CALEIDOSCOPIO: Extorsión, la ley del miedo

Guillermina GÓMORA ORDÓÑEZ

Una vez más, el México real se impone a la “politiquería”. La estrategia de “abrazos y no balazos”, falló de nuevo. El enfrentamiento entre comuneros y extorsionadores de la Familia Michoacana en Texcaltitlán, Estado de México, con un saldo de 14 muertos, confirma que sin seguridad no habrá Cuarta Transformación.

Los mexicanos nos hemos convertido en rehenes del crimen organizado, el “cobro de piso” se padece en todos los sectores económicos y productivos del país. Desde una parcela, una miscelánea, una tortillería, un puesto en un mercado público, hasta grandes corporativos. 

Nadie se salva, de norte a sur del país las organizaciones criminales se disputan el territorio: el Cártel Jalisco Nueva Generación; el Cártel de Sinaloa; el Cártel del Golfo, Los Zetas, La Familia Michoacana, Los Beltrán Leyva, Cártel Santa Rosa y Fuerzas Antiunión, se han convertido en un poder real ante la ausencia del Estado de Derecho.

Aquí, hemos denunciado el “narcoimpuesto” que impone el crimen organizado a los productores de limón y aguacate en Michoacán desde hace años. También hemos dado cuenta de las “cuotas” que pagan los transportistas en el Estado de México, Hidalgo y Guerrero, para poder trabajar. 

La indolencia de las autoridades los ha obligado a formar grupos de autodefensas para contrarrestar asaltos y extorsiones. En Texcaltitlán, también se hartaron y los pobladores enfrentaron al crimen organizado, dedicado a la extorsión. Les querían cobrar un peso por metro cuadrado de sus cosechas de avena y habas.

Cansados de las amenazas y extorsiones de los integrantes de la Familia Michoacana, se organizaron y les hicieron frente con machetes, escopetas, palos, piedras y cuchillos. Ahora, se viven momentos de zozobra en el municipio, porque saben que los delincuentes buscarán venganza y están coludidos con las autoridades que deberían protegerlos.

Sí, la complicidad de estos cárteles con la policía local y otras autoridades responsables de la seguridad  ha favorecido su expansión en la zona sur del Estado de México, clasificada como Zona Roja por las autoridades federales y estatales debido a la presencia de dos grupos delincuenciales importantes: La Familia Michoacana y el Cártel de Jalisco Nueva Generación,  que tienen dividida la región y sometidas a las comunidades de Villa Guerrero, Ixtapan dela Sal, Tenancingo, Tonatico, Zacualpan, Sultepec, Coatepec Harinas, Texcaltitlán y Almoloya de Alquisiras. Su negocio es el secuestro, extorsión y pago de derecho de piso.

Francisco Rivas, director general del Observatorio Nacional Ciudadano ha señalado que México tiene el segundo lugar en extorsión, siendo el Estado de México la entidad con el mayor porcentaje del delito, con 31.9 por ciento, seguido de Baja California con 10.08 por ciento y Colima con 7.08 por ciento. 

También, ha revelado que la extorsión registra una víctima cada hora y que una de las principales preocupaciones de los empresarios es la extorsión. Francisco Rivas, afirma que el creciente fenómeno de la extorsión evidencia un Estado que no sólo es débil y que falla, sino que está coludido con la delincuencia.

Una visión que no comparte Rosa Icela Rodríguez, Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, que, durante su comparecencia en la Cámara de Diputados, aseguró que: “las problemáticas que les interesan a las vecinas y vecinos de nuestras ciudades. En primer lugar, le importan los baches en calles y avenidas. En segundo lugar, las fallas y fugas en el suministro de agua potable. En tercer lugar, el alumbrado público y suficiente. Y después, en cuarto lugar, la delincuencia, los robos, las extorsiones, los secuestros, los fraudes”.

¡Vaya manera de eludir el México real y su responsabilidad! El país está bajo fuego, no hay transformación y la política se antepone a la exigencia de seguridad y paz. Rumbo al 2024, los políticos debieran recordar que el hartazgo social se paga en las urnas.

Vericuentos

Morena desdeña INAI 

A contrarreloj van en el Senado para el nombramiento de dos comisionados del INAI, Eduardo Ramírez, presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, negó que Morena este simulando las votaciones y dijo que ampliarán la convocatoria porque quieren “evaluar otro tipo de perfiles”. Al respecto, elpanista Damián Zepeda acusó que “el Senado no ha querido nombrar” a los comisionados faltantes por “estrategia” para no tener un órgano de transparencia y “no se conozca información de cómo se gastan los recursos públicos”. El plazo para las designaciones vence del 15 de diciembre. ¡Se agota el tiempo!

Senado y SCJN

El debate en el Senado para elegir a la nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, mostrará los ajustes del tablero político para el 2024. Para empezar los 13 votos de Movimiento Ciudadano, de Dante Delgado, ya no están en el bloque de contención. Ya veremos si se pintan de guinda y le dan luz verde a una de las tres aspirantes: María Eréndira Cruz Villegas Fuentes, Bertha María Alcalde Luján y Lenia Batres Guadarrama. Los legisladores de Morena y de oposición velan armas en la recta final del periodo ordinario de sesiones. Por cierto, el mismo día, en el Congreso de la CDMX se define el futuro de Ernestina Godoy, que busca ser ratificada como fiscal capitalina. ¡Hagan sus puestas!

@guillegomora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *