CRÓNICA EXPRÉS: La pandemia en el Congreso de Oaxaca…y el nuevo magistrado del TEEO

Rosy RAMALES

Mismos diputados y diputadas venían advirtiendo que en el Congreso del Estado de Oaxaca se habían relajado las medidas sanitarias COVID-19, a pesar de que ya se había registrado el contagio de la diputada Juana.

Se les olvidó. Y de sesionar en el patio, habilitado como recinto, volvieron a ocupar el salón con público y toda la cosa. Se ve en las fotos que acompañan los comunicados.

Y miren, aquí la responsable es la presidencia de la Junta de Coordinación Política, a cargo actualmente de la diputada de Morena Delfina Guzmán, cuyo secretario técnico Enrique López San Germán, falleció el viernes pasado víctima del virus.

Y hay otra persona contagiada, de nombre Lenin, el cual es el secretario técnico de la Jucopo.

¿Dónde se contagió? No se puede saber.

Lo que sí se puede es retomar las medidas sanitarias para evitar más contagios.

Por fortuna las diputadas y los diputados ganan bastante bien (dieta, apoyo legislativo, gestión social y dinero para asesores a manos llenas) y por lo tanto pueden pagar pruebas COVID-19 si quieren todos los días. ¿Pero los empleados y funcionarios de confianza?

Se exponen y exponen al personal que labora en el Congreso del Estado así como a los reporteros de la fuente, con permanecer tanto tiempo en un recinto legislativo donde, además, los filtros del aire acondicionado quien sabe si se encuentren limpios.

Ojalá la diputada Delfina indemnice a la familia de López San Germán, quien, por cierto, cursaba una maestría en Derecho Electoral.

EL NUEVO MAGISTRADO DEL TEEO

Como ya es sabido, Heriberto Jiménez Vásquez le ganó la partida al resto de aspirantes a magistrados y magistradas del Tribunal Electoral del Estado de Oaxaca (TEEO).

En realidad, todas y todos los aspirantes (con su rara excepción) tienen el conocimiento, la experiencia, el talento, para ocupar el cargo; incluso, varios de ellos venían forjados desde la talacha electoral, desde el cargo más modesto de las estructuras electorales.

Pero bueno, el cargo era 1; y la suerte era de 1 también.

Hasta donde se sabe, a Heriberto Jiménez le contó mucho el hablar lengua indígena, y eso vale oro en una entidad con 417 municipios de sistemas normativos indígenas.

Amén del trabajo de cabildeo que a su favor hicieron algunos senadores, entre ellos Raúl Bolaños Cacho Cué.

Así es esto.

El senador Salomón Jara estaba impulsado una propuesta diferente, que no era ninguno de los punteros en la preferencia de las y los senadores.

O sea, no estaba entre Salvador Alejandro Cruz Rodríguez, Víctor Hugo Alejo Torres, Fermín Rodrigo Ayora Arroyo, y Aracely Esther Pinelo López.

Y dice que el senador morenista hizo berrinche porque no quedó su propuesta. ¿Por qué será? Interesante señal.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario