CRÓNICA POLÍTICA: El tendedero panista y el caso Oaxaca

Rosy RAMALES

En su choque en redes sociales, el expresidente de México Felipe Calderón Hinojosa y el dirigente nacional del PAN, Marko Cortés Mendoza se sacaron trapitos al sol sobre su respectiva responsabilidad en las derrotas de este partido político en su momento.

Malas candidaturas como la de Josefina Vásquez Mota en la elección presidencial del 2012, la cual quedó en tercer lugar; señalamientos en contra de exfuncionarios de los gobiernos panistas como el caso de Genaro García Luna, y pactos (supuestos) entre antecesor y sucesor presidencial del PAN y del PRI.

Eso en consideración de Marko Cortés respecto de la época calderonista. Calderón, por su parte, acusó en torno de la actual dirigente nacional del PAN:

Exclusión de buenos cuadros como Jorge Triana de las candidaturas plurinominales, agandalle de las pluris para cuotas de dirigentes como la postulación del propio Marko en la posición número uno de la lista plurinominal al Senado, en la cual incluyó a su gente cercana; financiamiento mal empleado, y falta de estructura electoral.

Ambos tienen razón. Todo en conjunto forma parte de las causas del deterioro del PAN y su caída elección tras elección.

Aunque ellos no lo ven así. Incluso, discreparon. Pero sin querer coincidieron en algo tan elemental para ganar o perder una elección: La estructura electoral. Calderón acusó que la dirigencia de Marko solamente cubrió el 39% de representantes del PAN ante las mesas directivas de casilla en la reciente jornada electoral. 

Marko, defendiéndose, dijo que el PAN tuvo una cobertura de casillas de 68% efectiva el día de la elección y que con la coalición llegó a 80%, más que en 2012 (año del relevo de Calderón en la Presidencia de la República).

Un 80% de esta estructura electoral no es una cobertura para presumir. El partido político con meta de triunfo, debe cubrir el 100% de las casillas. Entonces, Marko no ha sido el dirigente con visión de futuro para el PAN.

Este es uno de los factores principales en la derrota o triunfo de un partido político: La estructura electoral, empezando con los representantes ante casillas y generales.

Otro factor son las candidaturas. Y qué lástima que en Acción Nacional el debate sea por las plurinominales, cuando debe centrarse en las candidaturas de mayoría relativa. Porque si éstas no generan votos, aquellas no entran. 

Es más, apostarle a las pluris, es una visión perdedora. Porque el partido político entra a la contienda electoral calculando que entren al menos los primeros lugares de sus listas plurinominales legislativas, lo que supone una necesaria derrota; en vez de calcular ganar todas las posiciones de mayoría relativa.

Claro, es posible una estrategia para combinar la obtención de espacios pluris y de mayoría. Pero al PAN le ha faltado estrategia. 

Y miren, en el agarrón en redes, ni Felipe Calderón, ni Marko Cortés, aludieron temas locales, solamente nacionales. 

Ahí se evidencía otro error: La prioridad a lo nacional, descuidando al PAN en las entidades federativas: Dirigencias locales, estructura, candidaturas, militancia, etc.

CASO OAXACA

Habrá excepciones, pero Oaxaca es una de las entidades federativas donde Acción Nacional nada más no crece; por el contrario, ha ido en picada.

En la entidad oaxaqueña el PAN nunca ha tenido una bancada numerosa en el Congreso local. Pero ahora solamente tendrá una diputación plurinominal en la persona de Natividad Díaz Jiménez, quien entra en reelección. 

Conforme a la tabla de resultados de los cómputos de las elecciones locales del pasado 2 de junio, del IEEPCO, el PAN nada más ganó 1 municipio por sí mismo; tres en alianza con el PRI y el PRD; 2 en común con el PRI; y 1 junto con el PRD y el PUP. Eso, de un total de 152 municipios por el régimen partidista,

Su votación total en la elección de diputaciones llegó a los 70,313 votos; unos 10 mil menos que en el 2021. Con tal votación, el PAN cayó al 6º lugar como fuerza electoral, cuando en el 2021 quedó en el 4º. 

Amén de la responsabilidad del panismo local, tales resultados son el reflejo del abandono de la dirigencia nacional del PAN.

El crecimiento de un partido debe ser de lo local a lo nacional, fortalecer las estructuras municipales y distritales para empujar el crecimiento nacional; no a la inversa. 

***

rosyrama@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *