CRÓNICA EXPRÉS: Fortalezas de Francisco Ángel Villareal rumbo a la sucesión

Rosy RAMALES

Como dice el verso de una canción: “Me lo contaron ayer…” Que Francisco Ángel Villareal es el único priista que se ha dedicado a construir una presencia en la entidad oaxaqueña; en otras palabras, la candidatura a la gubernatura oaxaqueña para las elecciones 2021.

¡Qué valiente!

Porque lo ha hecho a pesar de las condiciones adversas para el Revolucionario Institucional, partido gobernante en la entidad, pero que (quizá por lo mismo) viene bastante abajo de Morena, según algunas encuestas. Por ejemplo, el reporte de octubre Electoralia arroja 16% a favor de Morena en la preferencia electoral.

Medición sin candidatura. Y distinta será cuando cada partido político o coalición sea medido con su respectivo candidato o su respectiva candidata, tras los procesos de selección interna, por cierto, a punto de empezar.

La candidatura con nombre y apellido cuenta en la preferencia electoral, sobre todo en épocas donde la ciudadanía vota más por la persona que por el partido político. Aunque también cuenta, por supuesto, la unidad interna, la estructura, la movilización, la estrategia, la forma de comunicar, y la respuesta de los gobiernos a las necesidades de la población.

Vaya, los triunfos y las derrotas son fenómenos multifactoriales.

Ciertamente, las candidaturas se construyen. Ya no son tiempos en que los candidatos ganaban nada más por la fuerza del partido político como ocurría en el PRI en su época de partido hegemónico. Ahora, ni siquiera Morena puede asegurar el triunfo de su candidatura, porque de aquí a la elección pueden suceder muchas cosas: Por ejemplo, partirse en cachitos de modo irremediable en la selección interna.

En fin, si Paco Villareal en verdad se ha dedicado a construir su candidatura, pues seguramente se ha enfocado a trabajar para revertir las condiciones adversas del Revolucionario Institucional. Porque iría por el PRI, ¿verdad? ¿O por otro partido político? ¿O como independiente?

Como sea, suponemos que él se está preparando para la oportunidad que se le presente. Por cierto, es el único político que no ha participado en ningún proceso electoral anterior, ni siquiera levantando la mano. Es hasta ahora en que de algún modo ha manifestado su aspiración, en que se le ha visto moviéndose todos los días por el territorio estatal.

Quizá esa sea una de sus fortalezas: Que es la primera vez en que alza la mano, lo cual puede darle el plus de rostro nuevo o no tan visto en los procesos electorales sucesorios. Aunque a veces picar piedra da resultados, como en el caso de Andrés Manuel López Obrador, que invirtió doce años en campañas electorales presidenciales hasta que ganó. Pero claro, ha sido un caso sui géneris.

Una fortaleza más de Francisco Ángel Villareal puede ser su desempeño como director general del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO). Precisamente anoche en Heraldo Televisión, Alejandro Cacho le preguntó cómo ha hecho posible que en la entidad ya no haya movilizaciones magisteriales. Mediante “respeto”, “diálogo”, “consensos” y “acuerdos con seriedad y formalidad”, dijo.

Además, con el puente de comunicación con el Gobierno Federal.

Y todo en conjunto ha dado como resultado tres ciclos escolares consecutivos completos.

Interesante.

En una entidad tan conflictiva como Oaxaca, precisamente se necesita actuar así: Con “respeto”, “diálogo”, “consensos” y “acuerdos con seriedad y formalidad”. Y no solo en materia educativa, sino en todas las materias: Política, agraria, social, cultural, empresarial, etc.

Por cierto, dicen que Paco Villareal es así: Serio y cumplido en sus compromisos.

Francamente no puedo asegurarlo, porque no lo he tratado. Pero si fuera así como lo describen, serían puntos positivos rumbo a su aspiración de Gobernar Oaxaca. Bueno, primero a conseguir la candidatura, que si es por el PRI deberá aplicar dichas cualidades para sumar al resto de las personas aspirantes, perfiles con posibilidades o cuadros cuyo nombre se mencionan para la postulación priista.

Eviel Pérez Magaña, Héctor Anuar Mafud Mafud, Mariana Benítez Tiburcio, Eufrosina Cruz Mendoza, Samuel Gurrión Matías, entre otras personas.

En fin. El momento de la definición se aproxima. Y si bien el PRI en estos momentos se encuentra en desventaja frente a Morena, el escenario puede cambiar porque en política nada está escrito. Es mejor que los priistas se unan y echen toda la carne al asador, que irse seis años a la banca; o peor, a la sepultura política.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario