CALEIDOSCOPIO: Guerrero no es Disneylandia

Guillermina GÓMORA ORDÓÑEZ

Terror, violencia e inseguridad campean en Guerrero, bajo la indiferencia de las autoridades estatales y federales. Los niveles de descomposición confirman el control del crimen organizado en la entidad. Los homicidios aumentaron en un 23 por ciento en los dos primeros años del gobierno de la morenista Evelyn Salgado.

Fiel a su estilo, la hija del senador Félix Salgado Macedonio, (gobernador en la sombra) ¡Por fin!, apareció, varios días después del asesinato del normalista de Ayotzinapa Yanqui Kothan Gómez Peralta y de las violentas protestas para exigir justicia luego del crimen cometido por policías de Chilpancingo.

La reacción y atención inmediata, no se le da a la gobernadora guerrerense, recordemos que cuando el huracán Otis destruyó Acapulco ella dio la cara 48 horas después a través de unas fotos.

Ahora, a través de un video, informó la renuncia-despido del secretario General de Gobierno, Ludwig Marcial Reynoso; del de Seguridad Pública, general brigadier Rolando Solano y dijo que se procederá con la remoción de Sandra Luz Valdovinos como Fiscal General del estado.

Evelyn Salgado, igual que sus antecesores, priistas y perredistas no sabe qué hacer con la ingobernabilidad en la que se encuentra Guerrero desde hace décadas. La operación del crimen organizado la rebasó. Los cárteles controlan todas de las regiones del estado y ahora, se suman los estudiantes de la Normal “Isidro Burgos”, de Ayotzinapa.

Aunque la gobernadora, dice que “nadie debe estar por encima de la Ley y se hará respetar el Estado de Derecho”, la realidad contradice su discurso. Todos hemos visto los videos de las agresiones a los transportistas de Acapulco, Taxco y Chilpancingo, por el cobro de piso y las extorsiones. También, están las imágenes de los ataques con drones en la Sierra de Tecpan de Galeana a casas y una escuela.

Estampas de ingobernabilidad, que llevaron al PAN en el Senado a solicitar la desaparición de poderes en el estado. Julen Rementería, coordinador parlamentario del PAN, afirmó: “Lo que se vive en Guerrero no se había visto nunca en la historia de nuestro país, con la complacencia de las autoridades”. 

En defensa del orgullo de su nepotismo (La “Torita” Evelyn Salgado) y de su gobierno, salió Félix Salgado Macedonio, quien tachó al PAN de “politiqueros” por “magnificar” la violencia en Guerrero y dijo que solo se quiere desacreditar al presidente López Obrador. 

El ex alcalde de Acapulco, (2005 a 2008) no reconoce, públicamente, que la descomposición y la crisis de inseguridad que padece guerrero, tiene su origen en la pelea de los cárteles del narcotráfico por el control del estado. Salgado Macedonio, seguro recuerda los actos de barbarie que se registraron durante su gobierno, como las cabezas cercenadas en las escaleras del Palacio Municipal cuando gobernaba.

Además, el pasado 3 de marzo, asesinaron al exsuegro de la gobernadora Joaquín Alonso Piedra «El Abulón». Un antiguo operador del cártel de los Beltrán Leyva, en Guerrero. En los pasillos políticos se dice que fungió como enlace entre el crimen organizado y varios políticos.

Expertos en seguridad, confirman que una veintena de grupos criminales, entre ellos tres cárteles nacionales, se disputan el control de los 81 municipios que conforman Guerrero, uno de los estados clave en la producción de drogas y su tráfico a Estados Unidos.

En la sierra guerrerense, mandan los líderes de los cárteles. Los Rojos controlan Chilpancingo y buscan crecer hacia Iguala y Chilapa; Guerreros Unidos opera el corredor Iguala-Cuernavaca y hacia el Estado de México, mientras que Los Ardillos, se ubican en Chilapa y dominan la entrada y salida de La Montaña de Guerrero.

Bien haría la gobernadora Evelyn Salgado, en ponerse a trabajar para recuperar la gobernabilidad en la entidad con acciones y no con discursos. El respaldo presidencial a fin de sexenio, no ayudará mucho. Conviene tener presente, la advertencia del ex mandatario estatal René Juárez Cisneros: “Guerrero no es Disneylandia”.

Vericuentos

AMLO rechaza mediación de Monreal

Reza la sabiduría popular que “el que la hace de redentor, termina crucificado” y todo indica que se la aplicaron a Ricardo Monreal, presidente de la Jucopo en el Senado, que busca mediar entre los familiares de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa y el gobierno federal para reencauzar el diálogo suspendido después del portazo en Palacio Nacional. Sus oficios ya fueron rechazados por el presidente López Obrador: “Con todo respeto a mi amigo, compañero, hermano, Ricardo Monreal, y a cualquier otro intermediario: lo que quiero es hablar directamente con los padres…No quiero intermediarios”. ¡Sopas!  

Violencia electoral sin freno.

Aunque el gobierno lo niegue, el crimen organizado está marcando la dirección, a punta de balazos, en las elecciones. El alcalde con licencia de Pihuamo, el priista Humberto Amezcua, fue asesinado después de anunciar que buscaría la reelección. Se convirtió en la víctima 44 de este proceso donde el Estado abdicó a su compromiso de brindar seguridad a los ciudadanos y se perfila para ser el más peligroso. Al respecto, Rubén Moreira Valdez, coordinador de los diputados federales del PRI, dijo: «En dónde están las autoridades, tanto locales como federales, ante este tipo de actos; seguramente siguen con la cantaleta de que los conservadores exageran o cerrando campos de golf». ¡Tómala!

@guillegomora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *