CRÓNICA EXPRÉS: ¿Y supo usted qué trajo Santa Claus a los políticos oaxaqueños?

Rosy RAMALES

Debido a un accidente que Santa Claus sufrió al caer en uno de los tantos baches que hay en la capital oaxaqueña, no terminó de entregar los juguetes en Navidad, pero terminó este sábado; aquí el relato:

Como cada año, Santa Claus llegó a Oaxaca en su gigante trineo de madera tirado por hermosas renos aterciopeladas, de cuernos dorados como el trigo y entrelazados como raíces; y como si fuese un helicóptero acrobático dio varias vueltas en el cielo antes de empezar a distribuir los regalos para los políticos oaxaqueños.

Ahora no dejó caer los regalos sobre las casas, sino quiso hacer el recorrido por tierra porque además las renos estaban cansadas; las aparcó en el Centro Histórico en cajones con parquímetro. Luego apretó un botón de su trineo para convertirlo en rodante, pues trae llantas automáticas como los aviones cuando aterrizan.

Hizo un primer recorrido sin ningún problema por la zona nice de San Felipe de Agua y la Colonia Reforma, pero cuando pasó por el periférico, por el Mercado de Abastos, por las márgenes del Río Atoyac y por las colonias populares, el trineo cayó en baches y se le ponchó una llanta delantera.

Se arremangó el abrigo rojo, sacó su caja de herramientas y se puso a cambiar la llanta. Sus regordetas y coloraditas mejillas terminaron cochambrosas de grasa. Se sentó un rato, tomó su lista y buscó en ella: “A ver, Oswaldo García Jarquín…aquí está”. Agarró el regalo destinado al presidente municipal, abrió la caja y le sacó “la candidatura en reelección”, que le había preparado. Acomodándose los lentes, Santa murmuró: “No se lo merece”.

Puso en marcha su trineo. Cuando llegó a la mansión del edil de Morena, introdujo por debajo de la puerta la caja vacía con el siguiente mensaje: “Muy mal gobierno”. El incidente dejó tan mal sabor de boca a Santa Claus que no se lo quitó ni el sabroso ponche que le regaló una cocinera tradicional del Mercado de Abastos.

Pronto recuperó su buen humor. “Jo-jo-jo”, reía mientras recorría las calles de la capital oaxaqueña dejando regalos a niños, niñas y políticos y políticas oaxaqueñas; tarea que le ha llevado varios días porque al trineo se le averió la suspensión tanto caer en baches, entonces fue necesaria una exhaustiva reparación. Pero Santa considera que la noche de este sábado terminará de repartir sus regalos. Ya si no le diera tiempo, pedirá a los Reyes Magos hagan favor de entregarlos.

Al Fiscal General, Rubén Vasconcelos Méndez, le trajo una caja de chocolates “ubicatex”, para que se ubique en la realidad, pues los periodistas no son culpables de la ineficiencia y deficiencia en la integración de las carpetas de investigación, ni son agentes del Ministerio Público, como él cree.

Por cierto, a Santa le costó mucho trabajo entrar a la residencia del Fiscal porque está fuertemente custodiada; tuvo que esperar el pestañazo de los vigilantes para ingresar sigilosamente, casi de puntitas para no hacer ruido.

Y de ahí, el gordito barbas color la Estrella de Belén se dirigió a toda velocidad a la Casa Oficial, donde dejó en el calcetín del gobernador Alejandro Murat Hinojosa una margarita con el nombre de un probable sucesor en cada pétalo. Pues como el mandatario ha dicho no tener sucesor, Santa le dejó varias opciones al azar: “Raúl Bolaños Cacho Cué, Eviel Pérez Magaña, Narcedalia Ramírez Pineda, Mariana Benítez Tiburcio…”

¿Y por qué partido político? Ah, eso sí lo dejará a los mortales: Partido o coalición.

En el calcetín verde del senador Raúl Bolaños, Santa Claus colocó tres veladoras: Una con la leyenda “candidatura a gobernador”, otra con la opción “senaduría en reelección”, y la tercera con la alternativa “dirigencia del PVEM”.

Esa Noche Buena para amanecer Navidad, Santa había recorrido poco, pero ya tenía hambre. Su pronunciada pancita le gruñía como león en el desierto. Y como en la casa de Raúl dispusieron cena en abundancia, Santa se dejó caer en una silla del comedor y se sirvió trozos de pavo, lasaña, cochinita a la cubana, tamales de Tuxtepec y ensalada; manjares que acompañó con una copita de mezcal para la grasita.

Tras comer opíparamente, soltó: “Barriga llena corazón contento, jo-jo-jo”. Luego Santa enfiló hacia la residencia de Eviel, en cuyo zapato dejó tres regalos probabilidad: “Un cargo en el gabinete de Alejandro Murat, la dirigencia estatal del PRI y la candidatura priista a gobernador de Oaxaca”.

Son tiempos difíciles para el Revolucionario Institucional, pero para un hombre de partido la esperanza nunca debe morir. ¿Quién hará realidad la probabilidad? El gobernador Alejandro Murat. Porque Santa es un personaje de paz; incluso, predica el principio juarista: “El respeto al derecho ajeno es la paz”; principio ignorado por otros.

Como pululan los corazoncitos latiendo por la dirigencia estatal del PRI, Santa también dejó la misma probabilidad envuelta en sendas bolsas de regalo en los zapatos de Jorge Toledo Luis, Adolfo Toledo Infanzón y Elías Cortés López, además de una carta en la cual les pedía paciencia porque hasta su fábrica de regalos del Polo Norte le llegó el run-run de que a Alejandro Murat como jefe político del priismo oaxaqueño y asesores de cabecera no les gusta sentirse presionados.

Es más, por paridad de género podría ser una mujer la persona titular de la presidencia del Comité Directivo Estatal del PRI, y un hombre como secretario general del partido. Santa así lo hizo ver en aquella cartita tras leer y contestar las peticiones priistas.

A propósito del PRI, Santa Claus también fue a la casa del dirigente estatal, Jorge González Ilescas, a quien le dejó una probabilidad: Ser electo presidente del partido en Oaxaca, pues actualmente lo es por prelación. “Mmm…¿eso se puede?”, preguntó en voz alta Santa, pero como francamente tenía flojera de leer los estatutos dejó otras opciones en calcetín de González Ilescas: Un cargo en el gabinete local en los próximos cambios.

De pronto Santa recordó haberle faltado un regalo en la Casa Oficial: El de Ivette Morán. Entonces el bonachón gordito se llevó la mano enguantada a la frente y regresó a toda velocidad, para dejar en la zapatilla de ella un reconocimiento a la labor que realiza en beneficio de la niñez y juventud oaxaqueña, sobre todo aquella con alguna discapacidad, en situación de calle, de maltrato o en pobreza; tarea que en ocasiones ni siquiera publicita.

Por cierto, en el zapato del Secretario de Salud, Donato Casas, Santa puso un regalo especial: Una caja de pastillas para refrescar la memoria y en próximos comunicados ordene redactar que desde 2017 Ivette hizo la gestión con la Fundación Michou y Mau I.A.P. para que los niños y niñas con quemaduras sean trasladados al hospital Shriners para Niños en la ciudad de Galveston, en Texas, Estados Unidos. Resulta que le cuelgan la medallita a dicha Secretaria, como ocurrió en el caso de la niña Victoria.

Otro por cierto: A Ivette no le trajo probabilidad de candidatura a la gubernatura para las elecciones del 2022 porque cuando preparaba los regalos, allá en su fábrica del Polo Norte, le llegó el run run de que ella no quiere la postulación, para cuidar la imagen de su esposo Alejandro Murat, de quien considera aun tiene un promisorio futuro político en el ámbito nacional.

“Mmm…pero si Ivette ha forjado su propio camino político”, pensó Santa en voz alta al tiempo de encoger los hombros así como diciendo “allá ellos”. Luego, frunciendo el ceño volvió a pensar en voz alta: “¿Será por eso que Alejandro se trajo a Oaxaca a todo su equipo del Infonavit, para seguir juntos labrando el camino político?”

Por supuesto, cuando Santa dijo “equipo” se refirió a Vicente Mendoza Téllez Girón, Secretario de Finanzas; Javier Lazcano Vargas, coordinador general del Comité Estatal de Planeación para el Desarrollo de Oaxaca (Coplade); José Octavio Tinajero Zenil, Consejero Jurídico; Jorge Gallardo Casas, jefe de la oficina de la gubernatura; Alfonso Martínez Córdoba, Coordinador de Comunicación Social, Donato y un tal Del Pozo que ocupa una posición en la Secretaría de Seguridad Pública.

“¡Cuánto fuereño!”, exclamó Santa arrepintiéndose de inmediato porque eso sonó a discriminación. Pero en los finos zapatitos dejó a la mayoría de ellos una caja conteniendo lo siguiente: Un poco de humildad, un poco de respeto, un poco de consideración y un poco de educación para tratar a los oaxaqueños, de los cuales viven y comen, puesto que el sueldo de cada uno sale del erario del estado.

Alfonso lo ha venido entendiendo seguramente por su contacto con medios. Pero los demás, amén de sentirse hechos a mano, se encajan con los oaxaqueños diseñando políticas drásticas y persiguiendo a medio mundo en asuntos inventados para sacar dinero. Y mientras el gobernador se labra simpatías, ellos le generan antipatías. Se han portado mal. Pero como Santa Claus es bondadoso y en Navidad hay que dar amor, pues les trajo regalitos.

Santa hizo un pequeño receso. Eso de estar gordito lo fatiga a pesar de andar en trineo rodante. Se sentó en la cima del chipotudo puente de Cinco Señores, se sacó las botas y los calcetines para estirar los dedos de sus güeros pies. “¡Cómo hace falta otro chipotudo en la Ciudad de Oaxaca…perdón, otro puente!”, dijo Santa soltando a carcajada “jo-jo-jo”.

Tras reponer energías, aquél gordito de larga barba subió al trineo para continuar la entrega de regalos:

En el oloroso calcetín de Gallardo Casas dejó un boleto VTP a la Ciudad de México, sin vuelo de regreso. Y es que a oídos de Santa llegó el run-run de que el ex Secretario de Finanzas le ha pedido a Alejandro Murat dejarlo ir; o sea, ya no desea permanecer en Oaxaca y mucho menos en un cargo inferior al que tenía, aunque continúe con el sueldo de Secretario.

En el zapato de Sofía Castro Ríos, Secretaria de Desarrollo Agropecuario, Pesca y Acuacultura (Sedapa), dejó un disco de la canción que dice: “Diciembre me gustó pa´que te vayas”. Aunque los cambios en el gabinete estatal se darían, si es que se dan, allá por el Día de los Reyes Magos, sino es que el Día de la Candelaria o hasta Semana Santa. Ya suena a disco rayado eso de que Chofi se va; igual y se queda o, en todo caso la colocan en la secretaría general del PRI estatal.

En la zapatilla de la diputada federal Alejandra García Morlan, Santa Claus dejó una probabilidad: La candidatura del PAN a la presidencia municipal de Oaxaca de Juárez para las elecciones concurrentes del 2021. “Oye Santa, ¿no te están viendo muy adelantado en los regalos electorales?”, preguntó la Estrella de Belén. Y el gordito nariz de bombón, mirándola fijamente, contestó con toda seriedad: “AMLO fabricó su triunfo 12 años antes y eso que no tiene fábrica en el Polo Norte”.

La Estrellita guardó silencio, mientras Santa velozmente llegó a casa de la presidenta del Comité Municipal del PAN, Laura Aguilar Chagoya, en cuya zapatilla dejó (a ella y a su equipo): “Una caja de fuerzas para seguir ganando batallas electivas internas y externas”, a pesar de todo tipo de obstáculos, pues cuando hay talento y amor a Oaxaca y a la camiseta todo se puede.

Aprovechando el rojo del semáforo, Santa echó un vistazo a su lista de regalos; venía enseguida la entrega de estrellitas a políticos bien portados: José Ángel Díaz Navarro, Secretario de la Contraloría y Transparencia Gubernamental; Miriam Pilar Liborio Hernández, directora del Instituto Estatal de Educación para Adultos (IEEA); Martín Mathus Alonso, Subdirector General de Administración y Finanzas de la Secretaría de Salud; Héctor Anuar Mafud Mafud, Secretario General de Gobierno; Lino Velázquez Morales, Subsecretario de Agronegocios y Organización de la Sedapa; Eufrosina Cruz Mendoza, Secretaria de Pueblos Indígenas y Afromexicano; Laura Vignon Carreño, directora de Sapao; Juan Carlos Rivera Castellanos, Secretario de Turismo.

Ya ven que desde principios de diciembre, Díaz Navarro es el nuevo Coordinador Nacional de Contralores; de turismo, el gobernador considera es una área con resultados, mientras en política interna ve que hay gobernabilidad. Miriam y Laura forman parte de sus cuadros cercanos aplicados; Eufrosina es su descubrimiento; Martín representa confianza, lo mismo que Lino, a quien, incluso, Santa le regaló la probabilidad de ocupar la titularidad de la Sedapa…¿O será para otra mujer? 

Ya lo decidirá Alejandro, pues como se dijo párrafos arriba Santa Claus es respetuoso del derecho ajeno. Ah, pero eso sí el gordito se molesta muchísimo cuando los diputados federales y locales, así como los senadores lo emulan en la entrega de regalos, y lo peor, son regalos clientelares.

Vaya, con el pretexto de la gestión social, se creen Santa regalando cuánta cosa: Programas sociales, despensas, uniformes escolares, lentes, etc. Por eso en general les dejó libretas de rayas para hacer mil planas de la siguiente frase: “No debo imitar a Santa Claus, y menos con dinero del pueblo”.

A propósito de diputados locales, a las y los integrantes de la bancada de Morena en la LXIV Legislatura les dejó, en su respectivo zapato, una escalera para que se bajen del ladrillo donde se han subido, con sus honrosas excepciones.

Y al líder de dicha bancada y presidente de la Junta de Coordinación Política, Horacio Sosa Villavicencio, también le dejó (al pie de su árbol de navidad decorado con figuras de barro negro de Coyotepec) una caja de pastillas de ubicatex, porque el joven de Morena reproduce practicas priistas. Por ejemplo: Salir a cuadro en todo tipo de nota, foro, video; hasta tiene su propio equipo de prensa.

En fin, Santa Claus terminará la entrega de regalos la noche de este sábado, antes de las 12 campanadas como lo prometió. Aunque no trajo regalo a todos los políticos oaxaqueños, porque algunos de ellos hicieron la petición a los Reyes Magos.

Cuando termine, Santa volverá al lugar donde dejó aparcadas a sus hermosas renos. Claro, son hembras porque éstas conservan sus cuernos hasta la primavera, mientras los machos los pierden a principios de diciembre creciéndoles nuevamente meses después.

“Jo-jo-jo”, se escuchará cuando Santa Claus emprenda el regreso a su fábrica de regalos del Polo Norte, no sin antes dar piruetas en el cielo de Oaxaca.

(NOTA: Esperamos que usted, lector, lectora, haya tenido un bonito Día de los Santos Inocentes, esperando también haya sido de su agrado esta crónica imaginaria, donde cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia)

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario