CRÓNICA EXPRÉS: A Tania ya la besó el diablo rumbo a Xoxocotlán

Rosy RAMALES

Tania López López puede ser una mujer talentosa, inteligente, con vocación social y quizá hasta con merecimiento para ser presidenta municipal de Santa Cruz Xoxocotlán por la actividad social realizada en su papel de esposa del actual munícipe, Alejandro Emmanuel López Jarquín.

Sin embargo, ya la besó el diablo. En otras palabras, ya le afectaron su legítima aspiración aun cuando no es originaria del municipio, pero con cinco año de vivir en Santa Cruz Xoxocotlán ya adquirió la residencia exigida por la ley.

Cinco años: Los dos primeros en que su esposo fue por primera vez munícipe y los tres de la reelección. Bueno, le falta un poquito para cumplir el trienio.

En fin, el problema de Tania no es la residencia, ni el haber nacido en otro municipio. Por cierto, ella es hija del juchiteco Daniel López Nelio (q.p.d), quien fuera uno de los líderes fundadores de la histórica Coalición Obrero Estudiantil del Istmo (COCE), de la cual no queda ni el buen nombre.

La organización fue usada como industria del chantaje, convertida en modus vivendi.

Retomando el tema: El problema de Tania no es el haber nacido en otro municipio, prueba de ello es que la mayoría de los ciudadanos y de las ciudadanas de Santa Cruz Xoxocotlán eligieron a su esposo siendo “fuerano” (así les dicen a los no nativos) y hasta lo reeligieron.

Su problema es que electoralmente le puede pesar precisamente ser la esposa de Alejandro López Jarquín, y no por el vínculo matrimonial, sino por el desempeño de éste como presidente municipal en los dos últimos años.

En el municipios hay quienes dicen que Alejandro trabajó intensamente los primeros dos años para vivir casi tres sin hacer nada; el primer periodo como presidente municipal trabajó sin descanso, pero una vez reelecto hizo algo el primer año y después ya no dio resultados.

Y ella si bien realizó trabajo social, le faltó alcanzar puntos positivos por sí misma. Vaya, en Santa Cruz Xoxocotlán no la ven como la candidata natural con fuerza de huracán ni siquiera por el PRD, que es el partido donde ha militado y por el cual su esposo llegó a la presidencia municipal.

Y miren que en dicho municipio, conurbado a la capital oaxaqueña, las ciudadanas y los ciudadanos electoralmente son muy fijados en la persona; o sea, votan por la persona. Claro, también hay quienes votan por el partido.

El otro problema es que en Santa Cruz Xoxocotlán (al fin como dice el dicho “pueblo chico, infierno grande”), la gente no ve bien el chapulineo: Saltar de un partido a otro sólo con el ánimo de seguir en el poder.

Y tan gordo que le caía el partido Morena a Alejandro López Jarquín, y ahora Tania, su esposa, se ha registrado como aspirante a la candidatura morenista a la presidencia municipal xoxeña. Cuando su reelección, él vomitaba a los morenistas…o quizá nada más a quien fuera su rival en la contienda.

¿Ustedes creen que después de tanto golpeteo de ambos lados, los de Morena van a aceptar a Tania? Ya ven, en estos días hubo protestas.

Ese es el tercer problema de Tania, que los morenistas la acepten y vayan con ella en unidad; caso contrario, jalarán para otro lado o simplemente se abstendrán el día de la elección, salvo que ella consiga convencerlos.

Cabe la posibilidad, pues en política nada está escrito.

Sin embargo, es un volado.

Pero pues parece que se tiene mucha confianza en la fuerza de Morena como partido político, lo cual significaría ganar porque la gente vota ciegamente por Morena sin importar quien sea el candidato o la candidata.

¿Sí? ¿Qué no eso solamente funcionó  en 2018?

Por lo pronto, Alejandro López Jarquín se reunió con Mario Delgado en su reciente visita a Oaxaca, según dicen.

En fin, a ver qué pasa.

Ah, revisando la cuenta de Twitter de Tania, ha subido imágenes de recorridos a colonias junto con su esposo, el presidente municipal. ¿Le estará haciendo campaña adelantada hasta llevándola de la mano?

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario