CRÓNICA POLÍTICA: ¿Quién protege al agresor intelectual de la saxofonista?

Rosy RAMALES

En la entrevista con Fernanda Familiar, Silvia Ríos Ortiz revela datos interesantes sobre el presunto autor intelectual del ataque con ácido a su hermana María Elena, saxofonista de la mixteca oaxaqueña; ataque ocurrido alrededor de hace 90 días.

Datos como los siguientes: Que Juan Antonio Vera Carrizal días después de la agresión, fue invitado especial en Palacio Nacional durante el Grito de Independencia del pasado 15 de septiembre, sin ser un funcionario público.

Y sin ser militante de Morena. ¿O ya se afilió al partido de moda? Todavía en el 2018 Vera Carrizal fue candidato a diputado federal por la coalición “Todos por México” en el Distrito 03, con cabecera en Huajuapan de León, vía el PVEM.

Aunque en ese año para poder competir pidió licencia como diputado de la Legislatura Local, de la bancada del PRI por el distrito con cabecera en el mismo municipio mixteco. Por cierto, nunca se distinguió por su trabajo legislativo.

Cuando se busca el poder por el poder, da lo mismo un partido que otro.

En una entrevista de Oaxaca Político publicada en Facebook el seis de noviembre de 2016 le preguntan:  ¿Y por qué diputado (local) por el PRI?” Y él contesta: Pues es el partido que tiene más estructura; me la ofrecieron el PRD, PAN, Nueva Alianza y Morena. Incluso, Morena me ofreció la diputación federal y el PAN la presidencia municipal de Huajuapan de León; pero dije ‘no, porque soy simpatizante del PRI desde hace mucho tiempo’.”

Para el 2018 pensó distinto porque fue candidato vía Partido Verde, quizá sin otra opción por el reparto de distritos entre los partidos de la coalición “Todos por México”. Y al prominente empresario Vera Carrizal no le alcanzó su fortuna para ganar; perdió frente a Margarita García García de la coalición Morena-PT-PS, quien obtuvo más de 92 mil votos contra 34 mil de él.

¿Perdió o se dejó ganar?

Ahora Vera Carrizal hasta fue invitado a la ceremonia de un Gobierno Federal emanado de Morena. Qué extraño, ¿no? Aunque en política hasta lo ilógico tiene lógica, y nada es casualidad, sino causalidad.

¿Lo invitó el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador? ¿Algún miembro del gabinete legal o ampliado, donde hay varios oaxaqueños? ¿Lo invitó alguna cámara empresarial? ¿Algún padrino político? ¿O fue de colado? ¿O es imaginación de la hermana de la saxofonista?

Hablado de padrinos; el de Vera Carrizal ha de ser muy poderoso, pues a pesar de haber sido señalado por la víctima como presunto autor intelectual del ataque con ácido, nada ha pasado; es más, en Oaxaca hay un extraño silencio en torno al tema en las esferas del poder de todas las ideologías.

Los diputados locales de la LXIV Legislatura del Congreso Local, donde es mayoría Morena, apenas reaccionaron anunciando próximas reformas al Código Penal para tipificar la agresión por motivos de género con sustancias químicas o corrosivas y con ello provoque deformaciones o cicatrices a la víctima, con una pena de hasta quince años de prisión.

Y reaccionaron ante la presión nacional, que si no, siguen haciendo mutis.

Ah, y al final el comunicado –que, por cierto, no circuló por la vía institucional—dice: “El Congreso del Estado ha reconocido el escenario violento contra las mujeres de Oaxaca, además de condenar agresiones como la que fue objeto la saxofonista oaxaqueña María Elena Ríos, sumamos esfuerzos para sancionar estos ataques”.

¿Un párrafo al final qué representa?

Un pronunciamiento o acción contundente no la hay por parte de autoridades locales o instituciones autónomas. Nada más se ha escuchado la voz de ONG’S y de defensoras de derechos humanos como Yesica Sánchez Maya.

¿Qué pasaría si alguna de las mujeres empoderadas de Oaxaca o a nivel nacional hubiese sido la víctima del rociado de ácido en todo su cuerpo por parte de determinado sujeto (quizá gatillero a sueldo)?

Uy, los autores material e intelectual habrían sido detenidos y procesados sin dilación alguna. Es más, si la agredida tuviese militancia –sobre todo en la denominada izquierda—ya hubiesen hecho un mega escándalo acusando hasta crimen político.

¿Entonces sí hubiese actuado la súper delegada en Oaxaca, Nancy Ortiz?

En la página Fernanda Familiar se asienta que la “hermana de la joven () aseguró que durante una visita del presidente Andrés Manuel López Obrador a la Mixteca, ella logró acercarse él y darle su petición. ‘Buscó a un personal de él, entre ellos la Delegada de la Secretaría de Bienestar Social de Oaxaca y le encargó que viera mi asunto’, contó Silvia.”

“La funcionaria, Nancy Ortiz Cabrera, le solicitó que enviara toda la información que pudiera sobre el caso, pero después de varios días dejó de contestar sus mensajes y hasta la bloqueó.”

Así las cosas.

También cabe preguntar: Si la víctima fuese política o una mujer de renombre en otra área, ¿entonces sí veríamos la acción contundente de la titular de la Secretaría de la Mujer Oaxaqueña, Ana Vázquez Colmenares? Aunque e veces ella tiene la mejor disposición, pero los asuntos políticos o presupuestales la atan de manos.

O entonces ¿sí saldrían a pronunciarse las diputadas locales, las diputadas federales, y todas las mujeres oaxaqueñas empoderadas? Vaya, mejor legisladoras de la Ciudad de México han solicitado toda la atención para María Elena Ríos Ortiz.

NADIE ES CULPABLE

Ciertamente, atendiendo a principios procesales penales, nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario; hay presunción de inocencia.

Y lógicamente, el político y empresario Vera Carrizal ha negado rotundamente ser el autor intelectual del ataque con ácido a la saxofonista, con quien habría sostenido una relación laboral y de noviazgo, “pero que terminó por las agresiones y el machismo del señor”, según narra la hermana de la víctima en la entrevista con Fernanda Familiar.

Pero la culpabilidad o la inocencia la tendría que determinar la autoridad competente, siguiendo un debido proceso. ¿Se hará?

Y aunque se haga, la conclusión quien sabe si sea a favor de la víctima. Y si fuese a favor, los autores material e intelectual de la agresión seguirían el proceso en libertad y, en todo caso, la pena sería mínima, pues ¿por qué delito serían acusados? Por lesiones, porque hasta el momento a nivel local no existe el tipo penal para sancionar la agresión con ácido.

La propuesta de reformas al Código Penal de Oaxaca llegó tarde. Es más, se queda corta en la sanción.

Hay un famoso dicho que reza: “El que nada debe, nada teme”. Por tanto, Vera Carrizal debería ponerse a disposición de las autoridades competentes para las indagatorias correspondientes y demostrar la inocencia que argumenta.

LE DESTROZARON LA VIDA

Con el ácido el autor material destrozó la cara y el cuerpo de la saxofonista de la mixteca oaxaqueña María Elena Ríos, pero el autor intelectual le destrozó la vida.

Conforme a la versión de su hermana, la situación de María Elena es la siguiente:

“Es la segunda intervención quirúrgica que tiene y se le cayeron nuevamente los injertos de sus brazos. Ella necesita una reconstrucción de párpados, nariz, boca, cuello, brazos, pecho, piernas. Mal porque ya es la segunda vez que le injertan piel de su misma piel y cada vez las piernas están más dañadas y ni siquiera saben de dónde quitarle más piel. Mal porque en este caso cayó en depresión…”

¡Imagínense! Y pregúntense: ¿Qué merecen los autores?

No fuera la familiar o la consorte de algún poderoso porque entonces sí la enviaban a Estados Unidos a recibir atención médica.

(Imagen: Cortesía)

( Sitios de donde tomamos datos  https://fernandafamiliar.soy/noticias/nacional/ella-me-dice-que-le-truncaron-su-sueno-que-no-sabe-para-que-vive-hermana-de-saxofonista-atacada-con-acido/

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario