CRÓNICA EXPRÉS: Ivette tiene madera para gobernadora, ¿por qué sacrificarse?

Rosy RAMALES

Qué lástima que la señora Ivette Morán de Murat no abrigue la aspiración de contender a la gubernatura de Oaxaca cuando tiene madera y posibilidades de ganar.

Ven que lo dijo en una entrevista en ocasión de un evento de Mi Mercado DIFerente, en el cual estuvo acompañada de Igmar Medina Matus, director de BanOaxaca; una institución vertebral en este programa.

Ella dijo: “Yo aspiro a ser la esposa de Alejandro Murat toda la vida; no soy ni seré candidata a gobernadora. La actividad que desempeño actualmente, ha sido la misma desde el primer día del inicio de esta administración”.

Eso cuando un reportero le preguntó sobre los señalamientos sobre el programa hechos por el diputado local del PT, César Morales Niño, y si tiene aspiraciones a la gubernatura.

Ivette qué le hace caso al diputado, quien debería empezar por cuestionar las cosas que se dan al interior del Partido del Trabajo, donde, por cierto, algunos puestos y cargos de elección popular parecen haberse otorgado por derecho conyugal y por cuatismo.

Uy, el día que se atreva a la mínima insinuación, lo despiden de las filas petistas.

Retomando el tema: Cierto, como dice Ivette desde inicios del sexenio ella ha encabezado acciones sociales desde el DIF-Estatal, destacando las acciones a favor de personas con discapacidad, y niñ@s y adolescentes abandonados; ha promovido la edificación de albergues para chicos en situación de calle; le ha dado varias vueltas a la entidad.

Incluso, desde antes de la llegada de Alejandro Murat, vía fundaciones.

Entonces, ¿de qué se asombran? 

Los actores políticos nada más andan viendo el actuar ajeno sin ver lo que ocurre al interior de su respectivo partido político o en el nivel de gobierno al cual pertenecen.

Para cuestionar es necesario no tener cola.

Por ejemplo, algunos de la “Cuarta Transformación” y algunos de los llamados “100% lopezobradoristas” andan en las colonias populares repartiendo cuánta cosas. Los morenistas hasta vales de oxígeno están dando; bien, aunque cabe preguntar: ¿Y sin fines electorales?

Como dice el refrán popular “el león cree que todos son de su condición”.

Bien consideró Ivette al decir que: “A lo mejor sí hay quienes hacen esos programas, y recorren el estado para algún tipo de tema político; no es mi caso…”

En vez de cuestionar, el diputado César Morales debería respaldar acciones de beneficio social. Además, BanOaxaca representa una oportunidad de recapitalizar, de emprender, en estos momentos tan difíciles por la crisis económica generada por la pandemia Covid-19.

Oaxaca necesita más programas como BanOaxaca, más Ivettes que recorran la entidad viendo qué falta, rescatando niños, impulsando el deporte, preocupada por los mercados y por los locatarios, promoviendo la construcción de albergues.

Ya si alguien cree que las acciones tienen fines electorales, es porque sienten pasos en la azotea. Y miren, el ejercicio de gobierno de cualquier sigla siempre tiene fines. ¿O a poco creen que el presidente Andrés Manuel López Obrador anda de tingo al tango porque de verdad quiere mucho a los pobres? O cuando la diputada federal Maribel Martínez ha ido a dar el banderazo a acciones de bacheo impulsadas por ella y por su esposo Banjamín Robles, también diputado federal, ¿no tienen ningún tipo de interés?

En fin.

Ivette bien hubiera podido decir: “Sí quiero ser candidata a gobernadora, ¿hay algún problema?”

Pero es una persona educada, con vena política.

Además con luz propia.

Sería una buen candidata a menos de que no cumpla los requisitos de elegibilidad; cumpliéndolos tendría todo el derecho para aspirar a cualquier cargo de elección popular.

Sería buena gobernadora.

Debería animarse a participar en la contienda del 2022. Quizá en Oaxaca los partidos políticos deban postular candidata mujer atendiendo a la paridad y alternancia de género en gubernaturas.

Aunque siempre he escuchado decir que ella no trae en el radar la probabilidad, porque prefiere seguir acompañando a Alejandro Murat.

Ese es amor. Miren que sacrificar sus posibilidades políticas para no dañar la imagen de su esposo, ¡es amor!

EL POLÉMICO CÉSAR

Ah el diputado César Morales Niño siempre tan polémico. Está bien, está jugando su papel. Sin embargo, un día de estos pueden hasta inhabilitarlo para posteriores elecciones retirándole su modo honesto de vivir como sanción por violencia política en razón de género.

Ya hasta tiene una denuncia por parte de una integrante del Comité Ciudadano anticorrupción.

Además, siendo tan joven César debería labrar su propio estilo; no copiar el estilo de Benjamín Robles.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario