CRÓNICA EXPRÉS: Democracia Paritaria. ¿Y las secretarías? ¿También para la sucesión?

Rosy RAMALES

Recién, el gobernador Alejandro Murat Hinojosa encabezó la firma del Acuerdo por la Democracia Paritaria en Oaxaca, promovido por el colectivo 50+1. Suponemos que es en el contexto del proceso electoral local en marcha para las elecciones de junio próximo para la renovación del Congreso del Estado y de los ayuntamientos de régimen partidista.

Ya la paridad es un mandato de ley. Los partidos políticos deben cumplirla quieran o no, salvo que falseen las acciones afirmativas a favor de las mujeres. Si esto ocurriera, ahí están las autoridades electorales para hacerlas cumplir en su respectivo ámbito de competencia, a menos de que se hagan de la vista gorda.

Pero nunca está por demás reafirmar el compromiso por la democracia paritaria, como lo promueve el colectivo 50+1, del cual, por cierto, la oaxaqueña Mariana Benítez Tiburcio es una de las principales activistas.

¿Y LAS SECRETARÍAS?

A propósito de la democracia paritaria. ¿Qué pasa con las secretarías del gabinete del gobernador Alejandro Murat?

El mandatario siempre ha manifestado su postura a favor de la paridad. Sin embargo, la paridad en su gabinete se descuadró desde que varias mujeres renunciaron a la dependencia que encabezaban para participar como candidatas a cargos de elección popular para las elecciones de junio próximo.

Y hasta el momento, el gobernador no ha nombrado mujeres en las secretarías acéfalas de titular; solamente hay encargadas o encargados, salvo en la Secretaría de Pueblos Indígenas y Afromexicano (sepia), donde atinadamente designó a Nallely Hernández García.

Pero faltan los nombramientos de la persona titular en las secretarías de Bienestar y Movilidad, donde fungían Yolanda López Martínez y Mariana Nassar Piñeyro.

Claro, no necesariamente debe nombrar mujeres en dichas dependencias, pero sí debe nombrar mujeres como secretarias de su gabinete por lo menos en el mismo número existente antes de la renuncia de las mujeres que fueron a la competencia electoral.

¿PARIDAD TAMBIÉN EN LA SUCESIÓN?

La paridad en las gubernaturas es prácticamente una realidad por mandato jurisdiccional. Aunque se ha dejado en libertad a los partidos políticos para que decidan en qué entidades federativas postulan mujeres y en cuales hombres, de las entidades que en su momento tengan elección de renovación de gubernatura.

Generalmente está en la cancha de las cúpulas nacionales partidistas.

No obstante, los gobernadores salientes casi siempre proponen candidato o candidata para sucederlo en el cargo en caso de ganar la elección. Así se ha estilado sobre todo en la praxis priista.

Y si el gobernador Alejandro Murat está a favor de la democracia paritaria, pues en su partido, el Revolucionario Institucional (PRI), podría impulsar una mujer para candidata a la gubernatura, cuya elección será en 2022, empezando el proceso electoral respectivo en el año en curso.

Claro, dependerá de cuántas entidades renuevan gubernatura el próximo año, y donde el PRI tiene cuadros femeninos competitivos.

Oaxaca tiene mujeres priistas competitivas, y también varones.

En fin, primero habrá que esperar el desenlace de las elecciones concurrentes de este año, aunque sin descuidar posicionar a las mujeres y hombres con posibilidades para la candidatura a la gubernatura. Es algo que debe hacer el PRI, el PAN, el PRD, Morena, el PVEM, el PT y el resto de partidos políticos que sobrevivan tras los comicios de junio próximo.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario