CRÓNICA POLÍTICA: Coaliciones, contra reloj…

Rosy RAMALES

Conforme al aval del INE, las solicitudes de registro de convenios de coalición y acuerdos de participación deberán presentarse a más tardar el veintitrés de diciembre de dos mil veinte”, para las elecciones de diputados al Congreso de la Unión.

Así que los partidos políticos tienen solo horas para concretar alguno de los tres tipos de coalición legal, especificados por el Consejo General del Instituto Nacional Electoral de la siguiente manera:

a) Coalición total, para postular: 300 fórmulas de candidaturas a diputaciones de mayoría relativa.

b) Coalición parcial, para postular: Al menos 150 fórmulas de candidaturas a diputaciones de mayoría relativa.

c) Coalición flexible, para postular:
Al menos 75 fórmulas de candidaturas a diputaciones de mayoría relativa.

Y dada la contingencia sanitaria, “todos los partidos políticos nacionales, en caso de que su dirigencia así lo autorice, podrán celebrar las sesiones de sus órganos de dirección a distancia o de manera virtual mediante el uso de herramientas tecnológicas, o el uso de éstas y presenciales (ambas modalidades) para el aval a las coaliciones”.

También, según se entiende, para concretar acuerdos de participación con Agrupaciones Políticas Nacionales (APN), la cual es otra forma de asociación política.

Entonces los partidos políticos están contra reloj.

Máxime cuando coincide la fecha para el inicio de las precampañas de diputaciones federales. Aunque como éste es un derecho pueden empezarlas cuando lo consideren pero siempre dentro del plazo avalado por las autoridades electorales.

Precisamente el tema de las coaliciones en el ámbito federal tienen parados los convenios de coalición en algunas entidades federativas para las respectivas elecciones locales; si no se concretan para las curules al Congreso de la Unión, difícilmente se concretarán para Congresos Locales y ayuntamientos.

Ese parece ser un problema respecto de una eventual coalición PAN-PRI-PRD, la cual de entrada enfrentaría el problema de hacer la diferenciación respecto de su adversario: Morena. Y la clave de la diferenciación se encuentra en las candidaturas que presenten ante el electorado.

Y bueno, la falta de definición ha parado también la preselección de candidaturas; esa que en su praxis suelen hacer los partidos políticos, previa a las precampañas.

En fin, es cuestión de horas para disipar las dudas respecto a las coaliciones para las elecciones federales y su impacto en las locales.

Si el PAN, el PRI y el PRD, o el PAN y el PRI, concretan una coalición para los comicios federales será en la modalidad de parcial.

Por el lado de Morena-PVEM-PT la conformación de la coalición parece no tener problema; hasta el momento. No obstante, habrá que tener presente que en política los acuerdos se caen en el último minuto, sobre todo cuando hay discrepancias en el reparto de candidaturas.

Hasta donde se sabe una eventual coalición entre el partido gobernante y aliados para los comicios federales sería total; modalidad que le funcionó al morenismo en las elecciones 2018, pero en base a la fuerza que traía el entonces candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador.

Ahora la suerte es incierta. Porque AMLO no va en la boleta electoral, pero además porque Morena registra cierto desgaste como partido en el poder.

En fin, veremos qué pasa en la lucha electoral en que Morena busca mantener la mayoría en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión, y, por su parte la oposición busca arrebatarle tal mayoría.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario