ANDARES POLÍTICOS: Barbarie y caos en la Ciudad de México

Benjamín TORRES UBALLE

Gobernar la Ciudad de México es una tarea muy compleja. Hacerlo en tiempo convulsos y de pandemia lo es más. Actualmente en la capital de la República se han agudizado problemas ya de por sí muy graves. Las manifestaciones feministas se tornaron más frecuentes y más virulentas ante la pasividad de las autoridades capitalinas que se concretan a mirar cómo vandalizan propiedad privada y pública. Más allá de los legítimos reclamos de justicia por tanto feminicidio y violencia en contra de las mujeres, es innegable que el Estado de derecho quedó reducido a una utopía.

En semanas recientes, la noticia de que dos niños mazahuas fueron torturados, asesinados y descuartizados en el Centro Histórico cimbró a la opinión pública. Días después, un par de adolescentes fueron aprehendidos cuando arrastraban una maleta con el cuerpo de un menor en el interior; la víctima había sido plagiada y como su familia no pudo pagar el rescate, lo asesinaron.

Pero el horror no para. Este domingo, un chico de 14 años de edad mató a dos primos y apuñaló a dos personas más. ¿Qué está sucediendo con los niños en la capital del país gobernada por Claudia Sheinbaum Pardo? ¿Qué pasa si, ante la tragedia infantil, la jefa de Gobierno se ve obligada por los familiares a ofrecer disculpas? Es evidente que la delincuencia rebasó al gobierno capitalino.

La doctora Sheinbaum Pardo es probablemente una mujer de buenas intenciones, pero eso no basta para dirigir una metrópoli tan complicada. Aún con señalamientos por el colapso del Colegio Rébsamen durante el sismo del 2017, en el que fallecieron 19 niños y siete adultos, cuando ella era la jefa delegacional en Tlalpan, hoy, parece atada irremediablemente a la voluntad política de Andrés Manuel López Obrador, de quien es incondicional desde hace muchos años, quizás por eso no ha declarado semáforo rojo en CDMX, a pesar de la alarmante alza de contagios por Covid-19.

Candidateada por algunos para contender por la Presidencia de la República en 2024 y apoyada en la cercanía y afectos con el Presidente, así como con la esposa de éste, doña Claudia es cuidadosa en extremo para no tomar decisiones que le representen un costo político alto. No obstante, muchas de sus determinaciones le van restando, por necesidad, simpatías entre la ciudadanía. La inseguridad es un pasivo enorme. Por ejemplo, es difícil que los votantes olviden la balacera en la Lomas de Chapultepec donde atentaron en contra del jefe de Policía, Omar García Harfuch.

Tampoco es favorable ante la opinión pública, que su exsecretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Horta Martínez, esté prófugo acusado de delincuencia organizada. Las investigaciones ya estaban en curso cuando Sheinbaum designó a Horta al frente de la Policía en la Ciudad de México. ¿Descuido, ignorancia, o incapacidad?, ¿cuál fue la razón para dicho nombramiento?

De acuerdo a datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, en los primeros nueve meses del año, la Ciudad de México ocupó el segundo lugar en la incidencia delictiva nacional con 145,031 presuntos delitos denunciados. Un sitio que nada ayuda a los ciudadanos ni a la imagen de Claudia Sheinbaum pues exhibe una estrategia fallida para disminuir la altísima cantidad de hechos delictivos que a diario se cometen en la urbe, sede de los poderes políticos.

Andrés Manuel López Obrador, exigió públicamente “lealtad ciega” a su proyecto de transformación. A ese “proyecto transformador” pertenece la señora Sheinbaum, y es justamente donde tiene explicación el límite que se impone la jefa de Gobierno para evitar la toma de decisiones que pudieran incomodar a su jefe y padrino político. Sin embargo, la hoy dócil funcionaria deberá adoptar una posición independiente respecto al Ejecutivo conforme se acerca la hora de las definiciones para establecer la candidatura morenista que luchará por la silla presidencial en 2024.

Parece lejana la contienda electoral, pero en términos políticos no lo es. Es más, ya está gestándose, de manera temprana. Marcelo Ebrard, el candidato más fuerte en las filas de Morena rumbo a la disputa presidencial, ya se adelantó al resto de sus posibles adversarios al colocar al frente del partido a Mario Delgado Carrillo, uno de sus más leales. Así que, si Claudia Sheinbaum desea aspirar en serio a la candidatura morenista, debe dar un golpe de timón en su gestión de gobierno y poner orden en materia de seguridad y meter en cintura a quienes se pasan por el arco del triunfo las disposiciones sanitarias. Un gobernante que no toma decisiones en favor de las mayorías por temor o cálculo político, tarde o temprano paga las consecuencias. ¿Querrá hacerlo doña Claudia?

STATU QUO

Muy mal la están pasando en Tabasco, Chiapas y Veracruz por las inundaciones. El gobierno federal se ha visto muy lento para auxiliar a la población en la medida y oportunidad que la tragedia exige. Nuevamente es la sociedad civil quien ha salido en ayuda de los afectados. AMLO admitió este domingo que se optó por no inundar Villahermosa, pero sí comunidades indígenas, es decir, afectar a los más pobres. Así la congruencia, cuando se ha insistido en Palacio Nacional, de lo contrario.

@BTU15 

Deja un comentario