CRÓNICA EXPRÉS: El primer revés a la cúpula del PAN-Oaxaca; y de ahí vienen otros

El triunfo de Laura Aguilar Chagoya en la elección de la dirigencia del Comité Municipal del PAN en Oaxaca de Juárez representa, además de la primera derrota de la cúpula estatal, la victoria del panismo orgánico sobre el oportunismo, la improvisación y el modus vivendi.

No hay mejor noticia para el real panismo oaxaqueño que el triunfo de Laura Aguilar Chagoya, pues rompe con el temor a quienes detentan la dirigencia estatal y puede constituir el hilo de la madeja por donde vengan más triunfos municipales del panismo orgánico, o del neopanismo distinto al que está hincado ante el poder interno que ejercen Natividad Díaz Jiménez y Juan Iván Mendoza.

Vaya, la victoria de Laura es un ejemplo de organización interna y una muestra del creciente hartazgo hacia una dirigencia estatal que en vez de hacer crecer al panismo en el estado de Oaxaca, lo ha llevado a la peor de las debacles en los dos últimos procesos electorales locales.

Y si bien el Partido Acción Nacional (PAN) en la entidad oaxaqueña va a la zaga, bien puede ir aportando granitos de arena para el fortalecimiento de este partido a nivel nacional, cosa que se empieza de abajo hacia arriba; es decir, de los Comités Municipales hacia el nacional.

En la planilla de Laura Aguilar, van cuadros de mucha valía dentro del PAN, cuadros orgánicos como Lupita González y Joaquín Morales Noyola.

Además, la planilla recibió el impulso de cuadros orgánicos como, por ejemplo, Maricela Arias Cruz y María Dolores Calderón. También tuvo el respaldo de neopanistas.

Pero a decir verdad, el de Laura es un triunfo del panismo orgánico en una asamblea municipal bien organizada y tan transparente que los seguidores de Víctor Manuel Aguilar –el adversario de Laura y candidato de la cúpula– no daban crédito de tan poquitos votos extraídos de la urna a su favor: Apenas 99 contra 223.

Tristes, compungidos, malhumorados, pero sin mas alternativa aceptaron tal resultado tan inobjetable. Claro, no les quedaba otra, pues los votos fueron contados uno por uno a la vista de todos los asambleístas.

En los corrillos panistas ya se habla de que el triunfo de Laura puede provocar victorias municipales el cascada una vez que se le está perdiendo el miedo a la cúpula estatal y una vez de que en esta ocasión no funcionó cualquier estrategia engañosa para mantener el control.

Ya era hora de que el panismo oaxaqueño empezara a despertar.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario