CRÓNICA POLÍTICA: Licencias o renuncias de funcionarios para candidaturas del PRI…¿qué día?

Rosy RAMALES

Quizá mañana lunes amanezcamos con la noticia de renuncias de algunos funcionarios del gabinete del gobernador Alejandro Murat Hinojosa.

Las primeras del ciclo de dimisiones por aspiraciones electorales.

Porque resulta que la convocatoria del PRI a las diputaciones federales por el principio de mayoría relativa marca plazos de una sui generis fase llamada manifestación de intención para aspirar a una candidatura: 3 de enero para simpatizantes; 4 de enero para militantes.

¿Entonces en esas fechas deben renunciar los funcionarios que aspiran a curul federal?

La convocatoria no es tan explicita. Más bien parece ambigua, quien sabe si por descuido de quienes copian y pegan, o a propósito para marear a simpatizantes y militantes con aspiraciones a la Cámara Baja, o como estrategia para declarar desierta tal fase y designar candidaturas hasta horas antes del registro formal ante el INE.

Claro, o de plano ceñirla tanto que solo puedan manifestar su intención los “palomeados”; o sea, para evitar manifestaciones en cascada. ¿Será? Qué curioso, pues pululan los simpatizantes y militantes que no quieren competir seguros de que van a la derrota. Pero también existen los optimistas, con hambre de triunfo, que consideran que Morena y aliados de huracán categoría 5 en el 2018 a la fecha se han degradado a tormenta tropical (aunque con el riesgo de recobrar fuerza en virtud de los programas sociales).

En fin. Ah, el procedimiento es: Comisión para la Postulación de Candidaturas.

Por lo pronto, para el caso de simpatizantes la Base Octava de la convocatoria señala los requisitos a cumplir, acompañando la solicitud de intención y documentación respectiva; y en la fracción IV exige: Quienes desempefien un puesto de dirigencia partidaria ejecutiva territorial del nivel correspondiente o superior at de la elección, de representación popular o servidor publicó de mando media a superior, deberán solicitar licencia al cargo en los términos legales o al momento de la presentación de la solicitud de registro coma aspirante en el proceso y mantenerse en esa condición, al menos hasta la conclusión del proceso interno”.

¿Y cuál ese momento? Hay quienes entienden que es el 3 de enero (hoy) para los simpatizantes, y 4 de enero para militante.  Pero hay quienes entienden que es hasta el siguiente momento: El 9 de enero, que es la fecha (y solo en tres horas) señalada para la recepción de las solicitudes de pre-registro de aspirantes militantes que manifestaron su intención, así como de aspirantes simpatizantes que obtuvieron acuerdo de autorización de la Comisión Política Permanente del Consejo Político Nacional para las precandidaturas.

Cuánta burocracia, ¿no? Ja, y todavía establecen fechas en días en que todo mundo andaba de asueto por las fiestas decembrinas. Aunque en materia electoral, una vez iniciado el proceso todos los días y horas son hábiles.

Y todavía los someterán a un examen: El 14 de enero, salvo que sean precandidaturas únicas. Pareciera que éstas son las deseadas por el CEN del PRI; vaya así se ahorran las precampañas que quien sabe cómo las harán en tiempos de Covid-19, deberán aplicar el ingenio, estrategia y táctica.

Por cierto, la precampaña será tan breve que quizá hasta pase desapercibida: Iniciará el 21 de enero y concluirá a más tardar el 31 del mismo mes. Evidentemente, el plazo autorizado por el INE empezó desde la semana pasada, pero como es derecho de los partidos pueden iniciar cuando quieran.

Ah, antes y previo al examen, viene el registro de candidaturas: El 17 de enero. Y ahí un detalle: Hay quienes dicen que es hasta esta fecha cuando las y los aspirantes deben solicitar la licencia al cargo público o partidista (los representantes populares no estarían obligados).

Pero hay que leer las letras chiquitas. Las convocatorias siempre son redactadas con cierta maña.

Por ejemplo, para el caso de militantes aspirantes hasta el momento del pre-registro les piden acompañar la documentación respectiva de los requisitos exigidos, enlistando también la solicitud de licencia al cargo público y partidario.

Además de la declaración patrimonial y acta de entrega recepción del último cargo, así como la documentación probatoria de no ser deudor alimentario o de no haber perdido el modo honesto de vivir por violencia política de género, etc. (Esto también lo exigen a simpatizantes).

Uf.

Así que fíjense cuál es el momento exacto para presentar la licencia, no sea que por presentarla tardíamente se conviertan en inelegibles. Incluso, opositores (internos y externos) deben estar estudiando la convocatoria para impugnar en su caso.

¿CUÁNDO LA RENUNCIADERA?

Entonces ¿cuándo empieza la renunciadera de funcionarios donde el PRI es gobierno? Pues quizá desde mañana lunes tratándose de militantes; eso sí de esta quincena no pasa, salvo que mediante estrategias (como declarar desiertas las solicitudes) se vayan hasta el último minuto para formalizar las candidaturas ante el INE.

Bueno, la convocatoria a las diputaciones federales exige licencia a secas. Pero el gobernador Alejandro Murat puede aprovechar y pedirles su renuncia. Algo así como: “¿Quieren ser candidatos o candidatas? Pues ahuecando el ala”.

¿Y cómo qué funcionarios irían para las diputaciones federales? Pues los priistas han guardado celosamente los nombres (¿o será que en realidad no tienen prospectos?), pero según dicen algunos son: Gabriel Cué Navarro, actual Secretario de Desarrollo Agropecuario, para el distrito de Tuxtepec, o Chester; Yolanda Martínez (Secretaria del Bienestar), para Huajuapan, aunque también puede inscribirse Narcedalia Ramírez Pineda.

Los que vayan a ser candidatos o candidatas, una vez manifestada la intención cuídense de no incurrir en actos anticipados porque según la gravedad del caso hasta pueden negarles el registro.

Ah, y si no manifiestan su intención, quedan fuera del proceso interno.

¿Y PARA LAS DIPUTACIONES LOCALES Y PRESIDENCIAS MUNICIPALES?

Será quincena de renunciadera, salvo que por alguna razón se vayan hasta horas antes del registro formal ante el INE.

La dirigencia estatal del PRI ya emitió sendas convocatorias al proceso interno para seleccionar y postular las candidaturas a las diputaciones locales y a las presidencias municipales de los municipios por régimen partidista.

Chinguenguenchones. La emitieron la noche del uno de enero, día de asueto, trasnochada y cruda. Pocos se enteraron, quizá solo los interesados o tal vez nada más las y los “palomeados”.

También por el procedimiento Comisión para la Postulación de Candidaturas, que no es otra cosa que la designación pero con muchas vueltas y burocracia; en otras palabras, el “dedazo”.

Tanto para las diputaciones locales como para las presidencias municipales, las convocatorias respectivas marcan fechas y plazos paralelos, por ejemplo:

Pre-registro de aspirantes: 12 de enero. Registro de precandidaturas: 21 del mes en curso previo examen, salvo que se trate de precandidaturas únicas. Previamente un examen. Y la precampaña del 24 al 31 de enero.

¿Y quiénes van? Eso sí está en chino, porque las “estrellas” de la cúpula priista nada más no pegaron en la preferencia electoral. Creyeron que al cuarto para las doce iban a posicionarse en el ánimo interno y externo pintando rayitas en banquetas y cinta asfáltica, teniendo reuniones vecinales con un montón de pretextos que ni al caso con la función que desempeñan en el gabinete.

Vaya, la pandemia les cayó como anillo al dedo porque no tuvieron que saludar de mano a la gente pobre.

En fin, la chiquillada nada más no salió bien en las encuestas. Aunque claro, hay que combinar experiencia y juventud. Nada más no quieran meter las candidaturas de las “estrellas” como plurinominales y mientras que quienes sí merecen los cargos populares se partan el lomo buscando votos. Sería inequitativo.

Ahhh. Curiosamente las convocatorias para las elecciones locales no refiere a los simpatizantes aspirantes. ¿Los dejan fuera?

No precisamente, porque en la convocatoria a las diputaciones por el principio de mayoría relativa enlista los 25 distritos electorales locales, y en la de presidencias municipales enlista los 153 municipios que electoralmente se rigen por partidos políticos; pero en ambos casos advierte que en caso de haber coalición, el procedimiento se ajustará.

Entonces, quiere decir que quienes no son priistas (o dejaron de serlo) puede entrar vía coalición. ¿Y si no se da? Pues que se afilien o que se afilien de nuevo.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario