CRÓNICA EXPRÉS: Funcionarios con trabajo de tierra…

Rosy RAMALES

Hace algunos días topé con la titular de la Coordinación General de Unidades y Caravanas Móviles de Servicios Gratuitos, Nallely Hernández García.

Si la ven, no la reconocen: Luce quien sabe cuántos kilos menos; delgadísima. Pero no como las personas cuyo adelgazamiento las hace ver enfermas, demacradas y hasta tristes; no.

La funcionaria se ve esbelta, más que ese día vestía falda entubada color azul intenso, blusa crema ajustada y zapatillas. Y como es alta, se veía espigadísima.

Quizá lo mejor de todo es que derrochaba entusiasmo, alegría, ánimo (por lo menos en ese momento); una mezcla de emociones generadas por la encomienda dada por el gobernador Alejandro Murat Hinojosa al frente de dicha Coordinación.

Todo un reto. Primero por las difíciles condiciones que implica la pandemia Covid-19: Poner en riesgo la propia salud al llevar las Unidades Móviles y Caravanas de comunidad en comunidad y veces de casa en casa; y casi hacer milagros en tiempos en que el presupuesto no alcanza para nada. Claro, las partidas se prevén, pero aún así.

Luego porque prácticamente se integró a un gabinete social, coordinado desde principios del sexenio por la esposa del gobernador, Ivette Morán de Murat; una señora afable, pero al mismo tiempo enérgica, ejecutiva y política; aunque no es funcionaria del gabinete.

Ivette Moran de Murat

Solo en dos ocasiones he cruzado palabra personalmente con la señora Ivette (brevísimamente y casi de casualidad); en otra ocasión recibí una llamada de felicitación de cumpleaños, y una vez nos comunicó un colaborador suyo para saludarnos.

De lejos y ocasionalmente la he visto interactuar con la gente, atender de manera específica a niños, niñas y jóvenes con discapacidad; en una cena prefirió sentarse con niños down que con las esposas de los colaboradores del gabinete.

Da la impresión de no admitir errores en los resultados planteados en materia social, como parte de las tareas del DIF Estatal Oaxaca, cuyo patronato encabeza. Entonces, trabajar y coordinarse con ella ha de ser complejo, un reto.

En fin, cualquier cargo en el gabinete debe tener su complejidad, pero sobre todo aquellos donde el personal interactúa con la población: O se queda bien, o se queda mal. Y en tiempos de pandemia, hasta la vida van arriesgando no solamente los titulares de las dependencias, sino también (y quizá sobre todo) el personal.

A través de las Unidades Móviles, el Gobierno del Estado viene realizando pruebas rápidas de Covid-19, como un indicio a confirmarse luego con la prueba ex profeso. Además, recientemente entregó 500 actas de nacimiento gratuitas en la región triqui.

Otra área de mucho riesgo en la época Covid-19 es Ban-Oaxaca, donde el titular, Igmar Medina Matus, de manera constante atiende personalmente a gente que necesita créditos para poder producir o sostener su “changarro” en esta crisis económica generada por la pandemia; créditos que van desde cantidades mínimas a cantidades considerables, y que han salvado de la quiebra a varios solicitantes.

Curiosamente también lo vimos brevemente hace unos días. Y lo vimos más delgado, con ojeras, pero animado; era la víspera de una gira institucional a Huatulco tras el sismo cuyo epicentro fue cerca de La Crucecita.

Quizá en los círculos políticos pocos imaginaron la incorporación de Nallely a la administración encabezada por Alejandro Murat, porque no forma parte de su grupo, ni de su primer círculo. Ni siquiera militan en el mismo partido político, él es del PRI (hasta este momento) y a ella la identifican con el Partido Verde, del cual fue diputada local.

Aunque antes militó en la izquierda, donde aprendió a realizar trabajo de tierra. Tal vez esto le valió para su actual encomienda.

No cualquier persona sabe hacer trabajo de tierra; generalmente lo hacen quienes en política vienen desde abajo. En el gabinete del gobernador Alejandro Murat se cuentan con los dedos de una mano: Miriam Liborio y Eufrosina Cruz, Laura Vignon y Nallely.

Curiosamente, Eufrosina tampoco es priista, pero hasta donde se sabe ha sabido corresponder a la confianza depositada en ella por parte del mandatario en la titularidad de la Secretaría de Pueblos Indígenas y Afromexicano.

Miriam Liborio sí es del PRI, una mujer de partido y del equipo cercano al gobernador por mérito propio; hoy está al frente del Instituto para la Educación de Adultos (IEEA); un espacio de oportunidades.

Laura Vignon, actual titular de la Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Oaxaca (Sapao), también es del PRI.

¿Y hombres con trabajo de tierra? Omar Acevedo, Igmar Medina, Jorge Toledo Luis y quizá Francisco García López. Hablamos de personas que colaboran en la estructura gubernamental, porque hay más con trabajo de tierra pero no forman parte del gabinete ni legal ni ampliado.

Con sus honrosas excepciones, quienes forman parte del gabinete legal y del gabinete ampliado son servidores públicos de escritorio, cuadros políticos por derecho de sangre; cuotas y cuates; gente que ha hecho su carrera pública o política gracias a vínculos de distinta naturaleza, más que por mérito propio.

Además, creen que los oaxaqueños y oaxaqueñas no merecen ni su saludo; creen que con estar al frente de una dependencia le hacen un gran favor a los habitantes de esta entidad.

Javier Lazcano

Dicen que Javier Lazcano Vargas, ahora titular de la Secretaría de las Infraestructuras, es un tipo al cual también le gusta el trabajo de tierra. Quien sabe; no lo conocemos.

En fin, hasta aquí dejamos la columna porque da para mucho más y bien podríamos alargarnos. Eso sí, ojalá en el gabinete legal y ampliado hubiera más integrantes con trabajo de tierra; es un elemento importante para que un gobierno dé resultados.

Y si existen más sin haberlos considerado, por favor háganmelo saber.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario