que la balconearan en redes sociales por hacer esperar a un avión de Aeroméxico con pasajeros a bordo por más de 38 minutos, cuando el aparato estaba por despegar. La Hija del exgobernador de Chiapas, Patrocinio Gonzáles Garrido, se convirtió en la segunda baja del gabinete en menos de una semana. Era una dimisión esperada, a doña Josefa le urgía salir del Gabinete; al igual que German Martínez, se quejaba de los recortes de recursos y personal. Se fueron dos en una semana, y va a haber más, según el presidente.  

@BTU15