EN OTRO CANAL: El interesante 2020

Armando REYES VIGUERAS

El año que inicia, el 2020, a pesar de los pronósticos negativos en materia de crecimiento económico o por la polarización que se vive en el plano político, será un periodo muy interesante para analizar y revisar, pues la agenda está cargada de temas que merecerán nuestra atención.

12 meses de atención

Con la llegada de un nuevo año, muchos son los que lanzan pronósticos para los 12 meses por venir. Pero atinar o fallar es cosa que se olvida pronto pues no hay seguimiento en este particular, por lo que ofrecemos a nuestros lectores una serie de temas que creemos serán los que deben seguirse en los próximos 365 días.

En el plano político hay que seguirle la pista a lo que suceda al interior de Morena, pues el movimiento que llevó a López Obrador a la presidencia puede convertirse en una piedra en el zapato para el proyecto político del mandatario.

Si los problemas internos continúan, en particular en el contexto de la renovación de su dirigencia nacional, la puerta a la división interna podría abrirse con un mal resultado en la elección de 2021.

De igual manera, habrá que estar pendiente de si hay o no cambios en el gabinete, pues para el tabasqueño resulta muy difícil gobernar con un equipo que solo aparece cuando el presidente da conferencia de prensa.

Y acerca de las conferencias mañaneras, habrá que revisar si están llegando a su límite, pues la novedad ha pasado y es poco lo que ofrecen, en materia de comunicación social, para la ciudadanía, pese al gran esfuerzo que se hace en redes sociales para difundir lo que ahí se dice.

También habrá que revisar el desgaste que está sufriendo el propio López Obrador, pues el ser el centro de todo lo que tiene que ver con el gobierno federal, el principal vocero y activo de su movimiento tiene un costo, y salir casi a diario le podría pasar factura muy pronto.

Son muchos los temas en los que el presidente se ha metido en polémica, ya sea porque no ofrece pruebas de sus dichos, porque hay otros datos o porque la gente se empieza a dar cuenta de sus mentiras, pero es un hecho que cada vez hay más desencantados con la manera en que están haciendo las cosas y cómo no se están cumpliendo las promesas de campaña.

Así, será cada día más costoso sostener eso de que como gobierno ”somos diferentes», como la gusta proclamar a López Obrador.

Otro aspecto de este tema tiene que ver con la posibilidad de que el presidente acepte que ha cometido un error, ya sea con las cifras que cita, con los proyectos de su gobierno, la promesa de crecer al 4% y algunos más.

Por lo que toca a la oposición, habrá que ver si es otro año perdido para ella o si por fin saldrá del letargo en que se encuentra y ofrecerá un proyecto atractivo a la ciudadanía.

Quizá una de las preguntas centrales en esto que acaba de leer, es si surgirá –por fin– un líder opositor que haga contrapeso a López Obrador.

En el ámbito económico, hay varios temas a los que debemos dar seguimiento.

Habrá que ver los efectos producidos por el ajuste al IVA en la frontera norte, además del aumento al salario mínimo –en particular en dicha frontera–, así como el manejo de las finanzas públicas, pues de seguir como hasta ahora se puede prever un bajo crecimiento económico para el año que inicia.

Pemex también estará en la mira, pues sigue pendiente lo del grado de inversión de la paraestatal, ya que de perderlo afectaría al propio gobierno federal.

Otro aspecto que debemos revisar en los primeros meses del 2020, es cómo justificará el nulo crecimiento del 2019 pese a las promesas de que se haría al 2%, pues para muchos analistas la falta de pericia de la actual administración es parte de la explicación de este resultado, sobre todo porque Estados Unidos ha tenido buenos números en esta materia.

Y ya que hablamos de nuestro vecino del norte, no hay que olvidar que será un año electoral y México puede convertirse en tema de campaña –con las repercusiones que esto implica–, lo cual no solo puede afectar la relación bilateral, sino también la marcha de nuestra economía, la cual puede verse afectada también por el Brexit y la guerra comercial China-Estados Unidos.

Para cerrar este apartado, otro aspecto sobre el que hay que poner atención es qué pasará con los proyectos de infraestructura, en especial si se echarán a andar junto a la iniciativa privada –la cual pese a los discursos sigue desconfiando del gobierno de López Obrador–, y el futuro de los propios proyectos del lopezobradorismo como es el Tren Maya, la refinería en Dos Bocas y el aeropuerto en Santa Lucia.

En el apartado de los medios de comunicación, podría darse la quiebra o desaparición de medios con décadas de historia, gracias a la política de no abrir el presupuesto de publicidad oficial, misma que también es un arma para acallar la crítica.

El surgimiento de nuevas publicaciones que son afines al actual régimen, es prueba de que la estrategia de controlar las voces opositoras en estos espacios ha funcionado.

@AReyesVigueras

Deja un comentario