CRÓNICA POLÍTICA: ¿En puerta más desprendimientos del PRI-Oaxaca para irse a Morena? ¿Y en Morena habrá mudanza? 

*.-La impugnación de Sofía Castro a la precandidatura de Carmelita Ricárdez  .*¿En qué piensa Avilés? *.-Eufrosina con posibilidades de entrar

Rosy RAMALES

Priistas de Oaxaca están como agua para chocolate por la definición de las candidaturas rumbo a las elecciones concurrentes de junio próximo, sobre todo con la definición de las postulaciones de mayoría al Senado y de las pluris a la Cámara de Diputados. 

Máxime cuando definitivamente no habrá coalición PRI-PAN-PRD al Senado en la entidad, así que el priismo no compartirá las candidaturas a los escaños de mayoría, principalmente de la primera fórmula, que de perder y quedar en segundo lugar entra como de primera minoría.

En cuanto a las candidaturas plurinominales a la Cámara Baja, hay decepción en las filas priistas. Porque no fue como en algún momento lo prometió Alejandro Moreno Cárdenas (“Alito”): Que se privilegiaría la militancia probada, el compromiso y la lealtad con el PRI.

La impugnación: Se desató el run-run de que Sofía Castro Ríos impugnó el dictamen interno de precandidatura única a favor de Carmelita Ricárdez Vela para encabezar la primera fórmula priista al Senado en Oaxaca. 

Y no es run-run, sí impugnó en per saltum, directamente ante la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

En el juicio ciudadano, que ya fue admitido y turnado a la ponencia del magistrado Reyes Rodríguez Mondragón, la autoridad responsable es la Comisión Nacional de Procesos Internos del Revolucionario Institucional (PRI).

Sofía Castro argumenta falta de fundamentación y motivación tanto del dictamen mediante el cual se le negó el registro, como del dictamen a favor de Carmelita; incumplimiento de requisitos por parte de Ricárdez Vela, violación a su derecho de audiencia, y omisiones en cuanto a la acción afirmativa indígena.

Además, inequidad en la contienda interna por la condición de Carmelita de presidenta del Comité Directivo Estatal del PRI, cuya renuncia Sofía pone en tela de juicio. 

Ups. A ver si no se le cae la candidatura a Carmelita. El Tribunal podría, incluso, ordenar el registro de ambas como precandidatas para que el órgano interno del PRI decida de manera fundada y motivada aunque casi ya no hay tiempo (el plazo de registro de candidaturas ante el INE empieza el 15 de febrero)…bueno, con eso de que el PRI hace sus procesos de selección fast track

Igual y la Sala Superior no le da la razón a Sofía. Todo depende de la valoración del órgano jurisdiccional en base a la demanda y pruebas presentadas por Castro Ríos.

Mientras la Sala Superior resuelve, la candidatura está en veremos.

El hubiera no existe, pero Carmelita debió separarse de la presidencia estatal del PRI por lo menos desde el momento de la emisión de la convocatoria, para evitar herir a sus compañeras de partido, varias de las cuales (entre ellas Sofía) consideran que llegó a la dirigencia, no para armar estructura electoral, sino para confeccionar su candidatura.

Ahora Carmelita deberá limar asperezas con Sofía y con todas las mujeres priistas que se sientan ofendidas, porque las va a necesitar si queda como candidata. Igual Sofía con Carmelita. Es más, en el PRI deben de ver las impugnaciones internas como algo normal; antes no se daban porque todos obedecía la ‘línea’, ahora pinta para cosa común.

La afortunada. Qué suerte tiene Eufrosina Cruz Mendoza, casi al hilo ha ocupado cargos de elección popular por la vía plurinominal. Ahora la actual diputada federal consigue nuevamente ir en la lista plurinominal del PRI en la Tercera Circunscripción, concretamente en la quinta posición llevando como suplente a Ramona Antonia Chab Caamal.

El acuerdo del PRI subido a estrados no lo precisa, pero seguramente Eufrosina Cruz entró por cuota indígena. Además, goza de la amistad y simpatía de Alito. Incluso ella con frecuencia sube a redes sociales fotos donde aparece con el dirigente nacional priista.

Eufrosina sin duda es una mujer inteligente, audaz, hábil. Sin embargo, va pisando callos e hiriendo susceptibilidades. Mujeres priistas no están nada contentas con su inminente postulación, porque consideran que no responde al compromiso de militancia probada, pues Cruz Mendoza apenas hace seis años se acercó al PRI tras ser expulsada del PAN por haber manifestado su respaldo a José Antonio Meade, entonces candidato presidencial.

Claro, si la coyuntura la coloca en la posibilidad de ser candidata, ni modo que la rechace. 

No obstante, mujeres priistas estiman que esa quinta posición debió ser para quienes tienen toda una vida de militar en el PRI, en las buenas y en las malas.

En fin. Con otro poco de suerte, Eufrosina va a ser nuevamente diputada federal en reelección por representación proporcional. En la elección del 2021, entraron 7 del PRI en la Tercera Circunscripción Plurinominal. Si la votación le da en el 2024, puede que este partido repita en la obtención del mismo número de curules; ella va en lugar 5.

Calculó bien. No se peleó por la candidatura al Senado, cuyo triunfo es incierto para el PRI; incluso el escaño de primera minoría. Y mejor va a la reelección. 

¿Viene un susto? En corrillos priistas cuentan que Alejandro Avilés Álvarez está pensando seriamente en realizar algunas acciones para darle un susto al PRI, debido a las decisiones sobre las candidaturas al Congreso de la Unión: Senado y diputaciones federales. 

Está sentido. Y en parte tiene razón porque no fue considerado para las próximas postulaciones cuando ha sido un militante al pie del cañón, y se la deben por haberlo mandado a perder en la elección de gobernador, sin que haya dejado mal al PRI; obtuvo 287,998, casi la mitad de la votación obtenida por el ganador, Salomón Jara Cruz.

Con esa votación, obtenida prácticamente por sí mismo, por su relación con la militancia de base, le alcanzaría al PRI para obtener la senaduría de primera minoría.

De aquí al registro de candidaturas ante el INE, el PRI todavía puede mover piezas. Incluso, después del registro caben las sustituciones con toda la complejidad que ello implica.

¿Qué estará pensando Avilés? ¿Irse del PRI? ¿A qué partido? ¿A Morena o al Verde? ¿O quedarse, pero no mover ni un dedo a favor?

Veremos qué pasa.

Operación cicatriz. Con todo lo anterior, parece que el presidente en funciones del Comité Directivo Estatal del PRI, Javier Casique, tiene mucha tarea para sanar las heridas de priistas con el sentimiento lastimado por cómo se decidieron las virtuales candidaturas oaxaqueñas al Congreso de la Unión.

Y todavía faltan las definiciones finales al Congreso del Estado, porque dicen que la lista que se filtró a los medios de comunicación no es la definitiva; y a las presidencias municipales.

Javier Casique no es nuevo en este tipo de problemas internos. Parece tener un colmillo afilado. Entonces, a poner manos a la obra.

Y EN MORENA, ¿HABRÁ MUDANZA?

Han tardado bastante en Morena para dar a conocer las definiciones sobre las candidaturas oaxaqueñas al Senado y a la Cámara de Diputados, amén del calendario interno. En otras palabras, el resultado de las encuestas. Casi se les empatan con las decisiones para los cargos locales.

Quizá Morena nacional está calculando que no se le vaya a salir de control la unidad interna y termine en pedazos el partido como en Yucatán, donde Morena optó por postular priistas en vez de corresponder al respaldo de su militancia.

Aunque para encabezar la primera fórmula, ha estado firme Antonino Morales Toledo.

***

rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario