CRÓNICA POLÍTICA: La suerte de Morena frente a los nuevos partidos

Rosy RAMALES

La creación de nuevos partidos políticos de entrada implica menos financiamiento público para los partidos previamente existentes.

ElInstituto Nacional Electoral (INE) ya no repartirá entre siete, sino entre diez partidos la gran bolsa de $7,226,003,636 calculada para 2021: Morena, PAN, PRI, PRD, PT, PVEM, Movimiento Ciudadano y los nuevos PES, Redes Sociales Progresistas y Fuerza Social por México.

Claro, una vez que el Consejo General cumpla con otorgar el registro en los términos ordenados por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), salvo que en el caso de Fuerza Social por México no alcance los parámetros de constitución con la contabilización de cinco asambleas que le habían sido anuladas.

Lo más probable es que sí los alcance.

Dividir la gran bolsa de financiamiento público entre un mayor número de partidos perjudicará las finanzas de los siete anteriores, pues tendrán menos para actividades ordinarias, menos para campañas y menos en franquicias postales y telegráficas.

Ah, además en su momento el financiamiento público mermaría para todos los partidos, porque también tiene destino para las candidaturas independientes que se registren.

Evidentemente, cualquier reducción sería como quitarle un pelo a un gato en el caso de Morena, cuya votación mayoritaria en 2018 le da derecho a la obtención de la cantidad más grande del financiamiento público.

Además, siendo el partido en la Presidencia de la República y con el liderazgo en las cámaras del Congreso de la Unión, tiene más oportunidad de movilización.

En fin, en financiamiento público también aplica la estrategia de “divide y vencerás”.

Buena suerte la de Morena.

CAMBIAR A MORENA POR OTRO PARTIDO

Pero lo que es buena suerte, podría convertirse en muy mala suerte si acaso Morena se fractura de modo irreparable como resultado de la elección de su dirigencia nacional.

Entonces, Andrés Manuel López Obrador puede optar por abandonar Morena y adoptar a uno de los inminentes nuevos partidos políticos, o a los tres sin militar en ninguno.

Para eso se pinta solo. Ya lo hizo cuando siendo militante del PRD, participó con el PT.

Los pleitos entre morenistas lo tienen hasta la coronilla.

Tanto que recientemente mostró su enfado diciendo: “Se hacen las encuestas y se le pregunta la gente ‘¿si fuesen las elecciones por qué partido votarías?’, y ese partido está hasta arriba, o sea, es mucho pueblo para tan poco dirigente, con todo respeto”.

Fue cuando recomendó a los aspirantes a dirigir Morena a no sentirse “indispensables” e “insustituibles”.

Y cómo no estar enfadado con los morenistas, si todos los días no hacen otra cosa más que pelear por el poder, exhibiendo un océano de corrupciones.

CANDIDATOS DE AMLO EN OTROS PARTIDOS

Los pleitos al interior de Morena no terminarán con la elección del presidente del partido, porque junto con las heridas de la encuesta vendrá el proceso de selección de candidatos y candidatas para los cargos de elección popular en las elecciones concurrentes de 2021.

Y cuando en un partido político prevalecen las diferencias, la praxis tribal, judicializan todo en exceso. Entonces, no se descarten largas cadenas impugnativas en la selección de las candidaturas morenistas.

Pero mientras los morenistas se despedazan, AMLO tendría la posibilidad de ubicar candidatos y candidatas en los nuevos partidos políticos, con el consiguiente respaldo total para garantizar el triunfo electoral.

Es un escenario probable, aun cuando tanto el tabasqueño como los nuevos partidos lo nieguen.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario