ANDARES POLÍTICOS: México: Benito Bodoque, demagogia, y muerte

Benjamín TORRES UBALLE

En medio de una inmoral y grotesca serie de distractores gubernamentales, la pandemia por Covid-19 arrasa a un amplio sector de la sociedad. Con más de 140 mil muertos reconocidos oficialmente a causa de la perniciosa enfermedad, México ocupa el cuarto lugar mundial en esa clase de fallecimientos, aunque al ritmo que avanzan los contagios, en breve podría ubicarse en el tercero.

Los hospitales en la Ciudad de México y el Estado de México están saturados; personas muriendo por la covid en sus casas debido a la falta de espacio en los hospitales públicos y privados. La alta tasa de mortalidad en las instituciones médicas del gobierno son otro factor que inhibe acudir a ellas. Falta del equipo necesario, escasez de medicinas adecuadas, personal sanitario cansado, son otros elementos que, en conjunto, no han permitido frenar la mortal avalancha de muertes.

Así, día tras día, la tragedia alcanza a más ciudadanos y los devora sin contemplaciones. Mientras, las dichosas vacunas de Pfizer-BioNTech van llegando a cuentagotas en medio de una triunfalista alharaca oficial cargada de indecente demagogia con insoportable tufo electorero. A la ridícula velocidad con la cual se está vacunando a la población, miles de ciudadanos habrán de morir aún.

No obstante, a la hora de vacunar, existen prioridades, privilegios pues. Así, nos hemos enterado de abyectos funcionarios y políticos que han logrado el biológico cuando no les toca o no están en áreas de atención covid (bit.ly/3nT37sy). Pero no es todo lo vergonzoso, los llamados siervos de la nación, del “ejército” morenista, serán de los primeros en ser inmunizados; insistimos, se privilegian los intereses del señor Presidente, antes que los adultos mayores y la totalidad del personal médico.    

Pero en tanto una de las peores desgracias se ensaña con los mexicanos, la frivolidad se exacerba en quienes han fallado en la prevención, contención y atención de la pandemia. El discurso oficialista, ante la carencia de resultados favorables, pasó de las agresiones a sus críticos, a la ligereza política y la futilidad en el trabajo gubernamental. El uso de Benito Bodoque, el caricaturesco personaje, exhibe las graves limitaciones e indigencia política al frente del Estado.

Tanta ruindad se da también cuando de manera insensible, en medio del infortunio que sufren muchísimas personas del pueblo “bueno y sabio”, se presume un divertimento en el campo de juego del deporte favorito, al cual, por cierto, se le asignaron 89 millones de pesos que beneficiarán al equipo de cierto hermano incómodo. Como Raúl Salinas de Gortari, durante el fatídico salinato.

Igual de condenable resulta beneficiarse cuando se está en el poder, mediante un sospechoso plan de mejoramiento urbano en Palenque, Chiapas, que incrementará sustancialmente la plusvalía de una propiedad (bit.ly/3iiKOM6). Lo es más, por la brutal incongruencia que hace trizas una muy deteriorada y desprestigiada bandera de la honestidad republicana. Nada más hipócrita y falso.

México, afortunadamente, cuenta con una participación ciudadana más amplia y eficaz, altamente sensible a las decisiones –buenas y malas- de quienes ostentan el poder. Hoy, nada pasa desapercibido para los gobernados, por eso, intentar engañarlos, es tirarse al vació llevando a las espaldas un enorme saco de mentiras, burlas y promesas incumplidas.

A pasos gigantescos se perdió la credibilidad en un político que generó altas expectativas en un amplio sector social. Efectivamente, usando sus mismas palabras, el pueblo de México no es tonto, el pueblo es sabio, muy sabio y pronto se dio cuenta del error que cometió en las urnas el 1 de julio del 2018. Muchos de quienes se equivocaron en el sufragio, desean corregir.

Hay que recalcarlo, la sociedad llegó a límites de hartazgo muy peligrosos por la incapacidad gubernamental de solucionar el tema de la pandemia, la cual aumentará la pobreza en el país y ampliará la ya de por sí profunda brecha de la desigualdad. Pronto no habrá recursos públicos que alcancen para sostener las dádivas gubernamentales destinadas a sus bases electorales cuyo enojo social ha podido ser contenido al más puro estilo del PRI: a base de dinero público y mucho circo.

Otro acto de populismo total, son las declaraciones este domingo del Jefe del Ejecutivo: “México acepta que ONU priorice vacuna anticovid de Pfizer a países pobres”, es decir, bajo ese mandato de Naciones Unidas, nuestro país recibirá menos dosis de la anticovid-19. Se convierte en realidad lo que advertimos en este espacio: el gobierno morenista carece de la fuerza para obtener mejores y más cantidades de la vacuna. Simplemente vamos como los cangrejos. Lo que sí avanza, nos asegura personal médico , es el inmoral Código Azul en hospitales que atienden la covid-19.

STATU QUO

En otra de las decisiones incendiarias del gobierno morenista, la FGR exoneró al exsecretario de la Defensa, general Salvador Cienfuegos, de los cargos fincados en Estados Unidos. La fúrica reacción estadunidense no se hizo esperar: ya amenazaron con reanudar la persecución del militar en retiro.

Confrontarse con los gringos nada bueno traerá a los mexicanos. Con la dependencia ancestral que nuestra Nación tiene de la unión americana en muchos aspectos, López Obrador y compañía no pueden farolear con eso. No tardaremos en ver cómo aprieta Joe Biden a su contraparte.

@BTU15      

Deja un comentario