CRÓNICA EXPRÉS: ¿Qué tal los cambios de funcionarios? ¿Son cambios técnicos o político-electorales?

CRÓNICA EXPRÉS: ¿Qué tal los cambios de funcionarios? ¿Son cambios técnicos o político-electorales?

11 junio, 2019 0

Rosy RAMALES

Hace rato venían sonando algunos de los cambios y nombramientos de servidores públicos de la administración del Gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa, que el lunes pasado dio a conocer en un total de nueve.

Tales, en su mayoría, parecen sustentarse en compromisos políticos mas que en criterios técnicos para imprimirle más eficacia a la administración pública, sobre todo cuando el mandatario se aproxima a entrar a la segunda mitad de su sexenio.

Varias de las personas recién nombradas no son cuadros cercanos a Alejandro Murat. Claro, su gente de confianza se halla en las posiciones clave del gobierno estatal. 

Y algunos de los cambios y nombramientos proyectan en sí mismos cierto matiz político-electoral, dada su formación, trayectoria y aspiraciones. Dadas, además, las coyunturas y circunstancias internas y externas.

Incluso, hay de chile, de mole y de manteca. ¿Se tratará de cambios y nombramientos estratégicos? ¿Una decisión incluyente? La gobernabilidad interna, por llamarle de algún modo, muchas veces depende de la inclusión de grupos.

Pero, ¿incluirlos para qué? ¿Solamente para que el gobierno estatal camine sin golpeteos internos? ¿O la inclusión tendría otra finalidad? Por ejemplo, evitar que emigren hacia otros grupos internos o partidos políticos?

Si fuera el caso, ¿tendrá que ver algo la víspera del inicio del proceso interno del PRI para renovar dirigencia nacional? O sea, ¿evitar respaldos hacia candidaturas distintas a la afín a la cúpula priista local?

Son solamente conjeturas. Igual y el gobernador Alejandro Murat hizo los cambios y nombramientos simplemente porque quiso; vaya, es su facultad.

O como se estila en la praxis política, ¿estará sembrando futuros candidatos y candidatas a cargos de elección popular para los próximos comicios intermedios, federales y locales? La elección de gobernador es un año después, pero tampoco se descarte la construcción desde ya del proyecto sucesorio.

Cabe la posibilidad también de que algunos cambios y nombramientos lleven la finalidad de compensar a cuadros sacrificados en 2018: Perdieron porque tenían que perder.

Amén de cualquier situación, prevalecen los hombres sobre las mujeres, a propósito de la nueva normatividad sobre paridad sustantiva (¿ya entraría en vigor en la entidad?), lo cual amerita tratamiento específico.

De nueve, el mandatario solo nombró tres mujeres: Sofía Castro Ríos como Secretaria de Desarrollo Agropecuario, Pesca y Acuacultura (Sedapa); Laura Vignon Carreño al frente de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado de Oaxaca (SAPAO); y Miriam Liborio Hernández como directora del Instituto Estatal de Educación para Adultos (IEEA).

En fin. Veamos algunos de los cambios y nombramientos dados a conocer este lunes:

Casi desde cuando concluyó su periodo como presidente municipal de la capital oaxaqueña, sonó el nombre de José Antonio Hernández Fraguas para incorporarse en algo de enlace, pues para él estaba vetada la Secretaría de Administración.

Ahora se concreta su nombramiento como Coordinador General de Enlace Federal y Relaciones Internacionales del Estado de Oaxaca. Mmm, ¿y esta área es necesaria? ¿O se abre para tener ocupado y amarradito al priista del bigote seductor. ¿Una beca? ¡Suertudo!

Pero como el área opera en la Ciudad de México, poca oportunidad tendrá de cincelar capital político electoral en su tierra natal para comicios próximos. Aunque el enlace con el Gobierno Federal bien puede servirle para generar relaciones políticas con morenistas para lo que se ofrezca. ¿O…no? 

Otro suertudo: Samuel Gurrión Matías, quien del PRI se fue al PAN y ahora se incorpora al gabinete de un gobierno emanado de las filas priistas; se incorpora como Secretario del Medio Ambiente, Energías y Desarrollo Sustentable (Semaedeso). ¡Eso se llama sacarse la lotería sin comprar boleto!

Igual y lo adquirió desde la campaña del 2018 cuando compitió como candidato panista a la presidencia municipal de la capital oaxaqueña, para hacer perder a la planilla de Morena, en alianza de facto con la cúpula priista. Incluso, ese era el run run en aquél momento.

Si mal no recordamos, su campaña fue de más golpeteo hacia Morena que al PRI, amén de que Morena era la competencia, el blanco, pues desde el inicio de la campaña la planilla priista pintaba para tercer lugar, a pesar de que Manuel de Esesarte no era mal candidato.

En fin, si fue el caso de Samuel, no es sorpresa, ni pecado; así es la política. Y a Samuel se le da muy bien la praxis; es hábil, astuto y audaz. Claro, quien no arriesga no gana; trae en la vena ese principio empresarial.

¿O será que pidió a la cúpula gobernante una oportunidad más y se la dieron? Es un run run. Pero ¿por qué cuando hay cuadros priistas haciendo fila? Por cierto, ¿renunció al PAN o por lo menos solicitó permiso para incorporarse al gobierno emanado de un partido antagónico al panismo? ¿O jamás se afilió?

Mmm…sería cuestión de revisar el padrón panista. Por cierto, ¿se afiliaría al PRI nuevamente aprovechando la campaña de afiliación?

Como haya sido, Samuel ahora tiene un gran reto: Superar el buen trabajo realizado por José Luis Calvo Ziga al frente de la Semaedeso. Porque lo hizo bien; casi tres años en el cargo dando resultados hablan de ello; caso contrario, el gobernador lo hubiese removido hace mucho tiempo.

Calvo Ziga prácticamente le dejó la mesa puesta a Samuel, quien será el ganón de los resultados respecto de proyectos concretos como las eólicas en el Istmo de Tehuantepec, el alumbrado público de la capital oaxaqueña y, entre otros, el relleno sanitario aquí y en la Costa.

Como buen político, de alguna manera Samuel debe reconocer públicamente el trabajo realizado por José Luis; caso contrario generará la sospecha de haber orquestado la intensa campaña de golpeteo innecesario de más de una semana en contra de Calvo Ziga tras la inauguración del parque “Energía Eólica del Sur”.

Los caballeros de la política lo hacen en ocasión de los cambios de estafeta o en la primera oportunidad. Hablaría bien de Samuel, y abonaría a su imagen si acaso sigue viva en él la aspiración de ser candidato a la gubernatura de Oaxaca.

La política es una rueda de la fortuna, así que nunca se sabe cuando se puede estar en la cúspide y cuando se puede necesitar de las personas. Además, los padrinazgos no son eternos.

En fin.

Otra suertuda: Sofía Castro Ríos, cien por ciento muratista, quien sabe en qué porcentaje alejandrista. Ha sido presidenta municipal, funcionaria y diputada federal y estatal. Es un cuadro experimentado en la administración pública, en el quehacer legislativo y también en el electoral.

¿Cuál será el fondo de su función al frente de la Sedapa? ¿Llega por corto tiempo? ¿O de aquí hasta el registro de candidaturas? Vaya usted a saber. Lo que sí es que ella es una de las políticas consentidas y de toda la confianza de José Murat, siempre leal a él.

Vaya, José Murat podrá ser lo que sea, pero cuando sabe ser amigo, lo es sin reservas. Claro, y cuando es enemigo, lo es sin piedad.

Y Carlos Grau López era un compromiso de campaña, y ya le cumplieron.

Otros cien por ciento muratistas: Celestino Alonso Álvarez y Saulo Chávez Alvarado; soldaditos de muchas batallas y comodín en cualquier cargo. Ya estuvieron en la banca bastante rato debido a ciertos errores, sobre todo Saulo quien salió de la Delegación para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas tras el escandalito de los beneficiados con apoyos para damnificados por los sismos de septiembre del 2017.

Celestino regresa ahora como secretario Ejecutivo de Gabinete, y Saulo como Coordinador General de Asesores, una figura burocrática pero bien recompensada. Son posiciones algo adecuadas a sus perfiles; a ambos les gusta la planeación y quien sabe por qué, pero desempeñan mejor trabajo cuando no están tan expuestos públicamente.

Laura Vignon Carreño es un buen cuadro priista con trabajo de base y cierto capital político; conoce las colonias de la capital oaxaqueña y municipios conurbados; ella debió ser la candidata del PRI en 2018 a la presidencia municipal capitalina. Pero el pleito entre José Antonio Fraguas y Javier Villacaña, fue un obstáculo.

Laura Vignon llega a SAPAO. Y, según cuentan en corrillos priistas, esta es una posición amarrada precisamente por Javier Villacaña Jiménez desde el 2018. Si fuera el caso, no se equivocó, porque Laura es un cuadro experimentado; incluso, en el tema político-electoral.

Sin duda, uno de los retos será superar el trabajo de Marcelo Díaz de León.

Miriam Liborio Hernández nunca ha tenido suerte para los cargos públicos ni para las candidaturas a cargos de elección popular; o se le ceban o pierde. Y miren que no es mal perfil, pero las circunstancias políticas se le han atravesado negativamente.

Y como ya saben acaba de ser nombrada Directora General del Instituto Estatal de Educación Pública para los Adultos (IEEA); a ver si ahora sí pega.

Quizá sea ella represente el único cuadro alejandrista en los recientes nombramientos; Miriam lo ha acompañado desde cuando el ahora mandatario empezó a dar luces sobre su aspiración a la gubernatura.

El nombramiento como que no tiene mucha cuadratura (por lo menos técnica y profesionalmente) es el otorgado a Donovan Rito García: ¡Director General de Notaría! ¡Imagínense! ¿Sabrá del tema? Caso contrario, sería tanto como enviar a alguien que nunca en su vida ha cocinado a hacer un pastel.

Pregunta: ¿Donovan es cuota de Alejandro Avilés?

En fin, los cambios y los nombramientos pueden tener muchas lecturas, aristas, fondo…y seguramente cada lector, cada lectora, tendrá su propia lectura.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Print Friendly, PDF & Email
Compartir la Nota: