CRÓNICA EXPRÉS: Bancada del PRI ¿desestabiliza más a la fracción de Morena?

Rosy RAMALES

Hace algunos días el diputado local priista Gustavo Díaz Sánchez impugnó la designación (la cual califica de “ilegal”) de su homologa morenista Laura Estrada Mauro como Coordinadora de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) de la LXIV Legislatura del Congreso del Estado de Oaxaca.

Según que dicha designación le causa agravio.

Y por eso presentó un Juicio para la Protección de los Derechos Político Electorales del Ciudadano ante el Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca (TEEO), al cual le pide que ordene se haga una nueva designación de la persona titular de la Jucopo, y en cuyo proceso electivo habrá de ejercer sus derechos políticos con la oportunidad de ocupar la presidencia de dicha Junta.

Ups.

Una de tres: O quienes le elaboraron la demanda lo engañaron, o desconoce la legislación interna (lo cual resultaría extraño puesto que ya fue diputado local), o la demanda es una estrategia para desestabilizar aún más a la fracción parlamentaria de Morena que de por sí trae tremenda división interna y uno de los grupos está cuestionando la designación de Laura Estrada como coordinadora de esta bancada.

Como lo dice en sí mismo el nombre del Juicio, éste es para proteger Derechos Político Electorales del Ciudadano: Votar y ser votado a cargos de elección popular, integrar órganos electorales, asociación política (afiliación y formación de partidos) y participar como observador electoral. Además, de derechos estrechamente vinculados a éstos: Petición, información y libertad de expresión.

Y en la demanda del diputado Gustavo Díaz no se actualiza ninguna de las hipótesis. Vaya, ni siquiera argumenta violación al derecho político electoral a ser votado en alguna de sus vertientes. Por ejemplo, el acceso al cargo o el ejercicio del mismo.

Lo que argumenta es la ilegalidad en la designación de Laura Estrada como presidenta de la Jucopo. Por eso entre las autoridades responsables señala a las coordinadoras y los coordinadores de todas las fracciones parlamentarias, incluido el de su propia bancada (la del PRI, Alejandro Avilés Álvarez.

Parece que Gustavo equivocó el medio de impugnación y la instancia.

Claro, cabe la posibilidad de que en el TEEO le den la razón, más por motivos políticos que jurídicos con el riesgo del revés en el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Además, la normatividad interna es clarísima en cuanto a la fracción parlamentaria a la cual corresponde presidir la Jucopo vía la persona que coordine la bancada, y ésta es la de Morena hasta el momento pues cuenta con el mayor número de diputados.

Incluso, al contar con mayoría absoluta puede presidirla los tres años legislativos, salvo que la bancada termine pulverizada.

La integración de la Jucopo es asunto de los coordinadores de bancada.

En todo caso correspondería a los diputados morenistas impugnar la designación Laura Estrada primero como coordinadora de esta fracción parlamentaria para poder quitarla de la presidencia de la Jucopo. Pero ello es un asunto interno de la bancada.

Ya ha habido casos similares, no solamente en Oaxaca, sino en Congresos de otras entidades federativas, y los tribunales electorales han resuelto que la solución de este tipo de controversias no corresponde al Derecho Electoral, sino al Derecho Parlamentario y se resuelven mediante otros recursos y en otras instancias.

Claro, algunos tribunales locales se han prestado al juego político, pero les han dado revés en el TEPJF.

Cuando ocurren este tipo de casos generalmente se busca desestabilizar a una fracción parlamentaria; incluso con el grave riesgo para la entidad federativa de que se trate, porque mientras se resuelve en definitiva, habiendo desconocimiento de la persona titular de una bancada o de un órgano de gobierno legislativo, lo actuado queda en el aire.

Imagínense que los actos de la nueva Legislatura oaxaqueña queden sin efecto por todo el lío que se traen los morenistas entre sí y éstos con los priistas. ¡Y viene la aprobación del Presupuesto de Egresos y de la Ley de Ingreso del Estado, así como las leyes de ingresos municipales!

¿Será que la fracción parlamentaria del PRI busque generar más desestabilización en la bancada de Morena; incluso, en complicidad con el grupo morenista contrario a Laura Estrada? ¿O Gustavo Díaz actúo por sí mismo?

Vaya, cuando en su escrito de demanda Gustavo Díaz dice que en la reposición del procedimiento ejercería su derecho a participar y con oportunidad de ocupar la presidencia de dicha Junta, primero tendría que disputarle a Avilés la coordinación de la bancada del PRI, porque solamente los líderes tienen derecho a formar parte de la Jucopo.

Hay algo en lo que sí tiene razón Gustavo Díaz: El supuesto de que en algún momento el Vicecoordinador de la Mesa Directiva, que es de Morena, asuma la presidencia de la misma actualizándose la hipótesis de que nadie de la misma fracción parlamentaria que presida la Jucopo puede presidir Mesa.

Pero habría que ver si la hipótesis aplica en ausencias temporales también.

Como sea, parece que tampoco es materia del Derecho Electoral, salvo la opinión de los órganos jurisdiccionales.

Y sí, a la bancada del PRI le correspondía presidir la Mesa Directiva, pero nada hicieron los diputados priistas el día de la instalación de la misma, ni están impugnado su integración. Qué extraño ¿no?

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Print Friendly, PDF & Email

Categories: Columnas,CRÓNICA EXPRÉS

Deja una respuesta