CRÓNICA EXPRÉS: Neri, ¿el contrapeso de Salomón rumbo a la sucesión gubernamental?

Rosy RAMALES

Se empieza a poner interesante el proceso electoral local, sobre todo en cuanto a la elección de la presidencia municipal de la capital oaxaqueña, que es el corazón político de la entidad, la caja de resonancia; por lo tanto la convierte en una demarcación electoral clave en la sucesión gubernamental.

Y no solo porque concentra el mayor número de electores, sino porque el presidente municipal o la presidenta municipal, haciendo un buen ejercicio de gobierno, puede posicionarse para la candidatura a la gubernatura de Oaxaca.

Ahí está el ejemplo Gabino Cué Monteagudo, quien fue presidente municipal de la capital oaxaqueña, luego senador y enseguida gobernador; el primero de oposición en la historia de la entidad, aunque como mandatario estatal no llenó las expectativas de la ciudadanía.

El contexto viene a colación porque puede presentarse un caso similar con el próximo presidente municipal de Oaxaca de Juárez, tanto con el priista Javier Villacaña Jiménez como con el morenista Francisco Martínez Neri, ambos actualmente precandidatos.

Claro, primero habría que ver si sus respectivas fuerzas políticas concretan el registro formal de ambos ante el Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca (IEEPCO) como candidatos a la presidencia municipal de la capital del estado.

Ya ven que aun corre el plazo de solicitudes de registro (ampliado en tres ocasiones) y viene el plazo de sustitución de candidaturas.

Pero en el supuesto de que ambos sean formalmente candidatos, probablemente uno de los dos ganará la elección, pues hasta el momento son los prospectos más fuertes. Hay que esperar el registro de las candidaturas del resto de los partidos políticos; sin embargo, por el momento no se vislumbra prospecto más competitivo.

El simple hecho de la postulación, los convertiría en cuadros para la sucesión gubernamental 2022.

Concentrémonos en Francisco Martínez Neri, cuya candidatura interna ha representado un golpe para los intereses políticos del senador Salomón Jara Cruz, evidente aspirante a candidato a gobernador, quien venía impulsando a Jesús Romero López para la capital oaxaqueña.

Si Neri gana la elección municipal podría convertirse en el contra-peso de Salomón rumbo a la sucesión del titular del Ejecutivo estatal; es decir, un contrincante interno fuerte para la candidatura de Morena a gobernador; a menos de que Oaxaca sea determinada para candidatura de género, entonces este partido tendría que postular una mujer.

En ese contexto cabe la pregunta: ¿El grupo de Salomón Jara dejará llegar a Neri a la presidencia municipal?

Hay quienes dicen que no, porque sería tanto como dejar crecer a un rival interno para las elecciones 2022, cuyo proceso electoral, por cierto, iniciará en septiembre próximo, si acaso la Legislatura Local no hace antes una reforma para modificar el plazo respectivo.

Uy, si Neri gana la elección municipal tal vez ya ni siquiera le dé tiempo de asumir el cargo de presidente municipal en enero próximo, porque para entonces ya hasta habría pre-candidatos a la gubernatura; y si aspira a ésta, o Morena lo considera como el cuadro idóneo, no podría ejercer la presidencia municipal.

Mmmmm….sería cuestión de checar los plazos legales de los procesos internos, precampañas, etc.; el calendario que apruebe el IEEPCO y, en su caso, el plazo exacto para el inicio del proceso electoral en el supuesto de que la Legislatura lo modifique.

De cualquier modo, la campaña a la presidencia municipal de la capital oaxaqueña posiciona política y electoralmente; ésta, ya decíamos, es una caja de resonancia.

En fin a ver qué pasa.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario