CRÓNICA POLÍTICA: Crucial, la elección presidencial 2024

Rosy RAMALES

El “auto-destape” del panista Ricardo Anaya Cortés para la candidatura a la Presidencial de México, no debe sorprender.

Cierto, prácticamente faltan tres años para la próxima renovación del titular del Ejecutivo Federal y podría pensarse que es mucho tiempo.

Pero no. El tiempo se va como agua entre los dedos. Y el presidente Andrés Manuel López Obrador ya entró a su tercer año de gobierno.

Entonces es preciso que los partidos políticos empiecen a pesar en sus mejores cuadros para su respectiva candidatura al 2024 para disputarle a Morena la Presidencia de México.

Bueno, más bien disputársela a AMLO, vaya o no por la reelección; al final de cuentas en una misma persona se reúnen titularidad del Ejecutivo y presidencia del partido (Mario Delgado solo lo es de manera formal…¿ o no?…claro que sí, a leguas de nota.)

Retomando el tema. Es preciso, incluso, que los propios hombres y las propias mujeres con aspiraciones a la Presidencia de la República empiecen a moverse de modo tal de posicionarse en el ánimo de la ciudadanía.

A AMLO le llevó 12 años…y lo sigue haciendo vía sus mañaneras, su mejor estrategia de marketing electoral; tema que aborda, tema al cual casi todos hacen eco mal o bien, pero ahí está todos los días vigente en la mente ciudadana.

Claro, todo abuso es perjudicial, por tanto también corre el riego de hartar con discursos que chocan con la realidad. Sin embargo, el pueblo todavía puede aguantar porque tiene muy recientes las experiencias de los gobiernos del PAN y del PRI.

No obstante, Acción Nacional y el Revolucionario Institucional (y los partidos que se acumulen) tienen la oportunidad de unirse desde ya en una estrategia para destronar a Morena en 2024. ¿O deben aguardar a ver si conservan el registro tras las elecciones de 2021?

Mmm. Perderían un tiempo precioso.

En fin, que aquellos hombres y aquellas mujeres con aspiraciones a suceder a AMLO (que no sean de Morena, ya los morenistas harán lo suyo) en las elecciones de este año tienen la oportunidad de hacerle contra-peso a López Obrador revirándolo.

El presidente es muy dado a victimizarse sin que hasta el momento exista algún político que lo contradiga con las propias armas mediáticas de AMLO.

¿Lo incluye la ruta de Ricardo Anaya? Quien sabe. Por lo pronto el panista ha anunciado, su respetuoso rechazo a la candidatura a una diputación federal plurinominal ofrecida por su partido porque prefiere recorrer el país en busca de la grande.

Concretamente en su video dijo:

“La elección de este año es muy importante, pero la presidencial de 2024 esa será crucial. Por eso quiero concentrarme desde ahora en el 2024. Quiero dedicarme de tiempo completo a recorrer todo nuestro país, no a estar en una tribuna o en una oficina, sino en la calle, en la comunidad, con la gente, y llegado el momento, si la vida y las circunstancias me lo permiten, volver a participar en la elección presidencial.”

Sería buena estrategia. Precisamente caminar las comunidades, pueblos, rancherías; pernoctar ahí y convivir con la gente, le dio el plus y el triunfo a López Obrador en 2018; él, distinto a sus opositores, interactuó con la ciudadanía dejando de lado las visitas relámpago y los grandes mítines huecos.

Si Anaya lo hace, le sacará ventaja a cualquier morenista, quienes una vez en el poder han olvidado caminar junto con el electorado.

Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal y el mismo Mario Delgado, no salen de las oficinas. Quizá éste último ahora se ensucie más los zapatos por la misma actividad como dirigente formal de Morena. Ah, y Claudia Sheinbaum anda agobiada con el cúmulo de males de la Ciudad de México.

Así que si Ricardo Anaya se decide a dejar la comodidad para ensuciarse los zapatos comunidad tras comunidad, quizá los alcance y hasta los rebase, máxime sacando ventaja de su nato estilo para polemizar.

En fin, veremos.

¿Y EL PRI?

Y por parte del PRI ¿quién seguirá la mima ruta de Ricardo Anaya?

Sí, decíamos que el PAN y el Revolucionario Institucional desde ahora pueden caminar en una sola estrategia hacia el 2024.

No obstante, cada partido debe tener sus propios prospectos (hombres y mujeres) por si acaso al final no se ponen de acuerdo en una coalición para las elecciones presidenciales. Sin embargo, por el momento los prospectos servirían de promotores; algo así.

(Por cierto, todos los partidos políticos  –independientemente si sobreviven o no tras las elecciones de este año– vayan preparando cuadros femenino, porque en una de esas por mandato jurisdiccional los obligan a condiciones de paridad en las contiendas internas de selección de candidatura para el 2024. Suena descabellado, pero siempre existe la probabilidad).

Retomando el tema: Con ese atrevido  y hasta fuerte, pero pegador promocional: “Morena es un peligro para México”, hasta Alejandro Moreno Cárdenas podría encabezar al PRI en 2021 siempre que no le saquen sus trapitos al sol.

¿Quién más?

Pues es un secreto a voces, sobre todo en el estado donde gobierna, Oaxaca, que Alejandro Murat Hinojosa aspira a la Presidencia de México. Vaya, cuando menos esa idea han propalado personas cercanas a él.

Si fuera el caso, tarde se le está haciendo para recorrer el país.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario