CRÓNICA EXPRÉS: ¿Quiénes más se apuntan?

Rosy RAMALES

Cuando reporteros preguntaron al gobernador Alejandro Murat Hinojosa y primer priista de Oaxaca, sobre el “destape” hecho por Gustavo Díaz Sánchez de Alejandro Avilés Álvarez para candidato del PRI a la sucesión 2022, el mandatario dijo:

“Sí, es un buen amigo, ya se apuntó, vamos a ver cuántos más se apuntan; a ver quién tiene espolones para gallo…estamos haciendo buen gobierno. Les deseo éxito ahí a los priistas para que decidan; es el partido del que formo parte, y bueno pues hay que empezar hacer el chacaleo….yo seguiré haciendo gobierno, y seguiré trabajando para que la ciudadanía en su momento tome las determinaciones…”

¡Tómenle la palabra!

¿Por qué asustarse? ¿O por qué enojarse? Las aspiraciones son naturales, máxime cuando la sucesión gubernamental se aproxima. Vean los tiempos:

El 15 de noviembre próximo, Alejandro rinde su Cuarto Informe, el cual marcará el inicio de los dos últimos años de su sexenio, aunque formalmente sea el uno de diciembre.

La elección de gobernador de Oaxaca será en 2022, pero el proceso electoral respectivo iniciará en septiembre de 2021; casi terminando el proceso electivo del próximo año.

Y si bien la suerte del PRI depende en mucho de las elecciones concurrentes de 2021, este partido también requiere ir preparándose para la sucesión gubernamental prácticamente de manera paralela, tanto en construcción de estructura como en cuadros competitivos para seleccionar al mejor para la candidatura.

Y que puede ser un hombre o una mujer.

¿O qué, la cúpula del PRI-Oaxaca y sus militantes van a esperar con los brazos cruzados si ganan algunas diputaciones y ayuntamientos, o por lo menos si el partido conserva su registro nacional, para entonces empezar a organizarse internamente para la sucesión?

Sería demasiado tarde, considerando que el proceso electoral concurrente 2020-2021 concluye hasta mediados de junio del próximo año o hasta cuando se resuelva el último medio de impugnación. Y para entonces será la víspera del inicio del proceso electivo para la sucesión oaxaqueña.

Por tanto, empezar a alzar la mano para la candidatura priista no es una acción temprana, ni desleal ni al PRI ni al gobernador Alejandro Murat; por el contrario.

Incluso, las mujeres y hombres priistas que aspiren a la candidatura a gobernador, podrían echar “toda la carne al asador” moviendo a su base para ganar el mayor número de posiciones en las elecciones de 2021 o por lo menos para incrementar la votación que permita al PRI conservar su registro nacional.

Eso, aprovechando el ánimo que inyectó a la militancia priista el triunfo del PRI en las recientes elecciones en Coahuila e Hidalgo.

Deslealtad sería cualquier trabajo priista (acción u omisión) para entregar la gubernatura de Oaxaca en 2022, a Morena o a cualquier otro partido político.

Y si bien Morena lleva las de ganar dada la fuerte presencia del presidente Andrés Manuel López Obrador en la entidad, que por lo menos el PRI pierda dignamente dando la batalla, salvo que la cúpula planee un destino diferente.

Ya si en las elecciones del 2021 el PRI pierde el registro nacional, la ley da la oportunidad de convertirse en partido local cumpliendo los requisitos para tal efecto. Entonces, el priismo oaxaqueño también debe prepararse para este escenario, a menos que de plano quieren enterrar a su partido.

En fin, como dice la vox populi: “El que por su gusto muere hasta la muerte le sabe”.

¿Y QUIÉN SE APUNTA?

Retomemos la siguiente frase del gobernador Alejandro Murat: “Sí, es un buen amigo, ya se apuntó, vamos a ver cuántos más se apuntan; a ver quién tiene espolones para gallo…”

Gustavo Díaz ya “destapó” a Alejandro Avilés. ¿Quién más destapa a quién? ¿O quién se apunta per se? ¿Quién alza la mano? ¿Quién expresa su aspiración para candidato o candidata del PRI a la gubernatura de Oaxaca?

No piensen perdedoramente; o sea, que el PRI perderá el registro nacional en 2021 o que no obtendrá ninguna posición en la entidad ni buena cantidad de votos; piensen como ganadores. Ya ni el Partido Verde, cuya votación ha sido menor, planea perder.

Amén de que se “destapen” o los “destapen”, el Revolucionario Institucional en Oaxaca cuenta con cuadros como Eviel Pérez Magaña, Javier Villacaña Jiménez, Adolfo Toledo Infanzón, Narcedalia Ramírez Pineda, Mariana Benítez y la propia Ivette Morán de Murat, quien en encuestas ha salido bien posicionada.

Hasta Luis Antonio Ramírez…¿o renunció al PRI para participar en el gabinete del presidente López Obrador?

En fin, irán saliendo más nombres.

Por cierto, en círculos priistas trascendió el nombre de Mariana Nassar Piñeyro para candidata a la sucesión gubernamental. ¿Será? Eso sí, quien sabe si ella ha expresado su aspiración o alguien empezó a manejar su nombre.

O quizá se confundieron con la aspiración de la actual Secretaria de Movilidad para candidata a diputada federal, diputada local o presidenta municipal de la capital oaxaqueña para las elecciones de 2021, porque para la candidatura a la sucesión todavía le falta estatura política; pero, por supuesto, la cual puede ir construyendo.

Tiene todo para construirla, empezando con la suerte de contar con triple respaldo. Y de su parte, poner empatía.

EL ENOJO Y EL REGAÑO

Cuentan que el reciente polémico acto priista realizado en la Cuenca del Papaloapan, donde Gustavo Díaz “destapó” a Alejandro Avilés para la sucesión, provocó el enojo de varios colaboradores del gobernador Alejandro Murat, entre quienes se mencionan a Mariana Nassar; Francisco Ángel Villareal y de Germán Espinoza Santibáñez.

¿Será?  Si fuera el caso, ¿por qué se enojan? Vaya, también tienen el legítimo derecho de manifestar su aspiración a la candidatura del PRI para la gubernatura.

De hecho, Francisco Ángel Villareal anda muy movidito, sobre todo mediáticamente. Y quizá obedezca solo al deseo de publicitar las acciones del Instituto de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), de cual es el Director General.

Pero dada la proximidad de los tiempos electorales, tanta movilidad mediática se presta a conjeturas sobre una probable aspiración a cargo de elección popular para las elecciones de 2021, o bien, para una ruta de preparación para el 2022.

Aspiración legítima como cualquier ciudadano.

En fin, el famoso evento político también habría provocado el regaño a varios de los personajes que intervinieron. Los regañaron en el Hangar Oficial. ¿Quién los regañó? Eso sí, no lo contaron, pero es de suponerse que el mandatario, salvo que haya sido alguno de sus colaboradores.

Qué porque el PRI primero debe atender la elección 2021, luego lo demás.

Mmm… pues el regaño choca con lo dicho por el primer priista de Oaxaca “hay que empezar hacer el chacaleo…”  

Y tarde se les está haciendo.

Además, el mismo Alejandro Murat empezó a moverse dos años antes de 2010 para conseguir la candidatura del PRI a gobernador de Oaxaca; sabe que así es la praxis, sobre todo para la construcción de candidaturas competitivas, a menos que no esté pensando en un candidato por el Revolucionario Institucional o salvo que su plan sea el interinato para dejar en manos del interino la suerte del priismo.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario