CALEIDOSCOPIO: Desempleo, la otra pandemia

Guillermina GÓMORA ORDÓÑEZ

Las consecuencias del Covid-19 en México son devastadoras. En lo sanitario con más de 44 mil muertos y en lo económico con más de 12 millones de desempleados. Una tragedia que escala diario, por la irresponsabilidad y la opacidad con la que se maneja en ambos rubros.

Una crisis humanitaria sin precedente en México, por el dolor que han vivido miles de familias ante la pérdida de sus seres queridos, víctimas del Covid-19 y el desempleo que los dejó sin ingresos, sin seguridad social y un panorama incierto.

Los datos recientes son muy preocupantes, las pandemias aún no alcanzan sus respectivos picos y pueden derivar en una crisis mayor ante la indolencia gubernamental. El índice de desempleo se ubicó en 4.2 %, al mes de mayo. Las mayores caídas de empleo se registraron en los micronegocios, con una disminución anual de 2.8 % y los pequeños establecimientos con 2.3 %.

Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, que coordina Rogelio Gómez Hermosillo, informó que, en el país, 21 millones 600 mil personas no tienen trabajo, de las cuales, 13 millones 800 mil se sumaron después del primer trimestre de 2020.

De acuerdo con el informe de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza, el desempleo ha afectado principalmente a mujeres y suman más de 11 millones, ellas representan un tercio de la fuerza de trabajo.

Respecto a los jóvenes, se destaca que la tasa de desempleo incrementa a 40 por ciento, mientras que, en la población adulta, de 30 a 64 años, es de 28.2 por ciento. En cuanto a la situación que viven las personas que todavía conservan sus empleos, 6 de cada 10 personas no ganan lo suficiente para adquirir la canasta básica de una familia integrada por 2 personas.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en el país hay un total de 32.9 millones de personas ocupadas. De ellos, el 46.2% del total, es decir, 15.2 millones, fue afectada por la crisis económica generada por la pandemia y tuvo que aceptar una reducción salarial.

Esta crisis generó que el 37.4% de los hogares con ingresos reducidos tuvieran que tomar medidas extraordinarias para mantenerse a flote, como vender sus bienes, pedir prestado o hacer uso de ahorros para hacer frente al entorno. El resto, enfrentó las consecuencias de la pandemia sin las condiciones económicas óptimas, sin un préstamo o algún ahorro.

El mercado nacional se ha reducido y la economía también, por ello urge encontrar medidas de apoyo a fin de que las personas que perdieron su empleo reciban un ingreso básico, calculado con el costo de la canasta básica, y que sea temporal.

En el Senado, la fracción parlamentaria de Acción Nacional, presentó la propuesta del Ingreso Básico Universal, hace más de 3 meses, como parte de su proyecto de Ley de Emergencia Económica, la cual incluye apoyos directos a los trabajadores formales e informales que perdieron sus ingresos y a empresas para mantener los empleos.

Ricardo Monreal, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, se manifestó a favor de la propuesta, peeero, el Gobierno Federal informó a los legisladores de Morena que no hay fondos para crear el Ingreso Básico Universal en este año porque sólo existen dos caminos para tener ese dinero: aumento de impuestos o incremento de deuda y no tomará ninguno de ellos.

Los panistas advierten que, si el Ingreso Básico Universal se hubiera aprobado desde hace 100 días, hoy no tendríamos 9 millones más de personas en pobreza o negocios perdidos.

La situación es grave y demanda que el gobierno y todos los sectores de la sociedad, sin apasionamientos políticos, acuerden una estrategia para enfrentar la crisis. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) estima que el promedio de desempleo en los países que la conforman escale 9.4%.

El rechazo a incentivar la creación y recuperación de empleos, en los que se garanticen los derechos laborales de los trabajadores agravará el problema y convertirá a México en una fábrica de pobres con ingresos insuficientes, sin seguridad social, que deberán acudir a las urnas en julio de 2021.  ¿Esta es la apuesta de la #4Transformación?

Vericuentos

Ley de Ingresos 2021

Nada fácil se vislumbra el año próximo, por ello, el presidente de la Comisión de Hacienda, Alejandro Armenta, adelantó que, en un ejercicio inédito, en el periodo ordinario de sesiones que inicia en septiembre se analizará la Ley de Ingresos del 2021 con los sectores productivos del país, bajo el esquema de Parlamento Abierto para que se conviertan enpromotores de la inversión y los ayuden a recuperar el empleo y a reactivar economía. A ver si no le congelan la propuesta desde Palacio Nacional. ¡Ups!

@guillegomora

Deja un comentario