CRÓNICA EXPRÉS: No es temprano para aspirar a la gubernatura de Oaxaca

Rosy RAMALES

Ah qué “Gatito” tan juguetón. Pero dicen que en política “los borrachos y los gatitos dicen la verdad”. Y Gustavo Díaz Sánchez no hizo más que manifestar públicamente su ferviente deseo de que Alejandro Avilés Álvarez sea el próximo candidato del PRI a gobernador de Oaxaca.

No es la primara vez que lo “destapa”.  Y cada “destape” ha levantado ámpula.

¿Y qué de malo tiene que Gustavo Díaz haya expresado sus preferencias electorales? Incluso nada de malo tendría que Alejandro Avilés aspire a ser gobernador de Oaxaca.

De hecho todos los ciudadanos y todas las ciudadanas tienen el legítimo derecho de aspirar a cualquier cargo de elección popular, incluida la gubernatura de la entidad.

Sin embargo, tan pronto trascendió el acto celebrado en la Cuenca del Papaloapan donde “El Gatito” destapó a Avilés, brotaron reacciones en cascada, más negativas que positivas.

A leguas se notó que fueron reacciones inducidas. Y si el nombre de Alejandro Avilés destapa ámpula, quiere decir que tiene cierto peso específico.

Nadie reacciona por quien no significa nada. Por ejemplo, no provocó la misma ámpula el “destape” de Carlos Sarabia Camacho por parte de Manuel Espino, de la organización Ruta 5, quien lo calificó como “una de las mejores propuesta para la gubernatura de Oaxaca”.

Ups. ¿Cómo estarán las perores?

El hecho casi pasó desapercibido.

En cambio, el “destape” realizado en la Cuenca hasta provocó que un Frente de Priistas contra la Corrupción e Imposición de Candidatos A. C., como de rayo enviará una carta al líder nacional del PRI, Alejandro Moreno, pidiendo la remoción del dirigente estatal, Eduardo Zavaleta Rojas, por la presunta organización del evento del múltiple destape.

Sí, múltiple; hubo un gran destapadero. Que si Gabriel Cué, titular de la Sedapa, va para diputado federal; Antonio Amaro, coordinador de Protección Civil, para presidente municipal de Acatlán de Pérez Figueroa; Antonio Nazario en reelección para la presidencia de San Miguel Soyaltepec; Luis Lorenzo Carrera Juárez para Tenango; Elia Bolaños Terrero Ixcatlán; Elizabeth Ramírez Martínez para San José Independencia; y el propio Gustavo Díaz en reelección.

Algo así.

Todos los destapes causaron escozor, pero sobre todo el de Avilés.

¿Por qué le temen?

Aunque dicen que no es miedo, sino que es muy temprano; que aun no son los tiempos.

Pues no es temprano. Más bien, a los priistas se les está haciendo tarde en posicionar un perfil rumbo a la gubernatura, o varios perfiles para al final seleccionar al mejor, previo diálogo y acuerdo, pues luego resulta que salen enojados, traicionan y pierden como en 2010.

Mejor alzar la mano desde ya. Nadie es desleal al gobernador por manifestar sus aspiraciones o porque alguien lo “destape”.

Qué en el PRI mejor les preocupe la falta de un perfil natural, arrollador, para el 2022.

Miren, Andrés Manuel López Obrador se llevó 12 años construyendo su triunfo y el mismo tiempo en campaña electoral.

El propio Alejandro Murat Hinojosa empezó a visitar Oaxaca con más frecuencia dos años antes de la elección, que si lo hubiera hecho 5 años antes no hubiera habido necesidad de reformar la Constitución Política para reducir el tiempo de la residencia efectiva, reforma a la cual la Corte dio reversa.

En Morena, en cambio Salomón Jara Cruz no ha dejado de hacer proselitismo un solo día quizá con el ánimo de convertirse en candidato natural de Morena para la gubernatura, ganarle a cualquiera internamente. Aunque quien sabe si lo consiga; trae muchos aspectos negativos.

Hay otros perfiles afines a Morena o más bien a AMLO que pueden ganarle la candidatura a Salomón Jara. Por ejemplo, Adelfo Regino Montes, y la senadora Susana Harp.

NO HAGAN COSAS BUENAS QUE PAREZCAN MALAS

Algo de lo negativo de aquella reunión priista en la Cuenca del Papaloapan pudo haber sido la asistencia de funcionarios del gabinete estatal como Antonio Amaro Cancino, Coordinador de Protección Civil, y de Gabriel Cué Navarro, titular de la Sedapa, entre otros, porque fue en día hábil.

Y decimos pudo ser, porque desconocemos la hora en que se llevó a cabo la reunión, en la cual también estuvieron el presidente y la secretaria general del Comité Directivo Estatal del PRI, Eduardo Rojas Zavaleta y Amairani Valenzuela, a quien también habrían “destapado” para legisladora local.

Pudo ser en horas no hábiles, aunque en el servicio público habría que determinar de qué hora a qué hora no son horas hábiles y los funcionarios puedan acudir a actos de su partido como militantes.

También se desconoce si tales funcionarios pidieron de manera formal una licencia para ausentarse ese día del servicio público.

Como dice la sabia filosofía popular “no hagan cosas buenas que parezcan malas”.

Y si su presencia en el acto priista no está justificada, tendrán problemas.

Recuerden que ya está en marcha el proceso electoral federal, y está próximo el proceso electoral local. Entonces, hay conductas que pueden actualizar las hipótesis de delitos electorales. Además, los priistas le dan armas a sus opositores para despedazarlos mediáticamente en todo foro.

Ya ven, diputados locales ya pidieron la renuncia de los funcionarios en comento por andar en actividades partidistas y proselitistas.

Incluso, los pueden acusar de actos anticipados de precampaña con todas las consecuencias legales que la conducta implica.

Hasta parecen nuevos.

DIRIGENCIA ¿PARCIAL?

Todos y todas quienes integran el Comité Directivo Estatal del PR, empezando por el presidente, Eduardo Rojas, y siguiendo con la secretaria general, Amairani Valenzuela, deben de ser imparciales.

Entonces, se ven parciales si presencian y hasta aplauden “destapes” de candidaturas a diputaciones locales o federales, y a presidencias municipales para las elecciones concurrentes 2021.

Además, lastiman a los priistas que tienen aspiraciones para los mismos cargos que los “destapados”. Así, ¿cómo pretender unidad?

EBRIOS DE UN TRIUNFO

El triunfo del PRI en Coahuila e Hidalgo, es de los priistas de estas entidades federativas.

Pero los priistas de Oaxaca se sintieron tan ebrios de triunfo, que lo festejaron en la Cuenca del Papalopan.

Está bien, los priistas de todos los rincones del país están contentos por las victorias en aquellas entidades. Pero deberían construir sus propias victorias para 2021.

Y las victorias se construyen con buenas candidaturas, no con imposiciones ni más de lo mismo; con tomar en cuenta a la militancia de base, con estructura y con evitar errores.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario