CRÓNICA POLÍTICA: A Morena los números le dan para ganar solito la gubernatura de Oaxaca; ya se alista

Rosy RAMALES

En Oaxaca Morena obtuvo la más alta votación en la historia de todo partido político en la elección de diputados locales del domingo pasado: Rebasó los 700 mil votos. 

Ni siquiera el PRI la alcanzó en sus mejores tiempos de hegemonía, cuando presumía al territorio oaxaqueño como “100% priista”. Pero todo acaba, máxime cuando la misma jerarquía “tricolor” le pone la entidad en charola de plata al morenismo.

Entiéndase por jerarquía al jefe político del priismo oaxaqueño, Alejandro Murat Hinojosa, y al poder tras el trono, José Murat, actual líder nacional de la Fundación Colosio, sin que nada pueda hacer el priismo perplejo ante su pronta reducción a la nada política.

¿O esa simbiosis solo es leyenda?

Retomando: Tan alta votación solamente la ha obtenido (y sobradamente) Gabino Cué Monteagudo cuando en 2010 ganó la gubernatura de Oaxaca por más de 733 mil votos, con la suma de la votación obtenida por los partidos que lo postularon vía la coalición “Unidos por la Paz y el Progreso”: PRD-PAN-PT-Convergencia.

Y solo entonces también el PRI junto con su entonces aliado el PVEM en la coalición “Por la Transformación de Oaxaca”, alcanzó su más alta votación: Alrededor de 613 mil votos; obviamente votos aportados en su mayoría por el priismo, pues el Verde siempre ha rondado los 60 mil votos. 

Así que en base al resultado de la reciente elección local, el partido Morena ya sabe que los números le dan de sobra para ganar por sí mismo la gubernatura de Oaxaca y ya se alista para competir en el proceso electoral respectivo a iniciar en septiembre próximo (en dos meses y medio).

De hecho la reciente elección local intermedia fue el laboratorio de los partidos políticos rumbo a la sucesión oaxaqueña; se midieron. Por eso Morena no fue en coalición para ver si los números le dan para el 2022, y vaya que sí le dan. 

No necesita de ningún otro partido político para ganar la próxima gubernatura de Oaxaca. En otras palabras: “No necesita vejigas para nadar”; salvo que Morena de plano se parta no en dos, sino se haga añicos como resultado de la selección de la candidatura.

Pero ni así, porque Morena en Oaxaca ya es toda una marca bien publicitada por su creador: Andrés Manuel López Obrador; él sí que trabaja por el liderazgo político-electoral en el Sur-Sureste del país. 

No como otros que nada más le hicieron al cuento para terminar entregando a su propio partido político y la entidad a Morena. Eso sucede cuando con los cuadros producto de las coyunturas, más que del trabajo partidario, y cuando el obligo se halla en otro terruño; amén del cuidado de espaldas y planes a futuro.

A LA GUBERNATURA, MORENA NO IRÍA CON EL PVEM NI CON EL PT

Es lo que consideran morenistas. Y consideran bien, porque si a Morena le dan los números para ganar por sí mismo la elección de la próxima gubernatura de Oaxaca ¿qué caso tiene hacer una coalición con el PVEM o con el PT.

Es más, en la entidad oaxaqueña el morenismo no ve nada bien al Verde Ecologista, porque lo vinculan más al PRI que a Morena…al PRI muratista. Claro, no todo el morenismo oaxaqueño se opone; pues hay morenistas más priistas y más muratistas que los propios militantes y súbditos, respectivamente.

El morenismo renuente ve además dos riesgos al ir coaligados con el PVEM o con el PT: Que cualquiera de estos dos partidos políticos quiera poner la candidatura, o que al ganar la elección, quieran reparto equitativo en el gabinete estatal.

RAÚL Y LA LEY ZALDÍVAR

En el contexto de la proximidad del proceso electoral a la sucesión oaxaqueña, en los círculos políticos locales se empezó a especular sobre un probable propósito del senador Raúl Bolaños Cacho Cué al echarse a cuestas la autoría de la llamada “Ley Zaldívar”: Quedar bien con AMLO para obtener la postulación como candidato a gobernador de Oaxaca vía una coalición Morena-PVEM.

¿O será que en dichos círculos solamente están viendo moros…?

Ahhh…quien sabe si de aquí al registro de candidaturas (allá por marzo del próximo año), el Partido Verde ya se haya reconciliado con López Obrador. Ven que últimamente la bancada verde en el Senado, al mando de Manuel Velasco, se ha puesto rebelde. Igual y sí, Manuelito acostumbra a amagar para sacar ventajas políticas.

LA VISITA DE AMLO

Tras las recientes elecciones, el presidente AMLO luego luego visitó Oaxaca, donde supervisó el avance de las súper carreteras al Istmo y a la Costa (la cuales se empezaron en sexenios presidenciales anteriores).

Y aprovechó para felicitar al gobernador Alejandro Murat por la jornada electoral pacífica; cosa que sonó a agradecimiento por el triunfo de Morena en los 10 distritos electorales federales oaxaqueños; indispensables para los números de este partido en la Cámara de Diputados Federal.

En los hechos el PRI pudo haber ganado por lo menos dos distritos electorales federales.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario