CRÓNICA POLÍTICA: ¿Cuánto influyó el dinero ilícito en el crecimiento de Morena?

Rosy RAMALES
En la actualidad, para crear, constituir y sostener un partido político se necesitan carretillas de dinero; igual para competir exitosamente en las elecciones a cualquier cargo de elección popular, máxime siendo partido de nueva creación con registro nacional.
Todo amén de la simpatía natural ciudadana que pueda tener el partido, ya sea per se o por su oferta política; o por las ideas de sus fundadores o por el carisma de sus candidaturas.
Pero realizar asambleas constitutivas en por lo menos 20 entidades federativas o en 200 distritos electorales federales con la participación mínima de tres mil o trescientos afiliados, respectivamente (en cada entidad o en cada distrito) cuesta mucho dinero; además de la asamblea nacional constitutiva.
Imagínense el tamaño de la movilización y gastos. Luego toda la tramitología para solicitar el registro ante el Instituto Nacional Electoral (INE). Sudan la gota gorda las organizaciones de ciudadanos de escasos recursos para sufragar tanto gasto, que además es fiscalizado por la autoridad electoral una vez que manifiestan la intención de constituirse como partidos.
Igual la habrá sudado el Movimiento Regeneración Nacional cuando se constituyó como partido político; incluso desde antes, cuando sus fundadores se separaron del PRD y de otros institutos políticos e iniciaron un recorrido por todo el país con la bandera de la defensa del petróleo, además de otras.
¿Desde entonces habrán recibido generosas “aportaciones” del “pueblo y préstamos de espléndidos de “amigos” como David León? ¿Entre cuántos otros? ¿O las aportaciones y préstamos iniciaron en 2015, año en que Morena compitió por primera vez en los comicios a las diputaciones federales?
El Movimiento Regeneración Nacional fue creado por Andrés Manuel López Obrador como una especie de corriente político social en el contexto de su campaña presidencial de 2012 (elección que perdió), luego ya constituido como asociación civil solicitó su registro como partido nacional ante el INE, el cual se lo otorgó el 09 de julio de 2014.
Y de ahí p’al real, Morena empezó a crecer aún con las carencias presupuestales. Porque un partido político de nueva creación solamente recibe su porción del 30% que la nación otorga a los partidos políticos de manera igualitaria, vía INE.
¡Para moverse en todo el país con tan poquito presupuesto es cosa sufrible! Aunque los partidos tienen la opción de allegarse de recursos por otra fuente de financiamiento: La privada. Pero cualquier aportación por esta fuente debe reportarse al INE para la verificación de la licitud de la misma y su correspondiente fiscalización.
Imagínense en año electoral.
Aunque cuando un partido político nace con fuerza por sí mismo no necesita tanto dinero para convencer al electorado.
¿Sería el insólito caso de Morena?
¿O las “aportaciones” y “préstamos” recibidos por Pío y “Martinazo” López Obrador sirvieron para financiar a Morena en el Proceso Electoral Federal 2014-2015. En ese caso, Morena debió reportarlo al INE; caso contrario sería un financiamiento ilícito.
¿Y si fue para gastitos de AMLO? Mmmm…Para el 2015 ya no tenía ninguna necesidad de financiarse vía “aportaciones” del pueblo o “préstamos” de dinero privado (¿o público?), pues para entonces Morena ya estaba recibiendo la prerrogativa de financiamiento público.

¡Qué raro que en las dos grabaciones, una con Pío y la otra con “Martinazo”, ambos se refirieran de algún modo a Andrés Manuel. Claro, hay casos en que familiares hacen cosas en las cuales nada tienen que ver el resto de los miembros de la familia.
En las elecciones de 2015 y compitiendo por primera vez, a Morena le fue bastante bien: Ganó 14 diputaciones federales de mayoría relativa y 21 de representación proporcional. Además casi llegó al 9% de la votación total válida emitida; cifras que muy difícilmente alcanza un partido de nueva creación.
En fin, suponiendo que esas “aportaciones del pueblo” y “prestamos privados” hayan sido recursos de fuentes prohibidas o no reconocidas, cabe preguntar ¿cuánto influyó el dinero ilícito en el crecimiento de Morena desde su constitución como partido político hasta su primera participación electoral?
¿ASUNTO POLÍTICO?
Y ya saben, el presidente Andrés Manuel López Obrador se lavó las manos. En su mañanera dijo que se trató de un asunto personal entre su hermano (“Martinazo”) y David León, y que sus enemigos lo están convirtiendo en un asunto político haciendo ver que fue dinero para uso electoral.
Es probable. De hecho, nadie es culpable hasta que se demuestre lo contrario.
Sin embargo, ¿por qué “Martinazo” hace referencia a él? ¿O la alusión se refiere a otro hermano? ¿También por qué tras ganar en 2018, AMLO incluyó a David León en su gabinete ampliado?
Igual AMLO fue engañado. Sin embargo, el escándalo político le pega porque él ha usado el discurso de la honestidad y la anti-corrupción casi como si fuesen su Biblia.


  • (Correo: rosyrama@hotmail.com)

Deja un comentario