CRÓNICA POLÍTICA: Alejandro Murat no dejará “desorden financiero, ni deudas irresponsables”

Rosy RAMALES

Algo pasa y va a pasar en torno al Gobierno del Estado de Oaxaca, encabezado por el priista Alejandro Murat Hinojosa. Hay noticias buenas y otras no tanto. Hay mensajes entre líneas muy importantes de leer, de interpretar y de explicar a cabalidad.

Anoche, su Secretario de Finanzas, Vicente Mendoza Tellez-Girón, vía la Corporación de Radio y Televisión de Oaxaca, dio a conocer puntos clave sobre la situación de las finanzas públicas de la entidad. Aunque para la gente común, es necesario explicar un poquito más.

Y anunció que lo hará.

Veamos primero el lado técnico del mensaje, luego el lado político, el cual, por cierto, hizo falta en el comunicado enviado por la vocería del Ejecutivo.

MENSAJE TÉCNICO Y LA MEJOR NOTICIA

Mendoza Tellez-Girón precisó que la administración de Alejandro Murat “heredó una deuda importante de los dos gobiernos anteriores”, pues “en diciembre de 2016 el total de la deuda pública del estado de Oaxaca ascendía a 29 mil 400 millones de pesos.”

Por cierto, aquel diciembre, tras asumir el mandato Alejandro declaró haber recibido una entidad en “colapso económico”. No señaló nombres, pero recibía la administración de manos de Gabino Cué Monteagudo de la coalición PRD-PAN-PT-Convergencia.

“De manos” es un decir, porque Cué ya ni asistió a la ceremonia de transición del Poder Ejecutivo, aunque se tomó la foto con su sucesor recién electo para el inicio de la transición. Para entonces, a Gabino lo habían abandonado varios de sus colaboradores y otros concluían junto con él, pero éstos en situación riesgosa respecto de su función.

Y el antecesor de Cué fue el priista Ulises Ruiz Ortiz.

En fin, conforme al puntual desglose de Mendoza Tellez-Girón, la administración de Alejandro Murat heredó “fuertes adeudos” generados en el sector salud  principalmente con dos instituciones: ISSSTE y SAT, por la contratación de más de 5 mil trabajadores en su mayoría administrativos y sin cobertura presupuestal.

El incumplimiento heredado de las obligaciones fiscales y de seguridad social, generó un adeudo contingente con ambas instituciones cercano a los 9 mil 100 millones de pesos.

Parte de la solución a la problemática ha sido la firma de un convenio de pagos con el ISSSTE, “que permitirá en los siguientes 15 años liberar a Oaxaca de la deuda histórica con dicha institución, la cual ascendía ya a 2 mil 400 millones de pesos.”

Y se consiguió que la Federación tomara como pago en especie el Hospital del Niño y la Mujer Oaxaqueña por más de 660 millones de pesos, y que seguirá brindando atención.

Respecto del adeudo con el SAT, “a partir de este año y por primera vez en más de diez años, la Secretaría de Salud del Estado está pagando las obligaciones fiscales de forma bimestral, con el fin de contener el crecimiento futuro de los adeudos”; además se generó un plan de pagos con la presente administración, y al finalizar 2016 estas obligaciones “quedarán liquidadas al 100 %”.

En resumen, dijo el Secretario de Finanza, “entre los pagos de la deuda heredada y los pasivos contingentes con el SAT e ISSSTE, el gobierno de Alejandro Murat Hinojosa habrá pagado más de 8 mil 820 millones de pesos.”

Aunado a lo anterior, explicó, se implementaron estrategias para optimizar recursos y “hacer más con menos”. En ese tenor, con autorización del Congreso Local en 2019 se hizo la reestructuración de la deuda del estado, liberándose 900 millones de pesos; además se realizó la liquidación anticipada de Ciudad Judicial, y el ahorro se canalizó principalmente para hacer frente a la pandemia Covid-19.

Y aquí viene lo que sería la mejor noticia: Que por las acciones realizadas, “la deuda total del estado al término de la presente administración ascenderá a 18 mil 480 millones de pesos, incluyendo el financiamiento autorizado por el Congreso de hasta 3 mil 500 millones de pesos, gracias al cual se construyen más de 100 obras estratégicas que apuntalarán el desarrollo de la entidad y están generando miles de empleos”.

O sea, la deuda recibida de cerca de 30 mil millones de pesos se habría reducido en un 37%.

MENSAJE TÉCNICO Y LA NOTICIA NO TAN BUENA

El Secretario de Finanzas informó que “debido a causas externas a Oaxaca” se  enfrenta una disminución de más de mil millones de pesos en las participaciones del estado. De esto, 200 millones de pesos corresponden a recursos que ya no recibirán los Gobiernos Municipales.

Ups. Y se entiende que en este ejercicio.

Incluso, indicó que ello obliga al Gobierno del Estado a ajustar su planeación presupuestal en el segundo semestre para no comprometer “ni la atención a la ciudadanía, ni el manejo y control de la pandemia y mucho menos la reactivación económica”.

Siempre que un gobierno habla de ajustes, significa apretarse el cinturón en determinados aspectos. En el gobierno de Alejandro Murat, ¿cuáles serán?

MENSAJE POLÍTICO

En el video, Mendoza Tellez-Girón hizo énfasis en la importancia de conocer la situación financiera de Oaxaca; dijo:

“Este gobierno (el de Alejandro Murat) no va a dejar desorden financiero, ni deudas irresponsables; a diferencia de lo que ocurrió en los dos gobiernos anteriores el próximo gobierno encontrará una situación financiera ordenada con recursos suficientes para iniciar su gobierno y sin pasivos contingentes o deudas públicas… Finanzas sólidas se traducen en más confianza, y más confianza se traduce en más inversiones. (Esta) administración () está segura que para que a Oaxaca le vaya bien, haya más crecimiento y desarrollo, es necesario ganar la confianza de los inversionistas, del sistema bancario, de las calificadoras, del gobierno federal, pero sobre todo, de la sociedad… Finanzas sanas permitirá a Oaxaca hacer frente a los retos presentes y futuros, y finalmente porque es un tema de transparencia…”

Bien, lo mejor que le puede pasar a Oaxaca es que la próxima administración (de la filiación política que sea) encuentre orden financiero y recursos para arrancar. Y el gobernador actual se está comprometiendo a ello; podría decirse que gracias a las acciones emprendidas a través de su Secretario de Finanzas.

No obstante, cabe preguntar:

Uno: ¿Informarlo con anticipación obedece a dar desde ahora tranquilidad y certeza al gobierno entrante? Recordemos que en septiembre próximo inicia el proceso electoral para renovar gubernatura, pues el sexenio de Alejandro Murat termina en noviembre de 2022.

Dos: Dar claridad a las finanzas estatales ¿obedece también a las aspiraciones políticas de Murat Hinojosa? Su nombre ha circulado como prospecto a la sucesión presidencial 2024. Aunque también se le menciona como probable sucesor de Alejandro Moreno Cárdenas en la presidencia nacional del PRI. Incluso, en los círculos políticos locales comentan que puede incorporarse al gabinete del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador (de Morena).

Tres: ¿Terminará su sexenio? ¿O planea irse antes?

Cuatro: El mensaje técnico político del Secretario de Finanzas obedece solamente a las comparecencias programadas para está semana por el Congreso de Oaxaca de titulares de seis dependencias a “fin de que rindan cuentas sobre el ejercicio de la deuda pública, en materia financiera, de salud, educación, obra pública y atención al campo”.

Y también cabe preguntar: Con las comparecencias, ¿el Congreso pretende cumplir con su obligación revisora? ¿Prevenir cualquier situación para llegado el momento de la transición? ¿O se trata de cierta presión para la obtención de recursos adicionales? Hay que tener presente que en noviembre próximo, entra la siguiente Legislatura Local.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario