CRÓNICA POLÍTICA II: ¿Igmar deja la Oficialía del Congreso? ¿Llega Paco A. Maldonado?

Rosy RAMALES

En los corrillos legislativos anda el run run sobre la intención del Igmar Medina Matus de dejar la Oficialía Mayor del Congreso del Estado. No porque no le guste, sino porque se le han presentado dos oportunidades: Ir como candidato a uno de los cargos locales de elección popular a disputarse el próximo año, o incorporarse al gabinete del gobernador Alejandro Murat Hinojosa.

¿Catafixia? Mmm, pues si de elegir una posición se trata, estaría perfecto el primer lugar de la lista plurinominal a las diputaciones locales, pues con ese fogueo que ya trae Igmar, no solo en el quehacer legislativo, sino de cabildeo y negociación, bien podría ser hasta el coordinador de la próxima bancada priista en el Congreso del Estado de Oaxaca.

Se lo merecería después de aguantar las exigencias de diputados de dos Legislaturas. No es nada fácil conciliar en un órgano de pluralidad de ideologías y de intereses políticos y de todo tipo.

Claro, habrá diputados y diputadas que no reconozcan su trabajo, porque quizá se hayan tropezado con la disciplina que imponen las normas legislativas o la praxis parlamentaria o política, o por cualquier otra cosa. Pero pues el Oficial Mayor, sea quien sea, cumple una función y hace cumplir instrucciones.

Si el run run resulta cierto e Igmar Medina deja la Oficialía Mayor, seguramente todos los diputados lo van a extrañar en algún momento. Porque desempeñar tal cargo no es tan sencillo como llegar a sentarse en la curul para levantar la mano. Igmar desde el principio pudo ejercer el cargo porque ya traía carrera parlamentaria, con experiencia en tareas en el Congreso Local y en el Congreso de la Unión.

La verdad, ser Oficial Mayor quien sabe si sea premio o castigo, porque eso de lidiar con 42 diputados es complejo. Y más complejo es llevar la administración el Congreso cuando cada fracción parlamentaria tiene su coto de poder en cada una de las direcciones y coordinaciones.

En fin, si fue castigo, ahora viene el premio: Una candidatura o una posición en el gabinete del gobernador Alejandro Murat. ¿Dónde? Mmm, ¿una dependencia relacionada con jóvenes? ¿Jóvenes emprendedores? ¿O una Secretaría o Subsecretaría? ¿Algunas que serán desocupadas por aspirantes a candidatos a diputados o a concejales a los ayuntamientos? ¿Un lugar en la estructura de la gubernatura?

Lo sabremos en próximos días o semanas. Igual y quien toma las decisiones en la entidad, decide que Igmar Medina continúe como Oficial Mayor en el Congreso Local.

¿Y qué tal una posición en el Comité Directivo Estatal del PRI? No estaría nada mal.

Y en el run run cuentan que si Igmar Medina deja la Oficialía Mayor, llegaría a esta posición Francisco Ángel Maldonado Martínez, actual Coordinador de Giras y Protocolo del Ejecutivo estatal, nombrado como tal apenas en el pasado mes de abril. ¿Será?

Habrá que esperar las decisiones. Pero incluso comentan que a Paco Maldonado ya no se le ha visto mucho en los eventos del gobernador. Cosa que en los corillos del Congreso Local genera conjeturas sobre su posible llegada, la cual algunos diputados empiezan a ver con no muy buenos ojos porque dicen que a Paco le falta experiencia legislativa.

Ups. Nada les parece. ¿Ven como es complicadísimo el órgano legislativo? En el Congreso Local ya hasta andan pensando en hacerle la vida de cuadritos a Paco Maldonado. Incluso, hay diputados que se inclinan a favor de Carmelita Ricárdez para ocupar la Oficialía Mayor porque tiene experiencia en el cargo.

Claro, la oposición también querrá proponer Oficial Mayor. Aunque en ese caso tendrían que ceder a la bancada priista la Tesorería, por ejemplo.

En fin, a ver qué pasa. Igual y ningún cambio se produce en el Congreso.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com 

Deja un comentario