CRÓNICA POLÍTICA: Dios los hace y ellos se juntan…

Rosy RAMALES

Dios los hace y ellos se juntan, reza la sabia filosofía popular. Y se juntan para bien, o se juntan para mal; pero se juntan. Por ejemplo, es la historia reciente de dos senadores que aspiran a gobernar su entidad natal: Oaxaca.

Se trata de Raúl Bolaños Cacho Cué y de Salomón Jara Cruz, de los partidos Verde Ecologista de México (PVEM) y de Morena, respectivamente.

¿Con quién se han juntado?

Pues cuentan que hace no mucho Rogelio Hernández Cázares se reunió con el senador Raúl Bolaños Cacho Cué y con algunos morenistas oaxaqueños, entre ellos Luis Alfonso Silva Romo, actual diputado local en funciones y electo.

Disfrutaron de una riquísima cena, acompañada de la deliciosa bebida ancestral: Mezcal.

Y en ese ambiente de camaradería, al Maestro Rogelio le dio por llamar a medio mundo de la política local y a algunos personajes de la política nacional para comentarles estar compartiendo el pan y la sal nada menos y nada más que con Raúl.

¿Y eso qué tiene de malo? Nada. Sin embargo, ese encuentro despertó suspicacias porque Raúl es visto en su entidad natal como aspirante a la gubernatura oaxaqueña a renovarse el próximo año.

¡Le dará el soponcio al senador Salomón Jara! ¿Cómo que el comisionado de la Comisión Nacional de Hidrocarburos anda metiendo las manitas en asuntos ajenos a su función? Además ¿cómo un regiomontano muestra interés en temas propios de los oaxaqueños?

Rogelio Hernández Cázares fue Director del Sistema de Protección Social en Salud (Seguro Popular) en la administración del gobernador Gabino Cué Monteagudo, antecesor del actual mandatario Alejandro Murat Hinojosa.

¿Será que Rogelio ya se ve otra vez como poder tras el trono como en el sexenio gabinista en esa generosa actividad relacionada con las medicinas?

En fin. Igual y Rogelio Hernández y Raúl Bolaños solamente convivieron como buenos amigos.

SALOMÓN

En tanto el senador Salomón Jara Cruz se junta con Ricardo Monreal Ávila. Y, claro, es natural porque el zacatecano es el líder de la bancada de Morena en el Senado de la República.

Sin embargo, buscó su manto protector tras abandonar su encomienda como Delegado del Comité Nacional de Morena en el estado de Guerreo en pleno proceso electoral, y para que le echara una manita en el ánimo del líder nacional del partido, Mario Delgado Carrillo.

Y así regresó a su natal Oaxaca.

Eso según dicen en corrillos morenistas, donde también comentan que dejó dicha encomienda porque hubo cuadros guerrerenses que no aceptaron la lista de candidaturas propuestas por Salomón Jara para cargos de elección popular en aquella entidad.

Y bueno regresó a Oaxaca donde hace más de 12 años viene trabajando políticamente para ser gobernador; fue candidato de Morena en 2016 obteniendo 353,805 votos, pero le ganó Alejandro Murat Hinojosa, entonces abanderado de la coalición PRI-PVEM-Panal al obtener 496,724 votos.

Que si en aquella ocasión Morena hubiese ido en coalición por lo menos con el PT y el PRD hubiese ganado. Pero fue solo sin tener aún la suficiente fuerza per se.

Retomando el tema: En los corrillos morenistas locales se cuenta que el jefe político del morenismo estaba como agua para chocolate con los resultados de las recientes elecciones en la Ciudad de México, donde además del abandono a la clase media, influyó la acción u omisión de ciertos personajes encumbrados en Morena.

Entre ellos mencionan a Ricardo Monreal, vaya usted a saber por qué.

El caso es, dicen, que a buen árbol se arrimó Salomón si acaso Ricardo no tiene tan contento al presidente Andrés Manuel López Obrador, quien tampoco estaría contento con Jara Cruz por haber abandonado su encomienda electoral en Guerrero, donde, además era prioridad la gubernatura.

¿Y qué tal si fue al revés? Que los guerrerenses le hayan pedido a Salomón Jara salir de su entidad; entonces no le quedó más remedio.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario