ANÁLISIS A FONDO: Demoledora, la ventaja de Claudia

 Un 52% por encima de Xóchitl Gálvez

Francisco GÓMEZ MAZA

Nadie de quienes tienen sentido común duda de que Demotecnia es, desde hace ya años, una de las encuestadoras más reconocidas en México y América Latina. Gracias a su modelo de inercia y circunstancia, midió con gran precisión el triunfo del Partido Acción Nacional con Vicente Fox a la presidencia del año 2000, y el de José Luis Rodríguez Zapatero en España, en 2004. La más reciente medición realizada por los herederos de María de las Heras descubre a la derecha y la ultraderecha mexicana por los suelos y en abierta caída hacia un despeñadero – nada qué ver con las preferencias de los votantes argentinos – y yo agregaría que, en buena medida, por la arrogante ignorancia electoral de los cabecillas del PRIAN y la ingenuidad supina de Xóchitl Gálvez, la candidata presidencial.

Llamó la atención de quienes vieron y analizaron la encuesta estos números: Sheinbaum, 66%; Gálvez, 14%. Pero con la aprobación de AMLO, la encuesta plantea una catástrofe opositora: 79%. A la fortaleza de Sheinbaum se le suma la propia que tiene el presidente Andrés Manuel López Obrador. De las Heras le da un 79 por ciento de aprobación en este ejercicio de noviembre; la desaprobación se mantuvo en el 15 por ciento.

La ventaja que mantiene Claudia Sheinbaum Pardo, virtual candidata de Morena a la Presidencia de la República en 2024, es aún más grande y definitiva sobre Xóchitl Gálvez, con un Samuel García, del también opositor Movimiento Ciudadano, en un anecdótico tercer sitio. De acuerdo con la encuesta realizada por De las Heras en el ámbito nacional, entre el 10 y el 13 de noviembre, y retomada por el digital, Sin embargo, que dirigen Álvaro Delgado y Alejandro Páez, la ex jefa de Gobierno capta el 66 por ciento de las preferencias, con Gálvez con 14 por ciento; es decir, 52 puntos porcentuales de ventaja. García aparece con un 6 por ciento y Eduardo Verástegui, el aspirante independiente de la ultraderecha y el Yunque, con dos por ciento.

En el índice de reconocimiento público, Sheinbaum tiene un 71 por ciento, por un 51 por ciento de Gálvez: esa es quizá su mejor opción para mejorar sus números y reducir la brecha con la morenista, ya que la mitad de la gente no la conoce, según este ejercicio demo técnico. Pero, aun así, entre los que la conocen tiene la mayoría de opiniones negativas (50 por ciento), por 37 por ciento en contra que tienen García y Verástegui.

La ventaja de Sheinbaum sobre Gálvez es amplia según esta encuesta. Foto: De las Heras

A la fortaleza de Sheinbaum se le suma la propia que tiene el presidente Andrés Manuel López Obrador. De las Heras le da un 79 por ciento de aprobación en este ejercicio de noviembre, su mejor cifra desde abril, cuando estuvo en 80 por ciento. La desaprobación se mantuvo en el 15 por ciento. Así que la señora Xóchitl Gálvez, en unión de su equipo de campaña electoral y el Frente Amplio por México, que aglutina al PAN (el único partido político de la derecha), al PRI y al PRD, es un desastre electoral. No tiene por dónde imaginar siquiera que podría dar una batalla digna a la candidata de Morena, el Partido del Trabajo y el Verde Ecologista. Por donde se le vea está muerta. Y si se le añade el modito de discurrir de Gálvez, su lenguaje florido, pedante y cochino, las cosas empeoran. Un dato aterrador: la mitad de los simpatizantes que la conocen dicen que nunca votarían por ella. 

En contra, Claudia Sheinbaum se registró este domingo pasado, 19 de noviembre, como precandidata de Morena, PT y Verde a la Presidencia de la República, acto en el que se declaró ni populista ni comunista, sino sencillamente humanista, “que amamos a nuestra patria y tenemos un profundo amor al pueblo de México. Nos indigna la desigualdad y la pobreza y lucharemos hasta el último día de nuestra vida porque las y los mexicanos puedan comer tres veces al día comida saludable; puedan tener acceso a la educación, a la salud, al vestido y a la vivienda. No creemos en el consumismo ni el poder del dinero; no nos arrodillamos frente al poderoso. Vamos a estar a la altura de las circunstancias”, expuso.

Mientras Sheinbaum se registraba como candidata única, su eventual “rival” del PAN-PRI-PRD lo hacía en un hotel de la Ciudad de México. ¡presidenta! ¡presidenta!”. Estos son los gritos con los que recibieron decenas de militantes de Morena y gobernadores del partido a Claudia Sheinbaum Pardo, quien obtuvo su constancia de precandidata oficial para competir por la Presidencia de la República en las elecciones de 2024 por parte del oficialismo, mientras que su eventual rival del PAN-PRI-PRD, Xóchitl Gálvez, realizaba a su vez su registro con el tricolor en un hotel de la Ciudad de México. En el Word TRADE Center, los ánimos de simpatizantes morenistas eran de celebración y fiesta, pues entre mariachi y aplausos felicitaron a la ex jefa de Gobierno de la Ciudad de México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *