CRÓNICA EXPRÉS: PRI-Oaxaca va por alianzas…¿y con quién y cómo?

Rosy RAMALES

Si bien es cierto la vida interna de los partidos políticos atañe a sus militantes, también es cierto que los partidos son entidades de interés público, puesto que se financian de dinero público y por lo tanto lo que hacen o dejan de hacer interesa a la ciudadanía.

Y en Oaxaca el PRI aun es un partido fuerte como para que su dirigencia esconda su proceder, como en el caso de la reciente sesión extraordinaria de Consejo Político Estatal vía digital no presencial y de cuyo orden del día no se desprende razón para evitar su amplia difusión como corresponde al principio transparencia.

Solo los priistas se enteraron, además de las personas a quienes pasaron datos de la misma “top-secret”.

El resto de las personas pudieron enterarse escuetamente mediante la cuenta de Twitter del Comité Directivo Estatal @PRIOaxacaCDE, donde se escribió:

Como ven dieron relevancia escueta a dos asuntos.

El primero, relativo a la toma de protesta de Armando López Mendicutti (“El Canelo”) de la Red de Jóvenes por México en Oaxaca como Consejero Político. ¿Trampolín para la presidencia municipal de Salina Cruz? ¿Justo cuando para el sector juvenil priista debe ser prioridad atraer el voto joven en las elecciones de 2021?

El segundo, otorgar la facultad al presidente estatal del PRI, Eduardo Rojas Zavaleta, para “buscar alianzas” con otros partidos.

¿En qué términos? Pues quien sabe, porque así de vaga ha de ser la facultad al evitar el amplio conocimiento de la misma.

Se entiende que se refiere a coaliciones electorales, porque jurídicamente las alianzas no operan en términos electivos. Entonces son coaliciones y tal vez candidaturas comunes para las elecciones locales 2021 para renovar la Cámara de Diputados y los ayuntamientos de municipios que se rigen por partidos políticos.

Formas de asociación política cuyos acuerdos el PRI-Oaxaca ya deberá tener a finales de diciembre próximo, porque el ajuste del inicio del proceso electoral apretó un poquito los tiempos legales. Claro, eso no obsta para que vengan cocinando las mismas.

¿Pero con qué partidos? Si en Oaxaca casi todos están en la lona; el PRD casi ni existe; incluso hasta se auto-borró en la Legislatura. El Partido Verde seguramente irá con Morena porque el Revolucionario Institucional ya no le es redituable, a menos que hagan aliancitas en algunos municipios.

Morena gana por sí solo, entonces no necesita de “alianzas”, salvo que se parta de modo irreparable como resultado de su proceso interno. El PAN tampoco iría con el PRI, ¿o será que en Oaxaca todo puede ser posible? Nooo, los deshereda AMLO. Ja.

PT irá con Morena, más bien por donde les diga el líder moral morenista, ya ven que hasta en su publicidad el PT se dice “cien por ciento lopezobradorista”. Movimiento Ciudadano, quien sabe para donde jale. El nuevo PES por ley no puede ir coaligado.

Y de los partidos locales, PUP y Panal-Oaxaca, el primero sí puede, el segundo es de reciente creación como tal.

¿Cuál tiene rentabilidad electoral? ¿Base social, política, electoral? La mayoría de los partidos “chicos” han vivido a expensas de los “grandes”; es más, sus triunfos se los deben a éstos.

En Oaxaca pues, la caballada de probables aliados está más que escuálida. Claro, de voto en voto, se hacen las grandes sumas.  Sin embargo, a veces también se hacen grandes restas.

Y bueno, también quedan las alianzas fácticas. ¿Con quienes? Pues por ejemplo, con la membresía de Fuerza Social por México si acaso el Tribunal Electoral confirma la negativa de registro como partido nacional. En todo caso, ¿fácticamente apoyarían candidaturas priistas, morenistas o verdes?

Interesante. Lástima que en el PRI-Oaxaca hagan las cosas en lo oscurito, o por lo menos esa imagen proyectan.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com



Deja un comentario