CALEIDOSCOPIO: Debates, ¿cuadrilátero o espectáculo electoral?

Guillermina GÓMORA ORDÓÑEZ

Como cada 6 años, la carpa política incluye en su cartelera la realización de debates. Para 2024, de cara a la elección federal, el Instituto Nacional Electoral (INE) aprobó tres para los aspirantes presidenciales.  La gran pregunta es, ¿A quién le sirven? ¿Modifican la intención de voto?

En los últimos años se han convertido en un show, si partimos de la premisa de que más que una confrontación de ideas, es un careo de personalidades, una de las pocas oportunidades que tienen los votantes para ver a su posible mandatario actuando bajo presión extrema antes de elegirlo, entonces estaremos ante un espectáculo de exhibición y no de deliberación.

Una evidencia más de que a la clase política mexicana no le gusta debatir con argumentos; lo suyo es la descalificación y por ello, previo a los debates, observaremos una guerra psicológica para provocar a los contrincantes e inducirlos a equivocarse antes y durante el debate, a fin de subir al cuadrilátero bien motivado para acabar con el rival más débil.

El debate electoral es de las pocas oportunidades donde la estrategia de campaña se pone a prueba; el aspirante está solo y puede perder el control, es de esas apreciadas circunstancias en las cuales los candidatos se ven forzados a acudir alguna vez a su espontaneidad, a mostrar su verdadera personalidad.

La ocasión ideal para convencer o decepcionar al electorado que estará pendiente de si   cumple o no las expectativas despertadas. La gran coyuntura para explotar las pifias o aciertos durante el posdebate como parte de la estrategia electoral de cada equipo de campaña.

Para 2024, los debates se realizarán los días domingos 7 de abril, 28 de abril y 19 de mayo, a las 20:00 horas en la Ciudad de México; presume el INE que tendrán un formato flexible y una moderación activa, algo así como una entrevista múltiple para que se divulgue la mayor cantidad de información relevante y el ciudadano decida su voto.

Carla Humphreypresidenta de la Comisión Temporal de Debates, afirmó que quienes sean seleccionados para moderar deberán propiciar que los debates se centren en las propuestas y evitar que sean las descalificaciones lo principal. Vaya reto.

Algunos encuestadores afirman que el debate, por sí mismo, no afecta las opiniones de quienes lo ven, pues son seguidos por la gente que tiene preferencias políticas más definidas y esa población no tiende a cambiar su decisión.

Sin embargo, con el nuevo formato se espera que haya un impacto en la preferencia electoral por la dureza de las preguntas que se les hagan a los candidatos y sacarlos de su zona de confort y medir la capacidad de reacción, el manejo de crisis ante momentos de estrés. ¿Será?

El estudio de Ipsos, “What Worries the World”, reveló, en agosto pasado, que, para más de la mitad de los mexicanos, el crimen y la violencia son su principal preocupación, seguida por los altos niveles inflacionarios y el cambio climático.

Así las cosas, las candidatas: Claudia Sheinbaum, de la coalición «Sigamos Haciendo Historia»; Xóchitl Gálvez, de la coalición Fuerza y Corazón por México y el representante de Movimiento Ciudadano, deberán presentar propuestas realistas y concretas para convencer al electorado. De lo contrario, seguiremos con el eterno: “ninguno convenció”, “nada de propuestas, puros ataques”, etcétera.

Estamos ante tres inicios de campañas, el gran desafío es emprender una nueva cultura democrática para acabar con el espectáculo y el cuadrilátero. ¿Se atreverán? 

Vericuentos

Monreal: ¿Tradición o Ley?

En la tragicomedia que se registra en Nuevo León, por los berrinches electorales de Samuel García, gobernador con licencia, el senador Ricardo Monreal considera que, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, sentó un precedente grave y peligroso, pues el caso no se trata de una cuestión de norma jurídica sino de respetar la tradición política. Sí, el Doctor en Derecho, propone anteponer la cortesía política a la aplicación de la Ley. ¡Tómala!

¿Regular la Inteligencia Artificial?

El futuro nos alcanzó y en el Senado avanza la propuesta de regular el uso de la inteligencia artificial en las elecciones, en el trabajo y su impacto en el medio ambiente. La legisladora del PVEM, Alejandra Lagunes, impulsa el tema y hoy se realizará una mesa de trabajo sobre “Elecciones e Inteligencia Artificial”, donde participan autoridades, organismos relacionados con las elecciones federales y estatales en México. Lagunes, advierte sobre el grave riesgo del uso de la inteligencia artificial en las campañas políticas, pues hay una distorsión de la realidad. Anticipa también que, que la orden ejecutiva del presidente Biden sobre la Inteligencia Artificial tiene naturalmente un impacto enorme en nuestro país. “Es como como si ya tuviéramos de cierta forma, de facto un poco, pues un marco en México y esta orden ejecutiva tiene implicaciones en temas bien importantes como en el tema de seguridad, privacidad, equidad y derechos civiles, en el tema de consumidores, pacientes y estudiantes, en el tema de trabajadores, innovación, competencia y en el tema internacional” ¡Órale!

@guillegomora

Deja un comentario