ANDARES POLÍTICOS: Otro circo: el de la revocación

Benjamín TORRES UBALLE

A lo imposible, nadie está obligado. Es de conocimiento público, también de sentido común. Y a ello se acoge el Instituto Nacional Electoral para posponer la revocación de mandato, en tanto no cuente con los recursos necesarios para llevarla a cabo. En el pecado llevaron la penitencia los obedientes y dóciles diputados de Morena y sus patiños de los partidos satélites al recortarle más de cuatro mil millones de pesos en el presupuesto 2022 del INE. El mayor tijeretazo en su historia.

Luego de una serie de ataques y descalificaciones presidenciales hacia el Instituto Electoral, en especial a su consejero presidente, Lorenzo Córdova, este viernes, en una cerrada votación –seis votos a favor y cinco en contra- el Consejo General determinó como medida extraordinaria, posponer temporalmente la realización de la Revocación de Mandato del Presidente de la República electo para el periodo constitucional 2018-2024, ante la insuficiencia presupuestal derivada del recorte aprobado por la Cámara de Diputados al INE para el ejercicio 2022”.

No tardaron en aparecer los probos e inmaculados defensores de la 4T para rasgarse las vestiduras y acusar que la medida del INE es un ataque a la democracia, tal como lo hizo el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado Carrillo, en su cuenta de Twitter, con todo y faltas de ortografía:

“Tal como lo advertimos @lorenzocordovav ha decidido encabezar la oposición al avance democrático de nuestro país y detener el proceso para la revocación de mandato. El @INEMexico a claudicado a su responsabilidad constitucional de respetar los derechos políticos de l@s mexican@s”.

Pero sucede que el itamita y fifí presidente de Morena, olvida convenencieramente que fue precisamente el INE quien validó en tiempo y forma el triunfo arrollador de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones del 2018. Esa es la democracia: respetar sin “chicanadas” la voluntad de las mayorías. El trabajo del Instituto Electoral ha sido pulcro y eficaz para lograr que así sea. Descalificar y agredir a las Instituciones del Estado socava la democracia; arremeter en contra de los organismos autónomos es falta de argumentos políticos y un claro y peligroso afán autoritario.

El Instituto Nacional Electoral es uno de los mejores órganos que existen en México. Es un logro de sociedad y gobierno, en especial de la primera. Tiene excelente nivel de aprobación y reconocimiento entre la ciudadanía. Dinamitarlo no será nada sencillo. La gente no apoya esa locura.

México no está para más caprichos emanados desde el poder. La revocación es, en sentido estricto, eso. Y lo es porque no es necesaria una revocación donde se gastarán miles de millones de pesos. Andrés Manuel López Obrador fue elegido por 30 millones de votantes para gobernar seis años, punto. Lo demás es un circo grotesco y fantasioso. El tabasqueño debe cumplir su sexenio sin pretextos, a menos que ya no quiera seguir en la Presidencia y busque una la excusa para dejarla.

Un distractor como la mencionada revocación es irrelevante cuando en el país hay muchos y graves problemas que asfixian al pueblo bueno y sabio, en esos debe enfocarse el mandatario. La inseguridad está cada vez más profunda. Hay más pobres que cuando llegó al poder López Obrador. La carestía de productos, medicamentos, y energéticos, que desembocó en inflación cercana al 8%, como no se había originado desde hace más de 20 años, daña severamente la economía familiar.

Así que a pesar de la alharaca de los empleados del señor presidente, la revocación ni es necesaria, ni aporta ni un ápice a la ya de por si exigua democracia en México. Lo que sí vendría a fortalecerla es el respeto irrestricto al INE, a la UNAM, al CIDE, al INAI, a los críticos del sistema, a quienes osan diferir, con argumentos, del trabajo que realiza el nuevo gobierno y su titular. Mandar a las Instituciones al diablo, no sólo de palabra, sino de facto mediante ataques cotidianos, es deplorable, agrede a la democracia, sigue dividiendo a la sociedad y deja la impronta de un mal gobierno.

STATU QUO

Nada ha cambiado, muchas cosas siguen igual o peor en México que cuando gobernaba el PRI. Los paisanos que vienen por carretera a pasar las fiestas decembrinas y visitar a sus familias, se quejan de extorsiones por parte de policías, agentes de migración y hasta de miembros de grupos criminales. Es el trato que reciben no pocos “héroes vivientes” que trabajan arduamente para enviar remesas familiares. El gobierno debe tomar cartas en el asunto y dejar de voltear hacia otro lado.

Este fin de semana balconearon al fiscal general de la República, Alejandro Gertz Manero, con las costosas propiedades que posee en Estados Unidos. La investigación de Univisión, señala un departamento frente a Central Park, en New York y otro en Santa Mónica. Así el millonario señor. 

@BTU15

*Aviso: el autor de esta columna les desea felices fiestas navideñas y que el 2022 sea un año mucho mejor en todos los aspectos. Urge un descanso. Nos vemos en enero si Dios no dispone otra cosa.

Deja un comentario