CRÓNICA EXPRÉS: Lo que sí está claro en el panorama electoral de la capital oaxaqueña

Rosy RAMALES

En días pasados circuló la imagen de un trozo de encuesta, donde puntea Morena con 38.7% en la preferencia electoral para la presidencia municipal de Oaxaca de Juárez (alcalde, dice la imagen), le sigue el PAN con el 13.5% y luego el PRI con el 6.8%.

Dicen que la imagen la subió primero a redes el morenista Jesús Romero López. A esta escribiente le llegó vía whatsApp junto con un texto en el cual se hablaba a favor de abanderadas panistas; por cierto, de un número celular anónimo.

El caso es que de esa encuesta realizada por “Tresearch”, según la imagen, en el mes de diciembre pasado, se han agarrado los actores políticos para pelear el derecho de la candidatura o para posicionarse como punteros.

No se engañen, lo saben.

El ánimo del electorado cambia constantemente. Por eso mismo las encuestadoras hacen estudios cada mes, los cuales tampoco tienen la verdad absoluta, solamente sirven como base para realizar proyecciones, estrategias político-electorales; son un pulso.

La imagen que circuló se refiere a preferencia electoral por fuerza política, siendo la pregunta: “Si hoy fuera la elección ¿por qué partido votaría para elegir alcalde de Oaxaca de Juárez?”

Solo por partido y sin candidato, en el mes en que inició el proceso electoral local.

Los datos son más certeros cuando se miden partidos con coaliciones, y luego cuando ya llevan los nombres de los candidat@s, de quien hay que analizar sus puntos positivos y negativos. Además de las circunstancias políticas de la demarcación electoral, etc.

Ah, un punto relevante, clave, es la proyección de hacia dónde se irán los indecisos. Por ejemplo, en la imagen en comento se observa un 27.8% de encuestados que se supone dijo no saber o no contestó; ¿esos para dónde se irán una vez que haya candidaturas por partido, candidaturas comunes o por coalición?

Vamos a suponer que se van con el PAN que es la segunda fuerza en la capital oaxaqueña ¡según la imagen, entonces éste partido tendría 41.3% de preferencia electoral frente a Morena; si se suman al PRI éste tendría 34.6%, y sumados al PRD serían 28.2%.

Ojo, estamos haciendo el ejercicio solo con preferencia de partidos (sin candidato@s). Ahora, si sumamos los porcentajes del PRI, del PAN y del PRD, más el de indecisos daría como resultado 48.5% frente 37.8% de Morena; la alianza ganaría de calle. Claro, si las elecciones hubiesen sido en diciembre pasado.

En realidad son datos ilusorios, porque el voto indeciso no se va en conjunto a un solo partido o a una sola coalición; generalmente se dispersa, aunque a veces sí se carga hacia una opción política, sobre todo si la candidatura la encarga un liderazgo.

Y aveces el voto indeciso se va al índice de abstencionismo.

En fin, lo que sí está clarísimo respecto a una alianza PRI-PAN-PRD para la capital oaxaqueña, es que si ésta no prospera ninguno de estos tres partidos por sí solo podría ganar la presidencia municipal de la capital oaxaqueña.

Salvo con un candidato o candidata en condiciones de real competitividad, con unidad interna, con estrategia infalible, con estructura, con alianzas fácticas y, por supuesto, con la preferencia de la sociedad civil.

Incluso, para que el PRI-PAN-PRD puedan ganar juntos la capital oaxaqueña necesitan de unidad, porque de nada sirve que vayan coaligados o en candidatura común si la militancia se hace a un lado.

Aspirantes, párense en un espejo y pregúntense: ¿Realmente puedo ganar? No se engañen.

En el caso de Morena si bien sale con alto porcentaje de preferencia electoral, habría que ver si con la candidatura levanta más o se desploma. En este partido tampoco cantan mal las rancheras en cuanto a divisionismo interno.

Las personas aspirantes a la candidatura morenista también deberían hacer el ejercicio del espejo.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario