CRÓNICA EXPRÉS: Otras razones de la derrota del PRI en la capital oaxaqueña

Rosy RAMALES 

Independientemente de que el voto panista y el voto perredista no respondió en la elección a la presidencia municipal de Oaxaca de Juárez (como lo comentamos en columna anterior), hay otros factores que incidieron en la derrota de la candidatura común PRI-PRD-PAN, encabezada por el priista Javier Villacaña Jiménez.

Parte de lo que comentamos es la votación aportada por cada uno de los tres partidos políticos en dicha elección: PAN 7 mil 274 votos,  PRD apenas 877 votos, y el PRI 29 mil 095 votos; cifras aproximadas porque son en base al Programa de Resultados Preliminares (PREP), además falta repartir los votos emitidos por candidatura común.

Entonces amén de que se haya caído la votación panista, que haya seguido en declive la votación perredista, y que la votación priista se haya mantenido en comparación a las tres últimas elecciones municipales anteriores a ésta, ¿qué pasó con el voto ciudadano?

Claro, cabe la posibilidad de que en los votos obtenidos por cada partido político haya votos emitidos por ciudadanas y ciudadanas sin militancia partidista que simpatizaron con la oferta política de Javier Villacaña; o sea, los votos obtenidos no necesariamente corresponden al voto duro de cada partido.

Ya los partidos analizarán los resultados sección por sección electoral para determinarlo.

Sin embargo, es probable que la ciudadanía tampoco haya respondido en la proyección estimada por los tres partidos políticos, sobre todo por el PRI.

¿Por qué?

En corrillos priistas comentan que Morena recurrió, entre otras, a dos estrategias:

Una: Compra de votos a favor de la candidatura morenista, en operativo realizado el día previo a la jornada electoral.

Dos: Inhibición del voto, recogiendo credenciales de elector a cambio de determinada cantidad de dinero y generando temor.

Ambas estrategias habrían sido llevadas a cabo principalmente en agencias y colonias donde se esperaba la mayor votación a favor de Javier Villacaña.

Cito textualmente una frase que recabe en los corrillos priistas: 

“Fueron golpes de precisión. Se enfocaron a debilitar los puntos de mayor fortaleza electoral de Villacaña Jiménez. En San Felipe del Agua y en la Colonia Reforma, por ejemplo, Villacaña apabulla a Francisco Martínez Neri. Ahí, y en otras secciones semejantes, no opera la compra del voto.” 

Ups.

Aunque los morenistas se asumen castos en acciones de mapachería electoral. Pero parece que refinaron y ahora hasta en eso le ganaron al PRI.

En fin.

Además, dicen que en la derrota en la capital oaxaqueña también influyó la traición al interior del Revolucionario Institucional.

¿Traición de quién?

De encumbrados personajes priistas que presumen liderazgo. 

Son dos hombres, y que están en el gabinete ampliado estatal

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario