CALEIDOSCOPIO: Austericidio

Guillermina GÓMORA ORDÓÑEZ

En medio de una crisis sin precedentes, la economía mexicana transita por una ruta extrema marcada por la encrucijada: austeridad-productividad-caridad. La estrategia de recortes al gasto público aplicada por el gobierno federal es de “austericidio” y puede afectar la gobernabilidad del país.

Prueba de ello, los recortes indiscriminados a varios órganos autónomos y secretarías de Estado y la exigencia de siete gobernadores, de diferentes partidos políticos, de crear un nuevo Pacto Fiscal que garantice un reparto equitativo de los recursos públicos que equivalen aproximadamente al 90% de sus ingresos y que los confrontó con el Presidente.

La #4Transformación está a punto de convertirse en inanición a través de la Ley Federal de Austeridad Republicana, aprobada en el Congreso. El presidente López Obrador así la justificó: “si ya tienen un par de zapatos, para qué comprar más…no consumir de manera enfermiza… ¿por qué el lujo? claro, somos libres, pero ya no es el tiempo en que como te veían te trataban”.

Sí, bajo estos parámetros, la disciplina administrativa causa estragos en la administración pública, desmanteló el servicio profesional de carrera y acabó con los cuadros de primer nivel al imponer un tope salarial de $108 mil pesos, la reducción de sueldos de 25%, la “donación” de su aguinaldo y la cancelación de 75% del gasto operativo.

De acuerdo con una revisión de los Analíticos de Plazas del Presupuesto de Egresos de la Federación 2020, si todos los funcionarios públicos cumplieran con la cuota/donación que les corresponde, que va desde el 5% hasta 25% de su sueldo, el gobierno federal captaría anualmente al menos 2 mil 342.2 millones de pesos adicionales.

Un botín que según La Ley de Austeridad se destinará a programas prioritarios, estipulados dentro del Plan Nacional de Desarrollo. Sin embargo, también se otorga la facultad al Presidente de la República de que, a través de un decreto, determine el destino de lo economizado. Justo a un año de las elecciones intermedias de 2021. ¿Coincidencia?

No. La apuesta política del gobierno es clara y necesita recursos para solventar los programas sociales que se traduzcan en votos el próximo año. Además, para sus tres proyectos faraónicos: El Aeropuerto de Santa Lucía; El Tren Maya y la Refinería de dos Bocas.

El recorte presupuestal en varias dependencias ha llegado al extremo de reducir servicios básicos como el uso de los sanitarios. Los empleados deben llevar su rollo de papel y jabón para asearse. También hay restricción para las tomas de corriente de electricidad. Prohibido conectar el celular, hornos o cafeteras.

Los ahorros del Presidente afectan no sólo a los burócratas sino a la población que requiere de sus servicios y que ahora ni computadoras, ni papelería, ni hojas para imprimir tendrá.

Como sucedió en la Procuraduría de Defensa del Contribuyente (PRODECON) que, pese a que en este año ha ayudado al SAT a recaudar más de 6 mil millones de pesos, tendrá que cerrar 16 delegaciones que dan servicios a miles de contribuyentes de escasos recursos. 

La tijera también pasó por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) donde se recortaron alrededor de 150 millones de pesos en los capítulos 2000 y 3000, de servicios generales y materiales y suministros. Justo cuando en México la violencia de género creció de manera exponencial y asesinan a 10 mujeres diario.

Ahorrar no debe ser la aplicación de recortes discrecionales o venganzas políticas. La austeridad no debe sacrificar la productividad para favorecer a la caridad. El Gobierno debe promover una mayor inversión, generación de riqueza y empleos.

México se encamina al mayor retroceso económico de nuestra historia. En 2019 registró cero por ciento de crecimiento. En 2020, los pronósticos estiman cerca de -10%.  La crisis económica amenaza con arrojar a 21 millones de mexicanos a la pobreza, según el Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

La austeridad letal del gobierno actual acabará por tirar las posibilidades de crecimiento económico y entonces como ahora la gran prioridad serán los más vulnerables. Llegó el momento de responder y actuar, ¿productividad o caridad? El crecimiento económico es vital para que México frene la pobreza. Ante una crisis como la actual, la transformación debe sustentarse en nuevas ideas no en fantasmas del pasado.

Vericuentos

S.O.S – Ingreso Básico Universal

Miles de mexicanos viven un viacrucis producto del desempleo y el gobierno ignora las propuestas que se han hecho para apoyarlos. Un botón de muestra es la del Ingreso Básico Universal que presentó el PAN en el Senado hace 100 días, como parte de su proyecto de Ley de Emergencia Económica, la cual incluye apoyos directos a los trabajadores formales e informales que perdieron sus ingresos y a empresas para mantener los empleos, los cuales no se han podido discutir por la negativa de Morena a sesionar para ello.

Más de 324 mil familias sin apoyos, más de 600 mil negocios en la cuerda floja, ¿qué más esperan que suceda?  Ojalá se incluya su debate en el periodo extraordinario del 29 de julio,

@guillegomora

Deja un comentario