CRÓNICA POLÍTICA: Impuestos y elecciones

Rosy RAMALES

Grosso modo, las 13 colonias inglesas declararon la guerra a la Corona hartas del cobro de impuestos sin que les concedieran representación política en el Parlamento Británico; fue una de las causas de la revolución, independencia y formación de los Estados Unidos.

La Corona centralizaba los tributos, administraba y disponía de los bienes de las 13 colonias en beneficio preferente de la misma. Pero como éstas tenían una organización electoral sólida, empezaron a coordinarse entre sí dejando de lado al gobierno central.

Ese pasaje de la historia viene a la mente cuando en redes sociales, en medios masivos de comunicación, se ven, se escuchan, se leen las advertencias separatistas de gobernadores de diez entidades federativas de México:

Aguascalientes, Martín Orozco; Chihuahua, Javier Corral; Coahuila, Miguel Ángel Riquelme; Colima, José Ignacio Peralta; Durango, José Rosas; Guanajuato, Diego Sinhue; Jalisco, Enrique Alfaro; Nuevo León, Jaime Rodríguez; Michoacán, Silvano Aureoles, y Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca.

Están sumamente molestos porque en su apreciación el Gobierno Federal encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador (Morena) trata de manera desigual a sus entidades en relación a la recaudación que aportan para el gasto público.

Hace rato traen el amago a flor de labios, en el corazón, en el ánimo político y en el análisis jurídico sobre la viabilidad de la separación del Pacto Federal o del Fiscal. La gota que derramó el vaso ha sido la desaparición del centenar de fideicomisos, los probables recortes a los recursos destinados a entidades y municipios para 2021, y falta de acción para frenar la pandemia Covid-19.

Así que esos gobernadores, integrantes de la Alianza Federalista, hicieron un contundente pronunciamiento conjunto llamando al gobierno de AMLO al diálogo y al acuerdo; caso contrario, advirtieron: “Se pondrá en riesgo la consistencia y razón de ser de nuestro pacto federal”.

Y entre las expresiones más importantes, destacan:

“Como estados libres y soberanos defenderemos nuestra dignidad ante el demérito, ataque y confiscación de lo que nos pertenece. Es momento de alzar la voz ante los atropellos cotidianos de una exacerbada visión centralista que borra las agendas locales. Pedimos al gobierno central que se ponga en nuestros zapatos y que otorgue con equidad y justicia lo que por derecho nos corresponde a estados y ciudadanía…

“Es momento de olvidarnos de filias y fobias, pues no se trata de confrontarnos; tampoco nos atañe un tema electoral, pues la pluralidad de nuestra Alianza nos exime de colores y partidos. Tiempos extraordinarios como los que vivimos requieren decisiones prudentes y responsables, no decisiones arbitrarias. Es hora de respetar el espíritu republicano, federalista y democrático y replantear el Sistema Nacional de Coordinación Fiscal…”

Y bueno, el presidente López Obrador considera jurídicamente inviable la separación de las entidades. Sería cuestión de consultar a un constitucionalista respecto del Pacto Federal, y a un fiscalista en torno al pacto tributario. Hoy las guerras, las independencias, van más allá de las armas militares.

Quizá bastaría que las entidades de la Alianza Federalista dejen de tributar a la federación coordinándose entre sí, máxime si los gobernadores cuentan con el respaldo de los sectores políticos, sociales, económicos y productivos de sus estados. Ni modo que el Gobierno Federal los encarcele junto con toda la población.

Se armaría la bronca. Y para nada es conveniente, menos en época electoral.

Por lo pronto, inteligentemente, los gobernadores de la Alianza Federalista le tomaron la palabra al presidente AMLO para llevar a consulta si las respectivas entidades deben o no continuar en el Pacto Federal o Fiscal, si deben pedir los recursos que les corresponden.

Y en los primeros ejercicios en redes sociales, las respuestas sorprendieron. Pulularon los usuarios respaldando a su respectivo mandatario.

Incluso, Enrique Alfaro en una reunión con ganaderos, les preguntó si en Jalisco están dispuestos a seguir pagando impuestos a la Federación sin que rinda cuentas a nadie, o ver cómo los impuestos de los jalicienses se queden en esa entidad. Y todos los asistentes alzaron la mano a favor de lo segundo.

Pues claro, quien no quiere ver el desarrollo económico y social de su estado. Además, del primero, depende el otro.

En fin, que un pronunciamiento de 10 de 32 mandatarios ya asusta porque implica el riesgo del inicio del rompimiento de la República Democrática Federal. Pueden sumarse más gobernadores, incluidos algunos de entidades con menor recaudación y, en consecuencia, con menor tributación, pero se unirían con el ánimo de seguir el ejemplo de desarrollo de los estados miembros de la Alianza Federalista.

Independientemente del riesgo de ruptura, hay otro riesgo: El electoral. Y ésta vía puede convertirse en el arman de los mandatarios aliancistas empezando por la batalla de 2021.

Es más, en la consulta de modo experimental o “patito” tendrían un instrumento de proselitismo para el voto en contra de Morena y aliados; basta con que el mandatario recorra su entidad consultando si continúan o siguen pagando tributos, con solo eso el ánimo ciudadano se prende.

Y en 2021 en cada una de las diez entidades aliancistas habrá por lo menos una elección local junto con la de diputados federales. Veamos:

En Aguascalientes, actualmente gobernada por Martín Orozco del PAN, elegirán diputaciones y ayuntamientos.

En Chihuahua, con Javier Corral del PAN, van a elecciones de gobernador, diputados y ayuntamientos.

Coahuila, con cuyo mandatario Miguel Ángel Riquelme del PRI acaba de ganar los 16 distritos electorales, el próximo año elige ayuntamientos.

Colima, con José Ignacio Peralta del PRI, elegirá gobernador, diputados y ayuntamientos.

Durango, con José Rosas Aispuro del PAN, elige diputaciones.

En Guanajuato, donde gobierna Diego Sinhue Rodríguez del PAN, habrá comicios de diputados y ayuntamientos.

Jalisco, con Enrique Alfaro (quien en 2018 ganó la gubernatura como candidato de Movimiento Ciudadano), el próximo año renueva diputaciones y ayuntamientos.

Nuevo León, con el independiente Jaime Rodríguez Calderón, va a elecciones de gobernador, diputados y ayuntamientos.

Los mismos cargos renovará Michoacán, donde gobierna Silvano Aureoles del PRD.

Y Tamaulipas, con Francisco García Cabeza de Vaca del PAN, elegirá diputados y ayuntamientos.

***

Correo: rosyrama@hotmail.com

Deja un comentario