CRÓNICA POLÍTICA: Morena, la tercera es la vencida; o se une o se parte

Rosy RAMALES

Mañana jueves 22 de octubre concluye el levantamiento de la tercera y última encuesta para determinar al ganador de la presidencia nacional de Morena, entre los diputados federales Mario Delgado Carrillo y Porfirio Muñoz Ledo.

Y entonces veremos qué pasa con Morena: Si el resultado unifica y da institucionalidad al partido o termina por fracturarlo de modo irreparable.

Los resultados electorales de Coahuila y de Hidalgo, sobre todo de la primera entidad donde Morena no ganó ni un distrito, reflejan la catástrofe de la división interna, malas candidaturas y un ejercicio de gobierno federal que lastima a mexicanos y mexicanas.

Un escenario que de repetirse sería el cataclismo morenista en las elecciones de 2021.

Por lo pronto lo primero: El desempate entre Mario y Porfirio, aunque moralmente éste haya ganado la encuesta de reconocimiento y la encuesta abierta aun por décimas.

Un desempate cuyo resultado a favor de cualquiera de los dos competidores no garantiza la unidad de Morena, a menos de que el perdedor asuma la derrota convencido de la misma negociando para su grupo político la mitad de las carteras del Comité Nacional.

De algún modo es menester darle estabilidad a Morena. Además, justo sería compartir la dirección nacional cuando ambos casi tuvieron la misma preferencia en la primera encuesta abierta. En otras palabras: Las minorías internas también cuentan.

Y una vez unidos y estables poner manos a la obra en la organización interna rumbo a las elecciones concurrentes de 2021 para ir nuevamente por la mayoría de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión junto con los partidos satélites…perdón, aliados.

Sería el escenario ideal para Morena.

Sin embargo, hasta el momento es impredecible el comportamiento del morenismo derrotado en la elección de la dirigencia nacional; incluso, del candidato perdedor.

Para Porfirio sería un duro golpe. Pero quizá como estadista asuma la derrota y se cuadre, no a Mario, sino a la institucionalidad de Morena y a sus convicciones ideológicas, pues ni duda cabe de que Muñoz Ledo es referente en la transición democrática mexicana.

Porfirio tiene muy clara la necesidad de su partido. Lo escribió en Twitter:

¿Y si no se cuadra? El escenario cabe, porque Porfirio es ingobernable. Entonces, quizá venga el cisma interno y definitivamente se proclame presidente legítimo de Morena.

Y ni para que Andrés Manuel López Obrador como líder moral del partido le llame la atención, porque él puso el ejemplo en 2006 cuando se proclamó Presidente Legítimo de México tras perder las elecciones frente al entonces panista Felipe Calderón Hinojosa.

Pero también cabe otro escenario: Que Porfirio se haga a un lado sin el menor escándalo, lo cual también implicaría cierto riesgo para Morena ante la incertidumbre de los planes de Muñoz Ledo.

Y ojo, no solo es Porfirio; es el grupo político atrás de él.

Un final feliz para Morena sería el desempate a favor de Muñoz Ledo como resultado de la tercera encuesta. Porque hasta donde se sabe, sería más fácil controlar a Mario Delgado; por algo se ha ganado apulso la identificación como “el candidato oficial”.

Mario nunca se iría de Morena; Porfirio sí, porque él ya pasó a la historia sin nada qué perder; además tampoco aspira a otro cargo partidista o de elección popular.

Mario necesita de Morena, Porfirio ya no, incluso, puede optar por abandonar al partido sin que le afecte en nada la dimisión.

Mario vive a la sombra de AMLO, Porfirio no; éste tiene luz propia.

En fin, Morena se encuentra a horas de conocer su destino inmediato. La tercera encuesta se cierra mañana, y a más tardar el 24 de octubre se presentará el informe de resultados ante la Comisión de Prerrogativas y Partidos Políticos del Instituto Nacional Electoral (INE).

Para concluir el proceso de elección de Morena a través de una encuesta abierta mandatada por la Sala Superior del Tribunal Electoral de la Federación. Y concluir es un decir, porque tampoco se descartan impugnaciones al resultado de la encuesta.

ENDURECIMIENTO FISCAL

El Paquete Económico Federal 2021 trae medidas de endurecimiento fiscal para conseguir más recaudación pero sin aumentar la base de contribuyentes.

O sea, el gobierno va por exprimir más a quienes ya contribuyen, no con más impuestos, pero sí con medidas fiscales severas.

Y ojalá la recaudación tenga como destino el desarrollo del país, y no fines electorales.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario