CRÓNICA EXPRÉS: Javier Villacaña y Samuel Gurrión…el PAN, Morena…los pactos

Rosy RAMALES

Ninguna de las propuestas de la cúpula priista pegó para la capital oaxaqueña. (Por cúpula, léase jefe político y anexos; no dirigencia formal del Revolucionario Institucional, partido que todavía puede levantarse con la voluntad de la militancia, buena candidatura –o por lo menos regular– y una campaña basada en estrategia).

Ya lo decíamos, no se llega al ánimo de la ciudadanía desde la comodidad de un escritorio, ni pintando rayitas en las cintas asfálticas, ni con reuniones relámpago en colonias populares a riesgo de ensuciarse los zapatos y las manos.

Aunque Juan Carlos Rivera Castellanos, actual Secretario de Turismo, salía bien medido entre el priismo. Ah, pero también se toma en cuenta la opinión de la ciudadanía en general, y ésta registró mejor ánimo hacia Javier Villacaña Jiménez, Martín Vázquez Villanueva y Samuel Gurrión (sin que este sea el orden ex profeso).

Mariana Nassar ni siquiera rebasó los tres dígitos en el ánimo ciudadano. Tampoco el capi Vera ni Edgardo pintaron.

Y bueno, quienes hacen los acuerdos ya empiezan a tomar definiciones. Claro, ya es hora porque solo faltan días para los registros internos (tanto para las candidaturas a las diputaciones federales como para las locales, así como para los ayuntamientos), salvo que vuelvan a modificar los plazos de las convocatorias siempre y cuando no choquen con los tiempos constitucionales y legales.

Por supuesto, la candidaturas nunca emanan de registros naturales y por aclamación de la militancia, ni de la ciudadanía en general  (en ningún partido político), sino también son producto de acuerdos, siempre con más posibilidades aquellos prospectos que han construido la candidatura.

¡Porque las candidaturas se construyen, no son producto de la improvisación salvo que su destino sea la derrota segura por pactada! Ahí está el ejemplo de José Antonio Meade.

En fin, el contexto viene a colación porque parece que la definición de la candidatura del PRI se ha desenredado en el siguiente sentido:

Javier Villacaña Jiménez para la presidencia municipal. ¿Solo del PRI o en candidatura común con el PRD y el PAN? Pues aun es imprecisa esa parte, pero hay claras señales de que es él la propuesta priista. (Mmm…¿hubo modificación al convenio de coalición para incluir al municipio de Oaxaca de Juárez?).

Será él a menos de que el PAN convenza al PRI de ir en candidatura común encabezada por una propuesta de Acción Nacional; una de las tres panistas que han manifestado su intención de contender por la capital oaxaqueña: Alejandra García Morlan, Mirna López Torres y Eugenia Pombo Calvo.

Pero difícilmente.

Ambos partidos políticos se necesitan, también necesitan del PRD, porque ninguno de los tres podría ganar solo la elección municipal en la capital oaxaqueña, por lo menos no con la holgura suficiente para evitar una impugnación donde se revierta el resultado.

Si bien en la elección de 2018 el PAN obtuvo más de 35 mil votos fue por dos razones: Porque los comicios fueron acompañados por la elección presidencial y porque Samuel Gurrión Matías hizo una intensa campaña como candidato de la coalición entre Acción Nacional, el PRD y Movimiento Ciudadano.

Pero un partido político o una coalición jamás vuelve a obtener la misma votación: Puede obtener más o menos. Las circunstancias cambian de elección a elección. Tampoco Morena, ni el PRI tendrán la misma suerte que en 2018; el abanderado morenista, Oswaldo García Jarquín, ganó no por él, sino por el efecto AMLO.

Y el candidato común del Revolucionario Institucional y el Verde, Manuel de Esesarte Pesqueira, con una campaña complicada, llena de obstáculos y con pocos recursos, sacó casi 27 mil votos. La imagen nacional del peñismo le pegó duro. No obstante, algo de voto duro respondió.

Habría que sacar el voto duro del PRI y el voto duro del PAN en la capital oaxaqueña en una elección intermedia para saber quien es quien. También encuestar a Javier Villañana junto con las panistas para tener un aproximado en la preferencia electoral.

Igualmente sería necesario medir el trabajo político de cada quien.

Hay que ser realistas, si van en candidatura común debe encabezarla la candidatura con más posibilidades, sobre todo cuando hoy la oportunidad se presenta en charola de plata: Porque el munícipe Oswaldo García Jarquín trae muchísimos negativos y parte del electorado ya se decepcionó de él y de Morena como gobierno municipal.

Eso sí, quien sabe cuánto le pegue dicho factor al próximo candidato de Morena: Jesús Romero, Jesús Ruiz o Constantino Ramírez Aragón, actual Secretario Municipal, excelente persona y servidor público comprometido, pero su jefe le está dejando muchas piedras en el camino (además de baches).

Jesús Romero, quien ya trae su slogan de campaña “El mero mero” no es nito, pero es empático. Sin embargo, su circunstancia es distinta: A él le puede pesar más su vínculo político con Salomón Jara Cruz, que su origen juchiteco, dada la aspiración del senador a la gubernatura oaxaqueña.

Entonces, si Jesús Romero fuese el candidato y gana la elección, los grupos políticos internos y externos verían la presidencia municipal oaxaqueña como un espacio más de Salomón Jara rumbo a la sucesión 2022; un espacio más político y económico.

Toda una apuesta la candidatura de Jesús Romero.

Retomando el tema: Javier Villacaña Jiménez será el abanderado priista, salvo disposición en contrario de última hora. Él reúne un requisito importante extra legal: Contar con base social. Eso sí, alguien le tiene que echar la mano con la vallistocracia de la Colonia Reforma y con el bigotón.

Pero de que Javier es bueno, es bueno.

¿Y las panistas? Alejandra tiene más presencia que las otras dos. Habría que ver como sale medida frente al PRI y luego frente a Morena.

¿Y SAMUEL GURRIÓN?

Ah, Samuel Gurrión Matías, por exclusión si no va a la capital, va a una diputación local o federal por el principio de representación proporcional.

¿Por qué por exclusión? Porque él estaba anotado para la presidencia municipal, entonces si Javier va, es porque quizá haya un acuerdo. Quizá.

Y parte del acuerdo puede ser que Samuel sea abanderado para una curul pluri. Y mejor, así se evita el desgaste de la campaña. Aunque también los pluris pueden hacerla sin que recaiga todo el peso en él de la campaña, pero así ayudaría a los de mayoría y, además, lo más importante: Él volvería a cimentar su posicionamiento estatal.

Si Samuel hubiese permanecido haciendo política con la intensidad de hace cinco y tres años, en estos momentos sería el candidato natural para la candidatura a gobernador. No obstante, aún hay tiempo; Samuel es hábil, sabe moverse políticamente, sabe construir acuerdos.

Por lo pronto, la vía plurinominal le vendría perfecta. Claro, en un lugar seguro para ingresar a la curul.

ACUERDOS

Tómelo con reservas. Pero en los corrillos políticos dicen que el acuerdo sería el siguiente para la alineación de los astros:

Para el PRI, la candidatura a la presidencia municipal de la capital oaxaqueña en la persona de Javier Villacaña Jiménez.

Para el PAN dos diputaciones: Una federal y una local.

Y para el PRD una diputación local.

¿Y LOS DEMÁS PRIISTAS?

Martín Vázquez una diputación.

Juan Carlos Rivera sería un excelente diputado local, idóneo para presidente de la Comisión de Turismo.

Mariana Nassar, ya saben la impulsan para una curul local sin que le cueste el menor esfuerzo. ¿Mérito? Es la consentida por triple banda.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario